¿Cuál será mañana la política extranjera americana?

 

Por MICHEL COLLON

http://www.informationclearinghouse.info/article20994.htm

 

 

Cuando Bush se va, todos estaremos esperando por un cambio - o temiendo lo peor. ¿McCain u Obama? ¿Qué cambiará eso para Irak, Afganistán, Palestina, Africa, Cáucaso, Cuba y Venezuela? Y para las relaciones americanas con los grandes poderes: ¿Europa, Japón, Rusia, China?

 

Este texto se extrae de nuestro libro «Los 7 pecados de Hugo Chávez» (Capítulo 11: [Los Estados Unidos] oro Negro y guerras de mañana), brevemente para ser publicado. Las páginas precedentes explicaron la razón para el ascenso y luego la decadencia de los Estados Unidos.

 

El fracaso de Bush

 

12/10/08 "ICH'--- ¿Que sería la hoja de balance de esta guerra global al terrorismo liderada por la administración Bush como desde el 11 septiembre? Negativo. Casi por todas partes. En Afganistán e Irak, los Estados Unidos han lanzado dos guerras que son incapaces de ganar y qué nunca ganarán. Bush quiso lanzar una tercera guerra contra Irán pero, los americanos debilitados en serio, él ha tenido que renunciar. El objetivo de esta guerra había sido asegurar el control de Washington sobre el petróleo. En cinco años, ha subido de 25 dólares a más de 100 dólares [por barril], con consecuencias muy negativas para la economía americana y mundial.

 

En América del Sur, los Estados Unidos han perdido, completa o parcialmente, control sobre casi todas sus colonias: Venezuela, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Argentina y Brasil. Todo lo que permanece para ellos, en el momento del escrito, es Perú, Chile y Colombia.

 

En Africa, también, la resistencia ha hecho algunos adelantos. Kabila del Congo se negó a seguir de rodillas. Y cuando Washington intentó encontrar para instalar su nuevo comando militar en alguna parte, AFRICOM, todos los países se negaron educadamente.

 

Ha habido también un aumento en resistencia en Asia del Sur, sobre toda la región que ha alarmado a los estrategas americanos que proponen reforzar 'la capacidad' de proyección de EEUU en Asia del Sur. En su jerga, eso significa organizar desembarcos militares y bombardeos y apoyar «coups d'etat». Pero el grupo enfatiza que, dada la impopularidad de los Estados Unidos en esta región será imposible de encontrar un país que aceptará el cuartel general de tal fuerza americana.

 

La política de Bush ha despertado resistencia incluso entre sus aliados europeos. Así, en la cumbre de OTAN en Bucarest en abril, George Bush exigió la expansión extensa de la organización, esta vez para integrar a Ucrania y Georgia - qué era como apuntar un par de cañones sobre Rusia. Pero había negativas firmes y abiertas de Alemania, Francia, España, Italia, Bélgica, los Países Bajos y Luxemburgo, ninguno de ellos que desea hacer problemas con Moscú que les proporciona el gas. Steve Erlanger y Steven Lee Myers, dos analistas cerca del Pentágono, vieron en esto «un fracaso del manifiesto de la política americana en una alianza normalmente dominada por Washington».

 

De hecho la actitud de Rusia se está endureciendo. Moscú rechaza la instalación en el continente europeo de armas que los Estados Unidos llaman un escudo anti-misil: «Si parte del potencial nuclear americano está en Europa (...) nosotros tenemos que tener blancos en Europa.» Es más, en mayo2008, Rusia probó un misil intercontinental nuevo, multi-cabeza «en respuesta a los actos unilaterales e infundados por nuestros socios» declaró Putin. Washington declaró sin embargo que el escudo anti-misil no se dirigió contra Rusia, sólo contra los estados como Irán. Pero Putin contestó: «No hay ningún misil Iraní que tenga un rango suficiente. Es por consiguiente evidente que estas noticias nos involucran también a los rusos

 

Como Rusia, China también se ha negado a ceder cuando fue confrontada por las numerosas campañas y presiones ejercidas por Washington.

 

La élite americana está dividida

 

Hace diez años, Zbigniew Brzezinski, ex consejero de seguridad nacional del presidente Carter y estratega principal en los Estados Unidos, publicó su libro «El Gran Tablero de ajedrez». Más o menos «Cómo seguir siendo la superpotencia que domina el mundo». Él explicó, con la brutal franqueza de alguien que no está más en posición oficial, que Washington debe debilitar a sus rivales absolutamente: Rusia y China, pero también Europa y Japón, e impedirles aliarse entre sí. Divida y gobierne.

