Gran cambio nos guste o no

Por Andrew Bacevich

 

En cada aspecto de la existencia humana, el cambio es una constante. Todavía el cambio que realmente importa sólo ocurre raramente. Incluso entonces, excepto en mirada retrospectiva, el cambio auténticamente transformativo es difícil de identificar. Atribuyendo importancia cósmica a cada novedad y declarando cada evento inesperado una revolución, los intérpretes auto-asignados de la escena contemporánea - políticos y autoridades sobre todo - exacerban el problema de distinguir entre lo trivial y no-trivial.

 

¿Hizo el 9/11 "el cambio de todo?" Por un breve periodo después de septiembre de 2001, la respuesta a esa pregunta parecida auto-evidente: por supuesto lo hizo, con implicancias masivas e irrevocables. Una mera década después, el veredicto parece menos claro. Hoy, la inmensa mayoría de americanos vive sus vidas como si los eventos de 9/11 nunca hubieran ocurrido. Cuando viene a dejar una marca en el estilo de vida americano, como Steve Jobs y Mark Zuckerberg hace mucho tiempo desde que se eclipsó Osama bin Laden. (Si los legados de Jobs y Zuckerberg demostrarán otra cosa que transitoria también queda para ser visto.)

 

Cualquiera exigiendo a divino la existencia de genuino Cambio Grande sucediendo ahora debe, por consiguiente, hacer así con un sentido de modestia y circunspección, reconociendo la posibilidad que los eventos desplegando pueden revelar una historia diferente.

 

Todos los que dijeron, el momento presente es discutiblemente uno en que el orden internacional está, de hecho, sufriendo una transformación fundamental. El "mundo de posguerra" traído en existencia como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial está acabándose. Una redistribución mayor de poder global está sucediendo. Arreglos que una vez confirieron inmensas prerrogativas a los Estados Unidos, muy a beneficio de las personas americanas, están viniendo a deshacerse.

 

En Washington, entretanto, una clase gobernante de miras estrechas pretende que nada de esto está pasando, insistiendo obstinadamente que todavía es 1945 con el llamado Siglo americano destinado a continuar durante varios siglos más (reflejando, por supuesto, las intenciones expresas de Dios).

 

Aquí yace el aspecto perturbador de la política americana contemporánea, peor incluso que el trastorno desenfrenado nacido de la poca lealtad o corrupción expresada en la compra y venta de influencia.

Confrontado con evidencia de un entorno radicalmente cambiante, esos sosteniendo (o aspirando a) posiciones de influencia simplemente se vuelven un ojo ciego e incluso se niegan a empezar a ajustarse a una nueva realidad.

 

Gran Cambio que sucede ahora

 

El Gran Cambio que sucede ante nuestros ojos es político, económico, y militar. Por lo menos están envueltos cuatro vectores convergiendo.

 

Primero, el Derrumbe de la Agenda de Libertad: Siguiendo al 9/11, la administración de George W Bush partió para rehacer el Medio Oriente Mayor. Éste era el último objetivo estratégico "la guerra global al terrorismo." de Bush

 

El intento en lograr a través del mundo islámico lo que él creyó que los Estados Unidos habían logrado en Europa y el Pacífico entre 1941 y 1945, Bush buscó erigir un nuevo orden conducente a los intereses de EEUU - uno que permitiría acceso no alquilado al petróleo y otros recursos, secar las fuentes del radicalismo islámico violento, y (no incidentalmente) le permite una mano libre a Israel en la región. La clave al éxito de este esfuerzo sería la milicia americano que Bush (y muchos americanos ordinarios) creyeron por ser imparable e invencible - capaz para pegar a cualquiera en cualquier parte bajo cualquier condición.

 

Ay, una vez llevada a cabo, la Agenda de Libertad tropezó casi inmediatamente en Irak. La administración Bush había esperado Operación Libertad Iraquí para ser una corta, guerra ordenada con un resultado decisivamente triunfante. En el evento, resultó ser un larga, sucia (y muy costosa) guerra rindiendo, en los más buenos, resultados sumamente ambiguos.

