Frenando el caos sirio

 

Por Robert D. Kaplan y Kamran Bokhari

 

4 de julio de 2012 | 1102 GMT

 

Stratford

 

¿Donde realmente va el Presidente sirio Bashar al Assad? Hay una asunción en el Oeste que la manera de ganar una victoria estratégica sobre Irán y mejorar la situación de los derechos humana dentro de Siria es remover al líder sirio.

 

Es verdad que las perspectivas de Irán de mantener a Siria como su propio fortín avanzado del Mediterráneo probablemente se une con la supervivencia del régimen de al Assad. Pero su remoción bien podría acelerar la diapositiva en caos dentro de Siria, y en el adyacente Líbano, en lugar de retardarlo. La salida de Al Assad podría encender una desintegración de la estructura de poder siria incluso en varias bandas y milicias. Después de todos, nosotros estamos hablando menos de la remoción de un hombre que del fin de una dinastía de 42 años.

 

El padre del presidente, Hafez al Assad, vino al poder en 1970 después de 21 cambios de gobierno -- principalmente a través de golpes -- en los primeros de independencia de 24 años de Siria. Es más, el nuevo estado sirio tuvo elecciones libres y justas en 1947, 1949 y 1954 que todo se dañó según intereses tribales, regionales y sectarios.

 

Hafez acabó finalmente el caos volviéndose el Leonid Brezhnev del mundo árabe: Él puso duelas a un barril institucionalizando el miedo, así como él no hizo nada que nutrir una sociedad civil fuera de las divisiones inherentes del país.

 

Ay, el derrumbe de semejante estado es negocio desarreglado. El conocimiento sectario puede grabarse profundamente en Siria que en Irak, pero una vez la gran matanza empieza con que los pueblos tienen una tendencia a revertir a estas identidades predefinidas.

 

El caos en Siria no beneficia a nadie.

 

Los turcos no quieren un problema de refugiado de larga duración en su frontera.

 

Los libaneses tienen miedo que su propio estado que se vuelva un frente en una guerra civil intensificada en Siria.

 

El régimen de Jordania, ya impopular en casa, también tiene miedo del levantamiento regional.

 

Los Sauditas, incluso más que el Jordanos, se aterran del espectro de un estado árabe mayor que se desmenuza -- algo que ellos saben no está ahora fuera de cuestión para su dinastía de octogenarios en su propia y cansada, fase Brezhnevista.

 

Simplemente porque Riad quiere volcar al en pro-iraní al Assad no quiere decir se agradaría con una situación extendida en la que nadie está en cargo en Damasco.

 

El punto de vista israelí es similar.

 

El gobierno Shiita en Irak teme a los terroristas Sunni que se dan rienda libre en el área fronteriza siria.

 

En cuanto a los iraníes, ellos harán todos ellos puedan para mantener el régimen sirio actual así como en su lugar ellos pueden aborrecer al privadamente la brutalidad ineficaz de al Assad.  (Los iraníes aplastaron eficazmente el movimiento Verde en 2009 matando cientos, no miles.)

 

Los rusos sólo requieren en parte la estabilidad en Damasco por causa de los derechos navales en el puerto de Tartus.

 

Siria e Irán son las dos palancas restantes que el Kremlin tiene en el Medio Del este. Es más, el derrumbe de una dictadura pro-Moscú en el Medio Oriente lleva el potencial para enviar escalofríos a lo largo de los estados autoritarios asiáticos centrales. En cuanto a los americanos, ellos no quieren una situación estilo Yugoslavia donde ellos están bajo presión para intervenir militarmente.

 

 

Uno también puede tener en perspectiva que desde derechos humanos, el caos pueden ser peor que el autoritarismo.

 

A ingenio, el registro de decapitación cuando se refiere a los regímenes autoritarios feroces en el mundo islámico es, austero.

 

Libia ha resbalado a la violencia caótica bajo-nivel en que el gobierno central es inexistente a lo largo de los anchos alcances del país.

 

En Malí cercano ha hecho erupción la anarquía -- una situación encendida por el cambio de régimen en Libia.

 

La administración de George W. Bush decapitó el régimen de Saddam Hussein en Irak, un acto que costó quizás 200,000 vidas iraquíes durante unos cortos años, así como Saddam había matado directamente quizás cuatro veces en el tercio anterior de un siglo.

 

Hay entonces los ejemplos del Unión Soviética y Yugoslavia.