 

Hoy, ¿qué es la hoja de balance de George Bush usando el criterio de Brzezinski? ¿Se ha manejado él para debilitar a los grandes rivales de poder? Nosotros diríamos: justamente bien en lo que concierne a Japón, bastante bien (por el momento) lo que concierne a Europa, pero mal como concierne a Rusia y muy mal como concierne a China.

 

Globalmente, Bush ha provocado tanta resistencia que el dominio de Estados Unidos se ha debilitado. Los intereses comerciales que lo habían llevado al poder - armamentos, petróleo, automóviles, defensa, compañías farmacéuticas - han visto que las guerras de Bush no han traído grandes ganancias, o nuevas áreas para explotación. De hecho, ellos han costado más de lo que ellos han ganado. Y la administración Bush se ha presentado como siendo un círculo pequeño, restringido cuyos miembros pensaron mucho sobre llenar sus propios bolsillos pero quienes eran incapaces de sutileza táctica y genuina visión a largo plazo.

 

Una vez que el fracaso se había vuelto obvio, las divisiones entre la élite americana, e incluso en la administración Bush, se exacerbaron. Como desde 2006 los neocons tenían que ceder territorio. Ellos tenían que aceptar reemplazar al Ministro de Guerra, Donald Rumsfeld, por Robert Gates, un hombre de la Trilateral que pertenece a la tendencia de Brzezinski. El nuevo ministro había en alguna magnitud admitido la debilidad del militarismo americano en un discurso que él pronunció a los cadetes en la Academia Militar de West Point:

 

«No luchen a menos que tengan que hacerlo. Nunca luchen solos. Y no luchen por mucho tiempo.»

 

Entonces la Comisión bi-partidaria Baker-Hamilton condenó el esfuerzo de Bush para reformar el 'Gran Medio Oriente' como siendo poco realista. Al contrario, ellos defendieron un enfoque más táctico hacia Siria y Irán.

 

Incluso hay varias revueltas dentro de los servicios secretos y el ejército. En diciembre 2007, cuando Bush quiso preparar un ataque contra Irán bajo el pretexto clásico de que tiene armas de destrucción masiva, los dieciséis servicios de inteligencia americana sorprendieron a todos publicando un informe que declara que Irán había suspendido su programa nuclear militar desde por lo menos 2003.

 

«La decadencia de los Estados Unidos es inevitable» (Zbigniew Brzezinski)

 

Brzezinski, en su libro, propuso a una estrategia agresiva y maquiavélica para salvar el Imperio americano. Pero incluso él, ¿creyó que realmente funcionaría? Extraño como puede parecer, no parece.

 

«En el largo plazo, la política global está destinada a volverse cada vez menos favorable a la concentración de poder hegemónico en manos de sólo un estado. América es así no sólo el primer súper poder global, muy probablemente es el último.» (CH - p. 267)

 

La razón para esto es la evolución de la economía:

 

«El poder económico también está en riesgo de ser dispersado. En los próximos años, ningún país será probable de lograr un 30 por ciento del PNB mundial, una cifra que los Estados Unidos han mantenido durante la mayoría del siglo20 - para no mencionar el punto alto de 50 por ciento que ellos alcanzaron en 1945. Según ciertas estimaciones, América podría tener todavía 20 por ciento del PNB mundial al final de esta década que caería entonces ahora a 10 - 15 por ciento al año 2020. Las figuras para otros poderes - Europa, China, Japón - se espera que aumenten para alcanzar el nivel aproximado de los Estados Unidos... Una vez que la decadencia de la dirección americana se ha puesto, la supremacía que el país disfruta ahora no puede ser tomada por ningún estado solo.» (CH - p. 267-8)

 

 

«Una vez que la decadencia de la dirección americana ha puesto». Brzezinski no está hablando por consiguiente sobre una posibilidad, sino una certeza. Él escribió eso en 1997. Hoy se ha vuelto claro que la decadencia está bien en camino. El mundo está volviéndose multipolar.

 

¿Pero quizás Brzezinski es un pesimista aislado? ¿Quizás los neocons que inspiran a Bush son más 'optimistas', si uno puede usar esa palabra? De hecho, ellos no son mucho más optimistas. En el texto fundador de toda la política de la administración, el Proyecto por un Nuevo Siglo Americano (PNAC), incorporado en 1992 por Paul Wolfowitz y sus amigos, es evidente toda la ideología de una nueva cruzada militarista, pero hay también un comentario digno de notar:

 

«En el momento, los Estados Unidos no tienen ningún rival mundial. La estrategia global de América debe apuntar a conservar y extender esta posición ventajosa tanto como sea posible (...) Conservar esta deseable situación estratégica en la que se halla Estados Unidos requiere en la actualidad capacidades militares predominantes al nivel mundial.» (CH)

 

«Tanto como sea posible»: aquí, también, no hay ninguna creencia que los Estados Unidos pueden seguir siendo los amos del mundo para siempre.