 

Bien antes de que él dejara la oficina en enero de 2009, el propio Bush había abandonado su Agenda de Libertad, aunque sin reconocer su derrumbe y por consiguiente sin instruir a los americanos en las implicancias de ese fracaso.

 

Una implicación específica destaca: nosotros sabemos ahora que el poder militar americano impone sin embargo y cae bien corto de permitirles a los Estados Unidos que impusieran su voluntad en el Medio Oriente Mayor. Nosotros ni podemos liberar ni dominar ni domar el mundo islámico, un veredicto de la era Bush que el presente Barack Obama continuando las desgracias en "AfPak" sólo ha servido para afirmarlo.

 

Intentarlo más duro no producirá un resultado diferente. El Secretario saliente de defensa Robert Gates tomó mejor la nueva realidad:

 

"Cualquier secretaria de defensa futuro que le aconseje al presidente que envíe un gran ejército americano por tierra de nuevo en Asia o en el Medio Oriente o África debe tener su cabeza examinada, '  como tan delicadamente lo dijo el general MacArthur."

 

Para estar seguro, Agenda de Libertad terminó muerta - frecuentemente encuentre bajo K en su agenda telefónico - continúa defendiendo por otra parte. Por ejemplo, aun ahora Kagan, Keane, Krauthammer y Kristol están insistiendo que "nosotros ganamos" la Guerra de Irak - o por lo menos lo había hecho así hasta que los irresponsables de Obama echaran lejos una victoria ganada tan gloriosamente. Esencial a su argumento es que nadie nota cómo ellos han bajado la barra progresivamente definiendo la victoria.

 

Atrás en 2003, ellos estaban aclamando el derrocamiento de Saddam Hussein como simplemente el principio de la dominación americana del Medio Oriente. Mientras se decía que la salida de Saddam había "hecho al mundo un lugar mejor," hoy, simplemente saliendo de Bagdad con la fuerza de EEUU intacto se ha vuelto la definición operativa de éxito y ha vindicado ostensiblemente los muchos miles de muertos y mutilados, millones de refugiados desplazados, y los billones de dólares gastados.

 

Entretanto, al-Qaeda permanece en el campo de Mesopotamia, dirigiendo unos 30 ataques por semana contra las fuerzas de seguridad y civiles iraquíes. Se espera que nosotros no notemos esto. Alguna victoria.

 

Segundo, la Gran Recesión: En la historia de la economía política americana, el estallido de formas de burbujas especulativas es un tema repitiéndose. Los shenanigans de Wall Street dejan la factura al fundamento llano que es un cuento dicho. Las recesiones de un tamaño u otro ocurren por lo menos una vez en una década.

 

Todavía la caída económica que empezó s en 2008 se mantiene aparte, distinguida por su severidad, duración, y resistencia a incluso la más vigorosa (o extravagante) acción terapéutica. En este sentido, en lugar de parecer cualquiera del jardín de variedad de depresiones económicas o pánicos del último medio-siglo, la Gran Recesión de nuestro propio día recuerda la Gran Depresión de los años treinta.

 

En lugar de ser un fenómeno transitorio, significa algo aparentemente transformativo. La Gran Recesión bien puede haber inaugurado una nueva era - su longitud indeterminada pero probable para estirarse durante muchos años - de bajo crecimiento, alto desempleo, y oportunidad encogiéndose. Cuando los ingresos se estancan y cada vez más los jovenzuelos sólo completan su educación para no encontrar ningún trabajos esperando, los miembros de la clase media están empezando a comprender que el mito de América como una sociedad sin clases es justo eso.

 

En verdad, el juego se apareja para beneficiar a alguno a costa de muchos - y en recientes años, el arreglo se ha vuelto siempre más descaradamente ruidoso.

 

Esta realización está sacudiendo política americana. En solo unos pocos años, la confianza en el establecimiento de Washington ha declinado rápidamente. El congreso se ha vuelto una acción risueña. Las altas esperanzas levantadas por la elección de Obama hace mucho tiempo desde que se han disipado, dejando desilusión y cinismo en su estela.

 

Un resultado, en la extrema derecha y la extrema izquierda, ha sido atizar los fuegos largamente amontonados del radicalismo americano. La energía en política americana hoy yace con el Movimiento Tea Party y Occupy Wall Street, ambos que expresa una antipatía profundamente asentada hacia la vieja manera de hacer las cosas.

