China encuentra un amigo en Alemania

 

 

Por Jian Junbo

 

SHANGHAI - China y Alemania están moviéndose a una sociedad más cercana y amistosa, un proceso que parecía muy improbable hace sólo tres años y qué podría proporcionarle a Beijing un aliado influyente en la fase mundial.

 

A mitad de julio, la Canciller alemán Angela Merkel le hizo una visita de cuatro días a China para empujar los lazos económicos y políticos; éste era ella el cuarto viaje desde que tomara oficina en 2005. Notablemente, el Presidente alemán Horst Koehler le hizo a China una visita estatal hace dos meses.

 

La delegación de Merkel que incluyó ministros de gabinete y gente de negocios, aseguró aseguró contratos por valor de billones de de euros para las principales corporaciones alemanas como Siemens, Daimler Benz, BASF y Volkswagen. Los países también firmaron un comunicado oficial conjunto, el segundo desde que ellos establecieron relaciones diplomáticas formales en 1972.

 

Cuando Merkel tomó la oficina en noviembre de 2005, Beijing temió en serio que su política de línea desafiara la relación sino-alemana tradicionalmente amistosa. Durante la primera visita de China como la cabeza de gobierno en septiembre de 2007, ella habló abiertamente sobre la importancia de los derechos humanos y los líderes chinos no tomaron amablemente esta disertación.

 

Más perturbador para Beijing fue que poco después de volver a casa desde China, Merkel se encontró con el Dalai Lama, el líder espiritual desterrado tibetano a quien Beijing considera un separatista. Entonces, un mes después, en octubre de 2007, la coalición gobernando de Merkel emitió un informe en su estrategia de Asia en que fue perfilada una nueva política de Alemania-China. Enfatizó que Alemania debe equilibrar sus políticas extranjeras entre los grandes países asiáticos, lo que señaló que Merkel concedería mayor importancia a las relaciones de Alemania con países como Japón e India.

 

El informe dijo que sólo pudieran mantenerse sociedades alemanas cuando ellas estaban basadas en valores e ideas compartidos. Como tal, Alemania debe formar relaciones más cercanas con estados democráticos, sobre todo Japón, India, Corea del Sur y Australia. Aunque viendo una China creciente como una ventana de oportunidad para Alemania, el informe consideró a China como más que un desafío.

 

En temprano 2008, cuando la antorcha durante los Juegos Olímpicos de Verano de Beijing estaba haciendo su camino a través de Europa, miembros del movimiento de Tibet Libre - qué quieren la independencia de China para Tibet - estaban muy activos en Alemania intentando sabotear el desfile de la antorcha. Había informes que ellos fueron apoyados financiera y políticamente por organizaciones no-gubernamentales alemanas e incluso políticos.

 

En la vista de Beijing, el tal antagonismo hacia China en la sociedad civil alemana se asintió por lo menos, si no animó, por el gobierno alemán con el pretexto que Alemania era una sociedad democrática y libre. Todos lo mismo, en febrero 2008, Merkel, en una conversación del teléfono con el Primer ministro chino Ges Guiaba, había prometido que su administración adheriría activamente a la política "una China", eso es, no apoyar la independencia para Tibet.

 

 

Entonces, poco después de la conclusión de las Olimpiadas de Beijing, la crisis financiera global irrumpió en los Estados Unidos y se extendió rápidamente alrededor del mundo, con Europa golpeada duro.

 

En octubre 2008, Merkel visitó a China en el margen de una cumbre Asia-Europa en Beijing. Su visita señaló que las relaciones China-Alemania habían empezado a mejorar.

 

Esa mejora ha continuado, con Ges diciendo que la reciente visita de Merkel tenía "importancia histórica." El uso de estas palabras es importante cuando ellas significan que el cambio (s) mayor (es) está sucediendo. Con estas palabras, los líderes chinos esperan los lazos China-Alemania para no sólo volverse más cercano sino también más estable que nunca antes, así ellos evolucionen a una sociedad verdaderamente estratégica.

 

En otras palabras, los líderes chinos esperan que la sociedad no sólo estará basada en un beneficio económico mutuo sino también en la confianza política y la dependencia estratégica, más allá de las riñas sobre las diferencias ideológicas.