 

Es una paradoja real. El mundo entero teme a los Estados Unidos. Pero los gobernantes del país saben que ellos están en el control del Titanic. Y para salvar el Imperio tanto como posible, ellos están divididos entre dos opciones.

 

Dos opciones por salvar el Imperio

 

¿Cuál será la política extranjera de los Estados Unidos en los años por venir? La opción de presidente ciertamente dará alguna idea. Pero no es decisiva. Nosotros debemos recordar que, durante la campaña presidencial del 2000, ¡George Bush había prometido una política extranjera mucho más apacible y menos intervencionista que su predecesor! Y el otro candidato, Al Gore, había propuesto un presupuesto militar mucho más grande que el de Bush.

 

Nosotros creemos que las orientaciones generales de política extranjera no son decididas por presidentes sino por las multinacionales, en función de sus requisitos del momento y su evaluación de las relaciones mundiales de poder.

 

Y, de hecho, después de la hoja de balance de los años Bush que nosotros simplemente hemos descrito, la élite americana parece bastante dividida sobre la línea a seguir. ¿Cómo resolver esta situación delicada?

 

La primera posible opción es la militar. Los neocons de Bush incluyeron estos últimos años con la estrategia de Wolfowitz, una de agresión e intimidación. Multiplicar las guerras, inflar al máximo las órdenes al complejo militar-industrial para promover el crecimiento y dominio de las multinacionales americanas, y también para intimidar a los aliados y rivales.

 

La otra opción, que es defendida por Brzezinski, es lo que le gusta llamar 'poder suave'. Otros lo llaman 'imperialismo inteligente.' De hecho apunta a los mismos objetivos, pero a través de formas de violencia que son menos directas, menos visibles. Contaría menos con las intervenciones militares muy caras de EEUU y más en los servicios  secretos, la maniobra de desestabilización y guerra de apoderados, así como la corrupción.

 

Cinco generales de OTAN preparan un gobierno mundial...

 

La primera opción consiste en todavía militarizar más la vida política y aumentando el número de guerras. Bush encuadrado, de facto.

 

En enero de2008, cinco ex generales de OTAN presentaron un documento preparatorio para la conferencia en la cumbre de OTAN en Bucarest. Sus propuestas reflejan una tendencia espantosa. Y lo que da peso a su documento es que, hasta recientemente, todos ellos tuvieron posiciones muy altas.

 

El general americano John Shalikashvili fue Jefe de Estado Mayor y Comandante en Jefe de OTAN en Europa, el general Klaus Naumann dirigió el ejército alemán y era presidente del comité militar de OTAN en Europa, el General van den Breemen era jefe del Estado Mayor holandés y el almirante Jacques Lanxade tuvo el mismo puesto en Francia, mientras Lord Inge dirigió el Estado Mayor General y también era Jefe del Estado Mayor de Defensa de Gran Bretaña.

 

John Shalikashvili

La imagen “http://www.radio-utopie.de/wp-content/uploads/2008/01/klaus-naumann.jpg” no puede mostrarse, porque contiene errores.

Klaus Naumann

van den Breemen

La imagen “http://www.astrobgs.dyndns.org/astro2/utls2/lanxade_jacques.jpg” no puede mostrarse, porque contiene errores.

Jacques Lanxade

La imagen “http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/8/81/Field_Marshal_Sir_Peter_Inge_KG%2C_GCB.JPG” no puede mostrarse, porque contiene errores.

Lord Inge

 

 

Estos son sólo los grandes jefes - y ellos también son muy agresivos, como veremos. Página 6:

 

«[Los autores] proponen maneras de cómo superar la posible rivalidad con la Unión Europea y también cómo permitirle a OTAN tener acceso a instrumentos no-militares.»

 

Dos observaciones: de hecho, esta rivalidad no sólo es posible, es completamente real. ¿De qué manera quieren ellos superarla?;

 

* ¿Qué quiere decir OTAN por tener «acceso a instrumentos no-militares»? ¿Es cuestión de tener más control sobre la sociedad civil en los países occidentales?

 

Página 7:

 

«Para empezar fuera del proceso, ellos proponen establecer un consejo de administración que reúna los Estados Unidos, la Unión Europea y OTAN. Su misión sería coordinar todas las operaciones en la esfera Atlántica.» ¿Para qué objetivos?