 

El populismo está haciendo una de sus apariciones periódicas en la escena americana. Donde llevará esto permanece, en la actualidad, incierto. Pero el nuestro ha sido mucho tiempo un sistema político basado en las expectativas de abundancia material siempre crecientes y ha prometido más para todos. Si ese sistema puede tratarse con éxito de tratar los desafíos de escasez y distribuyendo el sacrificio se alinea como una pregunta abierta.

 

Esto es especialmente verdad cuando aquéllos entre nosotros quienes han estado siendo como bandoleros profesan tan poca buena voluntad para compartir en cualquier sacrificio que puede requerirse.

 

Tercero, la Primavera árabe: Como con la economía americana debatiéndose, así con la política Media Oriental: prediciendo el futuro es una proposición cargada con riesgo.

 

Todavía sin pretender prever resultados - Tunez, Egipto, y Libia ¿abrazarán la democracia?

¿Pueden coexistir los movimientos islámicos con la modernidad secularizada? esto es mucho que puede decirse seguramente: el continuo levantamiento árabe está barriendo de esa región del mundo los últimos vestigios de imperialismo Occidental

 

Los europeos crearon el Medio Oriente moderno con un solo propósito en mente: servir a los intereses europeos. Con el menguar de poder europeo siguiendo a la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos - cautelosamente al principio, pero por los años ochenta sin inhibición notable – caminaron para  en llenar el vacío. Lo que previamente había sido mayormente una esfera británica ahora se volvió un americano, con el tiempo siempre acelerando de activismo militar de EEUU que mayormente testifica a ese hecho.

 

Aunque Washington abjuró del colonialismo abierto practicado una vez en Londres, sus políticas no difirieron materialmente de aquéllas que los europeos habían seguido. La idea era mantener una cubierta sobre las cosas, excluyendo a los buscarruidos, y al mismo tiempo extrayendo del Medio Oriente lo que tenía en oferta.

 

El MO preferido de los americanos estaba alineado con regímenes autoritarios y ofrece armas, garantiza la seguridad, y otras lisonjas a cambio de promesas de conducta consistente con las preferencias de Washington. Involucrarse para el bienestar de gentes que viven en la región (excepto israelíes) nunca figuró como más de un pensamiento posterior.

 

Lo qué los eventos del último año han hecho evidente es esto: esa tapa está apagada ahora y hay poco que los Estados Unidos (o alguno más) puede hacer para reinstalarlo.

 

Ha empezado un gran ejercicio en libre determinación árabe. Árabes (y, discutiblemente también, no-árabes en el mundo musulmán más amplio) decidirá sus propios futuros de su propia manera. Lo que ellos deciden puede ser sabio o tonto. Indiferente, los Estados Unidos y otras naciones Occidentales tendrán poca alternativa sino aceptar el resultado y tratar con las consecuencias, lo ellos pasan a ser.

 

Un Washington habitado por personas ciertas que las decisiones hechas en la Casa Blanca determinan el curso de la historia, insistirán en otra cosa, por supuesto. Los demócratas acreditan el discurso2009 de Obama en El Cairo con árabes inspiradores para sacarse sus cadenas. Más risiblemente aun, los Republicanos acreditan a George W Bush la "liberación" de Irak para instalar la democracia en la región y supuestamente mueve a tunecinos, egipcios, y otros para seguir el modelo.

 

Para ponerlo ligeramente, la evidencia para apoyar tales cosas simplemente no existe. Uno podría atribuir el levantamiento árabe también al derrame 2010 Deepwater Horizon en el Golfo de México. Es probable que esos egipcios que esperen erigir estatuas de Obama o Bush en la Plaza Tahrir de El Cairo tengan una espera larga.

 

Cuarto, la Demanda de Europa coaligada para una Línea Vital: En una magnitud considerable, la historia del siglo20 - por lo menos la versión Occidental normalmente-contada - es una de Europa que se atornilla a y América que viene al rescate. El tornillo-altos por muy grande que sea, por supuesto, las dos guerras mundiales.