 

Cuando el estado soviético se derrumbó, llevó a un salpullido de guerras étnicas y regionales por el Cáucaso y Asia Central -- se mataron decenas de miles de personas en Tayikistán solo --mientras en Yugoslavia, la guerra étnica producía 140,000 vidas perdidas.

 

Recuerde que el régimen dinástico de los al Assad en Siria se construyó sobre un modelo del bloque oriental durante la altura de la Guerra Fría.

 

Es verdad, en Rumania en 1989, que se ejecutaron al tirano Nicolae Ceausescu y su esposa, Elena, y la guerra étnica (entre rumanos y húngaro étnicos) y el caos no resultó. Pero eso era porque en lugar de una democracia real, el régimen de Ceausescu fue reemplazada informalmente por otra rama del partido comunista que introdujo finalmente en una transición de media-década ante los no-comunistas que tomó poder real por elecciones. Por consiguiente, Rumania puede ser ahora algo pertinente a la situación siria.

 

La estabilidad regional y las consideraciones morales que ambos requieren una fase de transición en Siria, no democracia de pavo fría. La democracia de pavo fría acoplada con derrumbes del régimen en Siria, dado el registro histórico, arriesga la anarquía sangrienta.

 

Y una fase de transición puede requerir un trato implícito entre los Estados Unidos e Irán. Irán y los Estados Unidos tienen un record de tratos entre sí detrás de la escena; la administración Bush y los ayatolas hicieron igualmente así como en Irak ellos lucharon allí.

 

Los iraníes, como los americanos, ya están mirando más allá de al Assad. Ellos están identificando a los generales y los hombres de negocios principales que podrían gobernar en su lugar y mantener la estructura global de régimen. Allí puede venir un punto donde los intereses americanos e iraníes en Siria se solapan por lo menos en la magnitud de estar de acuerdo en reemplazo de al Assad. Aunque, para repetir, la situación en Siria probablemente tendrá que llevarse más allá el deterioro antes de alcanzar esa fase.

 

A Irán tiene que hacerle sentir que al Assad no es más una opción. Nosotros no estamos allí todavía. El hecho que las defensas aéreas sirias pudieran derribar un avión turco sin incurrir en una respuesta militar significa que al Assad todavía es formidable.

 

El comercio real de caballos, si y cuando viene, puede involucrar a Turquía e Irán. Turquía quiere reemplazar toda la estructura del régimen; Irán quiere lo opuesto. Eso es por qué Ankara y Teherán necesitarán componer e identificarán a sirios alto-rango, probablemente militares que protegerá los intereses de cada país y en quien puede estar basado un nuevo régimen.

 

Si Turquía e Irán pueden alcanzar alguna clase de acuerdo, puede ser bendecido entonces por los Estados Unidos y Rusia. La administración de Obama puede jugar un papel en este proceso, pero hacer así requerirá eficazmente una realpolitik más diplomática que se ha demostrado así lejos en cualquier crisis. Esto es todos un tiro largo, pero no puede haber ninguna otra manera fuera de eso aparte de un empeoramiento la guerra civil.

 

Hay una realización severa en todos esto: Si los Estados Unidos reducen su estrategia hacia Irán a sólo detener su programa de enriquecimiento nuclear, aumenta la probabilidad de derrame de sangre ascendente en Siria. Aliviando a al Assad desde fuera se pone más fácil cuando se hace un poco de deferencia a los intereses estratégicos de Irán y Rusia.

 

Washington quiere dos cosas que no pueden ir juntos ahora: dando a Irán (y quizá la Rusia) una derrota estratégica total en Siria, así como el derrame de sangre está allí reducido.

 

Esto puede parecer aplacamiento, pero tenga presente que la Siria de al Assad, es tan dependiente como es en Irán, ya representa un satélite Iraní. Por consiguiente, cualquier trato entre Ankara y Teherán en un nuevo régimen de transición sostiene la probabilidad distinta de un régimen menos pro-Irán en el futuro, sobre todo como las elecciones en Siria se sostendrían en el futuro bajo cualquier arreglo.

 

Para Irán intentar minar una Siria post-al Assad -- sin la frontera de tierra entre los dos países – en la misma magnitud que ha minado a Irak, además de estar opuesta por Turquía, constituye un caso de sobre expansión imperial con las mismo consecuencias de derrota.

 

La situación de Siria es horrible. De un punto de vista moral y geopolítico, luchar una guerra de apoderados con Irán y Rusia es menos deseable para los Estados Unidos que extender la mano a ellos.