 

Los Cinco explican esto en página 42:

 

«Lo que los aliados Occidentales esperan es la defensa pro-activa de sus sociedades y sus mantener su estilo en el largo plazo.»

 

«Defender nuestro estilo de vida» ya se ha usado como argumento por Bush senior para lanzar la primera guerra contra Irak. De hecho, «estilo de vida» es un término hipócrita que significa dominación de las multinacionales sobre la vida económica: es un dominio que mantiene la mitad de la humanidad en la pobreza. El objetivo de los Cinco es de hecho usar medios militares para mantener la brecha entre los ricos y los pobres. Cualquiera que duda esto debe leer, en página 92:

 

«Los objetivos de nuestra estrategia son conservar la paz, nuestros valores, el liberalismo económico y la estabilidad.»

 

Por consiguiente, es conservar la estabilidad de las multinacionales. ¿Contra qué enemigos? Los autores dan algunos ejemplos de lo que no será tolerado en el Tercer Mundo. Página 52:

 

«Nosotros tenemos los ejemplos menos importantes de ayuda no-deseable, de Venezuela al régimen cubano.»

 

El gendarme mundial toma en sí mismo el derecho a intervenir por todas partes contra países que hacen cosas que a las multinacionales no les gusta. Pero entre los no-deseables ¿quien es el enemigo principal? La respuesta está en página 44:

 

«China está en una situación de descargar un gran daño sobre EEUU y las economías mundiales, basada en sus reservas enormes en dólares.» Y, en página 52: «China está en una posición de usar las finanzas para imponerse en Africa y adquirir la capacidad de utilizarla en una escala mucho mayor - si esta así decide.»

 

Así aquí nosotros tenemos, bien-definido, el bien y el mal. El liberalismo necesita que OTAN se imponga sobre el mundo en general. ¿Y qué medios exige OTAN para llevar a cabo esta guerra económica?

 

La ley internacional y las Naciones Unidas tirados al mar

 

De hecho, los cinco generales se sienten frustrados. En página 76:

 

«Uno de los problemas principales en la concepción estratégica actual de la alianza Atlántica es que sus acciones permanecen reactivas en lugar de preventivas, y se limitan a los medios militares.»

 

En página 91:

 

«Una estrategia ambiciosa debe incluir el uso bien-integrado de todos los medios accesibles, políticos, económicos, militares, culturales, sociales, morales, espirituales y psicológicos.»

 

¡Así allí es donde nosotros estamos! La Banda de los Cinco quiere ir más allá de sus tareas militares y ejercer control sobre el funcionamiento de la sociedad civil. ¿Pero por lo menos se respetará la ley por este nuevo gobierno mundial? Es muy dudoso. En páginas 94-95:

 

«Otro principio a ser respetado es la legalidad. Toda acción debe ser legítima, autorizada y debe respetar ley internacional. Ése puede ser un impedimento considerable cuando el adversario no tiene respeto en absoluto por cualquier ley, pero actuar diferentemente significaría, en el final, aplicar la ley de la selva y minar nuestra propia credibilidad. No obstante este principio no previene adaptar la ley internacional existente en un contexto internacional que es de evolución constante.»

 

En esta cita, las primeras frases sirven como ventana vistiendo y el contenido real viene al final. «Adaptando» la ley significa, en efecto, violarla, negando los principios proclamados hasta ahora. Después de Abu Ghraib, Guantánamo, tortura, asesinato de cabezas de Estados, los vuelos de rendición extraordinarios y prisiones secretas de CIA: ¿están proponiendo ellos combatir estas violaciones de la ley? No, ellos proponen legalizarlas, 'adaptar' la ley.

 

Ya dos guerras contra Irak y una contra Yugoslavia han violado la ley internacional, la Carta Constitucional de ONU y hasta la propia Carta Constitucional de OTAN. Pero es precisamente la legalidad internacional de lo que los Cinco quieren liberarse. Páginas 104-105:

 

«La aprobación de las Naciones Unidas puede no ser necesaria según Artículo 51 de la Carta constitucional de ONU (legítima defensa) y es quizás posible renunciar en base a la Convención sobre Genocidio.»

 

«¡Viva la guerra preventiva!» Aun cuando sea nuclear. Página 96 hace la lectura de eso así como perturbadora:

 

«Lo que nosotros necesitamos es una forma de disuasión a través de negativa pro-activa en  que la prioridad es una forma de reacción inminente y la prevención un esfuerzo para devolver la iniciativa y acabar con el conflicto.»