 

Sin embargo, juzgando desde la composición de la comisión de Merkel, Berlín todavía se enfoca más en materias económicas. En un sentido esto es entendible como China es el mercado extranjero más grande para Alemania, y al mismo tiempo Alemania es el socio económico más grande de China en Europa.

 

Sobre todo, las exportaciones alemanas a China sumaron 36.5 mil millones de euros (US$46.2 mil millones) el año pasado, y las importaciones ascendieron a 55.5 mil millones de euros, según la Oficina de la Estadística Federal alemana. En el mismo año, las exportaciones totales de Alemania se dejaron caer un 18% debido a la depresión económica global, mientras sus exportaciones a China subieron 7%, según el periódico alemana Frankfurter Allgemeine Zeitung.

 

Siemens, un gigante de electrónica y diseño que es una guía para las economías globales y alemanas, dijo el jueves que la ganancias trimestral subió 9% a 1.44 mil millones euros (US$1.38 mil millones), en parte "debido a las ventas en aumento a países como China e India", informó el New York Times.

 

Volkswagen, el más grande fabricante de autos en Europa, subió su ganancia neta más que cinco veces a 1.35 mil millones euros, alimentada por una ola en ventas del 45% a Asia. Volkswagen vio grandes ganancias en China, donde las ventas de unidades subieron 46% a 951,000 vehículos en los primeros seis meses de 2010.

 

China supera ahora a Alemania como el mercado más grande de VW, donde las ventas cayeron 16% a 533,000 vehículos. Hace un año, las ventas en los dos países casi eran iguales.

 

La importancia de China a Alemania es clara, y significativamente Merkel se abstuvo de disertar a sus huéspedes chinos sobre la importancia de derechos humanos, aunque ella mencionó el tema en un discurso a los estudiantes a la Escuela Central del Partido, la Escuela tope del Partido comunista chino para los funcionarios mayores encabezados por el vicepresidente Xi Jinping.

 

Para Beijing, que Merkel no plantea los temas de derechos humanos, buena gobernación y democracia en reuniones con líderes chinos es una actitud constructiva hacia construir una sociedad estable y pragmática. Estos temas pueden dirigirse en el diálogo de derechos humano anuales entre los dos países.

 

Es interesante para la nota que Merkel visitó Xi'an, la capital de provincia de Shanxi en China noroeste que fue la capital nacional de varias dinastías, incluso la Dinastía de Tang (618-907 DC). Esta ciudad, como Qufu en la provincia de Shandong oriental - el pueblo hogar de Confucio - es indudablemente un centro de cultura tradicional y a los ojos chinos, Merkel, yendo a Xi'an, estaba mostrando su respeto por la cultura china. Por lo menos culturalmente, en otras palabras, Berlín está ahora considerando a China como un socio igual.

 

Merkel también tenía algunas palabras amables,

 

 

       "Nosotros debemos aprender a entender a China, su gran cultura y gran potencial."

 

Esto indica que ella está abierta a discutir problemas más allá de los lazos bilaterales con China, como el cambio de clima, energía y el orden financiero mundial.

 

Un estudio sobre las relaciones Europea Unión-China por el European Council on Foreign Relations, un influyente tanque de pensadores, ha sugerido que los miembros de la Unión Europea deben unirse internamente y con otros poderes, sobre todo EEUU, para obligarle a China a rendir al Oeste en problemas como derechos humanos, protección del comercio, derecho de propiedad intelectual y así sucesivamente.

 

El informe sirve evidencia que algunos europeos todavía miran China con antagonismo y hostilidad. Las diferencias ideológicas entre China y Europa se vuelven su arma barata para disparar contra China y los conflictos geoeconómicos son una excusa útil para criticar China.

 

Desde esta perspectiva sola, las relaciones de China con los EU y sus estados miembro pueden y deben fortalecerse para volverse más estables y constructivas. En esta vista, Alemania podría demostrarse un aliado importante.

 

Dr Jian Junbo is assistant professor of the Institute of International Studies at Fudan University, Shanghai, China.