 

«Defensa pro-activa» en jerga militar, significa guerra preventiva. El término se repite constantemente en el documento de los Cinco. George W. Bush ya había invocado una 'guerra preventiva' contra el terrorismo. Como hizo Hitler en su tiempo. Los agresores a menudo toman refugio en el pretexto de prevenir el peligro. En el hecho real, la ley internacional explícitamente prohíbe las guerras que exigen ser preventivas. Pero nuestros miedos no acaban allí. En página 94:

 

«Al primera vista, el arma nuclear podría parecer desproporcionada, pero si uno tiene en cuenta el daño que previene, puede ser razonable.»

 

Aquí la inmoralidad de estos cinco bandidos estalla abiertamente. La guerra nuclear es una atrocidad y la humanidad constantemente ha exigido el desmantelando de armas de destrucción en masa. Aquí se dice que ellas están justificadas. La hipocresía es flagrante: «para prevenir daño». Esto es completamente vago y, sin la duda, racista. Las vidas de los adversarios no valen nada.

 

La verdad es que estos generales criminales, observando que los bombardeos clásicos no son bastante para romper la resistencia, y que la guerra en tierra es cara y peligrosa para los invasores, proponen el arma nuclear como solución al problema de la hegemonía mundial de las multinacionales.

 

Preparando las mentes de la gente

 

Como puede verse, los bienes que la Banda de los Cinco desean de vendernos están completamente podridos y venenosos. Ésta es la razón por la qué ellos cuentan con manipular la opinión pública a través de campañas de propaganda a largo plazo. En página 104:

 

«Estas medidas deben ser acompañadas por esfuerzos pro-activos y coordinados de comunicación a través de los medios de comunicación (,) Además, tal campaña de los medios de comunicación puede preparar a las mentes de la gente para una intervención armada.»

 

¡«Preparar las mentes de la gente»! Por supuesto, esto no es nada nuevo. Preparando la hoja de balance de la guerra contra Yugoslavia era el ejemplo más exitoso de desinformación organizada, admitieron los generales de OTAN, después que la guerra acabó, esa información falsa había sido emitida sistemáticamente mientras la información valiosa fue eliminada o se marginó para «anestesiar opiniones». Él actuó así en la filosofía de OTAN que «la Opinión puede trabajarse, como otras cosas.»

 

En cada guerra, los generales occidentales comisionan a doctores relevantes para vender su guerra y manipular la opinión pública. Pero esta vez, esto se toma mucho más allá: hay una campaña a largo plazo para condicionar la opinión. Página 129:

 

«Por consiguiente OTAN debe desarrollar una estrategia de información que sirva tres objetivos simultáneamente. Debe persuadir al mundo que OTAN es una fuerza para el bien. Debe moverse antes que sus adversarios empiecen a diseminar su información: es decir, OTAN debe imponer su dominio en relaciones públicas. Debe ganar los corazones y mentes de los habitantes de los países de OTAN (convencerlos que la posición de la alianza Atlántica es una correcta), pero también los corazones y mentes de las poblaciones donde la intervención armada está teniendo lugar.»

 

«Imponer su dominio en relaciones públicasLa Información se ve como una guerra que es ganada eliminando las fuerzas adversarias. Ésta no es ninguna imputación ociosa. El ejército americano bombardeó y encarceló a periodistas de Al Jazeera, OTAN bombardeó la estación de televisión de Belgrado (17 muertos), el Pentágono ha preparado planes para eliminar información valiosa sobre Internet cuyo carácter democrático está perturbándolo considerablemente.

 

Un plan para la dictadura mundial

 

Al principio de su documento, los cinco generales anunciaron «las maneras cómo superar posible rivalidad con la Unión Europea» ¿Cómo ellos van a hacer eso? En efecto, ellos usan la estructura de OTAN para organizar la sumisión de la EU a la voluntad de Washington: Página 137:

 

«Nosotros consideramos que las fuerzas multinacionales son la clave para la modernización rápida y barata de la fuerza de OTAN, pero nosotros enfatizamos que esto no es posible a menos que los Estados miembros acepten sin reserva que estas fuerzas estarán a disposición de OTAN para todos las operaciones autorizadas por el Consejo de OTAN.»

 

Traducción: los ejércitos europeos serán obligados a obedecer decisiones de OTAN (actualmente se requiere unanimidad). El Plan de los Cinco les daría tres ventajas a los Estados Unidos: integraría fuerzas europeas en sus propias guerras; compartiría los costos entre los aliados; y también compartiría la impopularidad.

 

El carácter anti-democrático de los Cinco se muestra claramente en página 139:

 

«Nosotros no estamos formulando propuestas para la reforma de la Unión Europea en tal detalle cuando nosotros tenemos para OTAN por dos razones: primero, un nuevo 'tratado suave' que simplemente ha reemplazado la 'constitución' que  había sido condenada, ahora ha sido adoptada para evitar consultar a las poblaciones.»

 

Su plan hará imposible de llevar a cabo alguna oposición. Página 144:

 

«Para evitar todas las fuentes de molestia, podría decidirse que en primer lugar un problema se tratará dentro de OTAN y luego los miembros de OTAN que también son miembros de la EU emprenderán para no departir el voto tomado en OTAN cuando el problema se plantea en los cuerpos europeos.»

 

Así, una vez que OTAN ha decidido, ningún país europeo tendrá el derecho a oponer su decisión. En conclusión, este plan de la Banda de Cinco, preparado por personas que han estado en la cima del poder militar del mundo, expone una tendencia significativa entre la élite. Su plan para un súper gobierno mundial por los tres bloques (eficazmente dominado por los Estados Unidos) relegaría todos los vestigios de ley internacional al cesto de basura, legitima la  guerra preventiva y armas nucleares, y organiza de la manipulación sistemática de la opinión pública. El plan no es nada si no fascista.

 

Ésta es uno de las dos opciones que la élite en los Estados Unidos está considerando actualmente para resolver sus problemas. La otra está incluida por Zbigniew Brzezinski sobre quien nosotros hablamos antes.

 

«¿Imperialismo inteligente?»

 

Los estrategas militares americanos distinguen tres tipos de guerra que ellos podrían lanzar: la guerra de alta intensidad entre grandes poderes como las dos guerras mundiales; la guerra de media intensidad también involucra directamente el ejército americano, pero contra poderes mucho más débiles, como en Irak y Yugoslavia; la guerra de baja-intensidad en que no hay un compromiso militar americano directo pero que se organiza para derrotar a otros.

 

Ellos provocan conflictos entre países vecinos, o a través de movimientos paramilitares y terroristas.

 

El término 'baja intensidad' está desencaminado, cuando pudiera dar la impresión que hay menos daño y perjuicios. De hecho sólo hay menos para los Estados Unidos. Así la llamada guerra de «baja intensidad» que Washington lanzó contra el Congo (a través de los ejércitos vecinos de Ruanda y Uganda, y varias milicias) produjo cinco millones de muertes y ha paralizado el desarrollo del Congo.

 

La estrategia de Brzezinski es diferente a la de Bush a favor de esas guerras de baja-intensidad. De ninguna manera, por consiguiente, es él más moral, pero dice ser más inteligente.

 

Pero Brzezinski también propone otras formas de intervención. Nosotros pensamos a menudo en la intervención militar por los Estados Unidos como la forma más visible de agresión. Pero de hecho ellos disponen de una amplia gama de formas de agresión. Para establecer una tipología completa, esto parecería, en orden de intensidad ascendente:

 

* Corrupción de líderes locales;

* Chantaje de líderes locales;

* Campañas de de demonización de medios de comunicación;

* acciones varias de desestabilización;

* Embargos y asedios comerciales;

* Coups d'état;

* provocar movimientos separatistas;

* Guerra por apoderados;

* Bombardeos;

* Ocupación territorial.

 

Como puede verse hay una ancha variedad de métodos que, evidentemente, pueden combinarse. Pero ellas son todas agresiones. Por supuesto todos los gobiernos americanos han tenido el recurso a todos estos métodos, y no sólo algunos. Pero la dosificación y financiación varían.

 

Después de los crímenes cometidos por Bush, es tentador pensar que habrá un cambio de método. Sin embargo, si Washington decide cambiar sus tácticas ellas no serán más pacíficas sino sólo menos visibles. Brzezinski, debe recordarse, era el hombre que financió a bin Laden en Afganistán para atar a la Unión Soviética en una guerra larga y costosa y romper su alianza con el mundo musulmán. Brzezinski está muy orgulloso de su éxito y nunca pierde una oportunidad de referirse a esto.

 

Si los Estados Unidos deciden aplicar la estrategia de Brzezinski ciertamente habrá menos guerras directas. Y ellas se llevarán a cabo tan a menudo como posible junto con los aliados. Esto ayudará a cuidar su imagen de los medios de comunicación y la manipulación del público. Y ante todo CIA será más activa: se harán esfuerzos reemplazar las guerras llevadas a cabo directamente por los Estados Unidos por guerras indirectas, haciendo a países vecinos combatirse entre sí y apoyar 'la guerra  buena' y usando todo tipo de pretextos apropiados. Éste era el método usado con éxito por Clinton contra Yugoslavia.

 

El método de Brzezinski tiene dos ventajas para los Estados Unidos. Ellos recobrarían una imagen más presentable y restablecerían su autoridad moral. Y pagando menos dinero al complejo militar-industrial la economía americana reforzaría su posición competitiva vis-à-vis con Europa, China, India, etc.,

 

Para economizar en las guerras la estrategia de Brzezinski haría más uso del chantaje así como de actividades clandestinas. Sobre todo, el chantaje puede ser canalizado a través de organizaciones económicas mundiales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización de Comercio Mundial.

 

Éstas son instituciones multilaterales pero dominadas por los Estados Unidos, que puede dictar sus deseos para el Tercer Mundo en una manera más objetiva al parecer. Pero esto no será fácil porque el Banco Mundial y el FMI han creado tal antagonismo entre los países que ellos han tratado con que los últimos están buscando alternativas. La idea de un Banco del Sur, lanzada por Chávez está haciendo progreso...

 

Más uso también se haría de actividades clandestinas - en otras palabras, la CIA. Esto hace posible liberarse de gobiernos estrepitosos a un costo más bajo.

 

Eso es por qué aquéllos que apoyan la llamada estrategia de Brzezinski los llaman guerrilleros de 'poder suave' o 'imperialismo inteligente.' Pero el peligro con este poder suave es que la Izquierda se alegrará tanto que Bush ha ido que ellos reducirán su vigilancia porque - durante un cierto tiempo - habrá menos guerras directas. Así el movimiento anti-guerra internacional que está pasando por una crisis evidente incluso reaccionará fuertemente cuando confrontado por las estrategias más discretas del Imperio.

 

De todos modos, el Imperio no se volverá más pacífico. Más pronto o después lanzará más guerras de tipo Bush. Esto es porque la élite americana de hecho la práctica de las dos opciones alternadamente.

 

Los Presidentes vienen y van, las multinacionales permanecen

 

Estas dos opciones, militarista o 'inteligente' no son nuevas. Y no es una cuestión de oposición entre republicanos y demócratas. Estos dos partidos no representan 'guerra' o 'paz' sino sólo electorados diferentes, tácticas diferentes, y siempre está al servicio de las multinacionales.

 

De ahí no es un republicano sino un demócrata, Harry Truman que lanzó la guerra en 1950 contra Corea y China. No era un republicano, sino un demócrata, John Kennedy que empezó la guerra contra Vietnam en 1961.

 

Y no es un voto popular, contra el voto burgués. Las multinacionales americanas siempre financian a ambos candidatos y ponen sus huevos en ambas canastas. Pero sus preferencias pueden ser juzgadas por las cantidades con que ellos contribuyen. Al principio de los años noventa las multinacionales invirtieron en ambos candidatos, pero dio más de 59 por ciento a Clinton y los demócratas.

 

En cambio, ellos les dieron apoyo mayor a los republicanos por 67 por ciento desde 1996 en adelante. En las elecciones presidenciales de 2000 era Bush que fue financiado masivamente. Y él se declaró elegido a pesar del hecho que las papeletas de voto habían dado la victoria a su rival Gore. Por otro lado, en las elecciones presidenciales de 2008 las multinacionales de nuevo han cambiado lados y financian a Obama más que su rival McCain.

 

Sin embargo, el mismo presidente puede cambiar su propia política. Después de la caída de la Unión Soviética y el fin de la Guerra Fría, Bill Clinton redujo el presupuesto militar y los órdenes al complejo militar-industrial - durante algún tiempo. Haciendo así, él había esperado en general el re-lanzamiento de la máquina económica americana. Pero, aunque la decisión fue casi inadvertida, al final de su mandato el mismo Clinton hizo un giro en U: «El presupuesto militar de los Estados Unidos debe ser aumentado por 70 por ciento

 

Esto solo confirma lo que se dijo previamente: las grandes decisiones políticas no dependen del carácter de un presidente u otro, sino en estrategias decididas en lo más alto. Los presidentes vienen y van, las multinacionales permanecen.

 

La política americana alterna sus métodos

 

Así nosotros hablaremos sobre las políticas alternativas de EEUU. En cada retroceso importante hay un - temporal - retorno al 'poder' suave.

 

Después de la derrota de Vietnam y la condena moral de las dictaduras instaladas por Washington en América Latina, las multinacionales americanas trajeron al buen pastor Jimmy Carter al poder, con sus discursos maravillosos sobre derechos humanos. Después de la Guerra Fría y la primera guerra contra Irak, el presidente Clinton intentó involucrar a los europeos en sus guerras y prestó atención especial a la presentación de los medios de comunicación. De hecho, la burguesía americana de hecho estaba dudando siempre entre las dos opciones para resolver sus problemas. O, más bien, alternó entre ellas: un poco más de palo, un poco más de zanahoria.

 

Pero sus opciones se pusieron en cada vez más difíciles. Ningún método resolvió realmente los problemas.

 

Ahora, después de los resultados desastrosos del régimen Bush, la burguesía americana está dudando entre las dos opciones. O la zambullida precipitada en más guerras o un retiro táctico, moviéndose atrás para conseguir una mejor carrera. La pregunta no es qué presidente van a escoger ellos, sino qué estrategia.

 

En todos los eventos, no es seguro que sea la estrategia de Brzezinski, cuando todos dice y hace todos, menos brutales que la de Bush. Es verdad que en el 2008 él criticó públicamente al presidente y dice que él era tonto querer atacar a Irán, porque él no podía ganar y que una guerra dañaría la situación de Israel y afectaría el precio del petróleo, de la economía americana.

 

Ciertos analistas piensan que Brzezinski quiere domesticar a Irán porque él espera dar vuelta el país y hacerlo participe un día en el cerco de Rusia. Éste es el poder que sigue siendo su bête noire, la obsesión del autor de El Gran Tablero de Ajedrez.

 

Algunos piensan que Brzezinski quiere cercar y debilitar completamente a Rusia, si no para  emprender guerra sobre esta, y nosotros no debemos olvidarnos de China que se ha vuelto obviamente ahora un blanco mayor. Si esto debe pasar, se transformará el poder suave en Apocalypse Now.

 

Sus soluciones sólo exacerbarán los problemas

 

Sobre lo que la burguesía americana está dividida es que línea seguir del hecho que, en el análisis final, los Estados Unidos no son tan poderosos como se cree, ni en el campo económico, ni en el militar. Cada vez que los gobernantes pensaron que ellos habían encontrado la solución, resultó, después de un rato, que la solución sólo hizo las cosas peor.

 

Por ejemplo, en los años ochenta para escapar al retroceso, las multinacionales americanas  cayeron sobre América Latina y otras regiones del Tercer Mundo y engulleron a sus materias primas, sus negocios y sus mercados. Pero esta ofensiva neoliberal empobreció así a estos países y provocó catástrofes económicas y de resistencia creciente que América Latina se volvió a la izquierda.

 

Desde 1989 Washington lanzó una guerra global para asegurar su control total sobre el petróleo. Pero el petróleo continúa escapándole. Como en el 2001 Bush lanzó su guerra contra el llamado Eje del Mal, pero sólo tuvo éxito fortaleciendo la resistencia en todas las regiones del mundo.

 

Los Estados Unidos parecen ser muy fuertes, pero ¿son ellos así? Con todos sus dólares, todas sus tecnologías y todos sus crímenes, ellos han perdido la guerra en Corea (1950) y la guerra en Vietnam (1961-1975), ellos han tenido que retirarse de Líbano (1982) y de Somalia (1993). Ellos no habrían ganado en Yugoslavia (1999) si Presidente Milosevic hubiera aceptado una guerra por tierra. Ellos ya han perdido en Irak y en Afganistán, aun cuando ellos no reconocen todavía el hecho.

 

¿Son ellos un 'tigre de papel'? A la larga, ¿no son los pueblos que defiende su riqueza y su futuro más fuerte que los dólares y misiles?

 

Los Estados Unidos gastan mucho más en su presupuesto militar que todas las otras naciones del mundo juntas pero eso ya no tiene éxito asegurando su supremacía mundial. Uno podría decir que ellos son sus propias víctimas de su contradicción fundamental: todo lo que ellos hacen es contra los intereses de la inmensa mayoría de los habitantes del planeta, así ellos crean la fuerza que los destruirá.

 

Un ejército no puede ser más fuerte que la economía que lo financia. Y la debilidad básica que les impedirá a los gobernantes americanos lograr su objetivo es que la economía americana está aserrando la rama en la que está sentada. Por sub-pago a sus obreros, por deslocalizar parte de su producción, arruinar los países del Tercer Mundo que deben ser sus socios,  a aquéllos a quienes deben estar vendiendo están empobreciéndose incesantemente. Este problema no puede ser resuelto por cualquiera de las dos opciones, la militarista o la 'inteligente'.

 

Los militaristas aumentan el gasto y la resistencia. La opción 'inteligente', mientras reduce el terror diseminado por guerra directa, también anima la resistencia.

 

Cualquiera sean las tácticas escogidas, los Estados Unidos continuarán emprendiendo la guerra a lo largo del mundo para imponer su sistema económico y sus intereses. Es urgente recrear un fuerte movimiento de paz fuerte y por la soberanía de los pueblos.