 

En 1917 y de nuevo después de diciembre de 1941, los Estados Unidos enviaron grandes ejércitos para tratar con aquéllos que habían perturbado la paz. Después de la primera guerra, los americanos se fueron. Después de la segunda, ellos se quedaron y no sólo proporcionan a soldados para salvaguardar a Europa Occidental, sino también rejuveneciendo las economías destrozadas de las democracias europeas.

 

Incluso con el paso de medio-siglo, el Plan de Marshall permanece como un ejemplo singular de estatismo ilustrado - y también como un testimonio a la súper capacidad económica de América siguiendo la Segunda Guerra Mundial. Salvar los continentes de un dolor horrible era un trabajo que sólo los Estados Unidos podrían lograr.

 

Eso era entonces.

 

Hoy, Europa se ha atornillado una vez más a, aunque esta vez afortunadamente no hay necesidad por los ejércitos extranjeros para ordenar el enredo. La crisis del momento es económica, debido completamente al atolondramiento e irresponsabilidad europeo (no es cualitativamente diferente de la conducta que está debajo de la crisis económica americana).

 

¿Cabalgará una vez más a Tío Sam al rescate? Ni una oportunidad. Asediado con los problemas que vienen con la vejez, Tío Sam ni siquiera puede montar.

 

¿A quien, entonces, puede volverse Europa para la ayuda? Los recientes titulares cuentan la historia:

 

"Por Dinero en efectivo Europa mira a China Por Ayuda" "Europa pide a China por Bailout" "UE lleva cuenco mendicante a Beijing" "¿Es China el Salvador del Bailout en la Crisis de la Deuda europea?"

 

El problema crucial aquí no es si Beijing sacará realmente del fuego el tocino de Europa. Más bien son las expectativas cambiantes que están debajo del momento. ¿Después de todos no se ha asignado ya el papel de salvador europeo? ¿No se supone que es Washington a perpetuidad? Al parecer no.

 

De vuelta al futuro

 

En las palabras de la vieja canción de Búfalo Springfield:

 

"Algo está pasando aquí.

Lo que no es precisamente claro."

 

Los políticos americanos piden diferir, por supuesto, obstinadamente, el volumen para recitar clichés sosos pero tranquilizantes sobre la dirección global americana, el excepcionalismo americano, y ese nunca-acabar del Siglo americano. Todo, ellos nos harían creer, permanecerá así como ha sido - proporcionando el electorado instalar a la persona correcta en la Oficina Oval.

 

"A esas naciones que continúan resistiéndose la marcha imparable de la libertad humana, política y económica," declara al candidato presidencial Republicano Jon Huntsman, "nosotros les haremos claro que ellos están en el lado equivocado de la historia, asegurando que los brillos de luz de América ilumines en cada esquina del globo, representando una almenara de esperanza e inspiración."

 

"Éste es el momento de América," insiste Mitt Romney. "Nosotros debemos abrazar el desafío, no el encogimiento desde esto, no el arrastramiento en una cáscara de aislacionismo, no ondear la bandera blanca de rendición, ni ceder ante aquéllos que afirman el tiempo de América ha pasado... Yo no rendiré el rol de América en el mundo."

 

Con una ausencia no sorprendente de originalidad, el título del "papel blanco" de campaña de Romney  sobre seguridad nacional es "Un Siglo americano."

 

El sitio web de campaña del gobernador Rick Perry ofrece a esta visión importante:

 

"Rick Perry cree en el excepcionalismo americano, y desecha la noción que nuestro presidente debe disculparse para nuestro país pero en cambio debe hacer creer a los aliados y adversarios por igual que deben saber que América busca la paz desde una posición de fuerza."

 

Para su parte, Newt Gingrich quiere saber que

 

"América todavía es al última, esperanza mejor de la humanidad en la tierra."

 

Los otros candidatos Republicanos (Ron Paul siempre exceptuado) sacan de la misma piscina poco profunda y estancada de ideas. Para juzgar por lo que nosotros podríamos llamar las normas de dirección de C Wright Mills

 

"se necesita que hombres sin imaginación vivan y ejecuten políticas sin imaginación inventadas por una élite sin imaginación"

 

- todos están sumamente calificados para la presidencia. Nada está equivocado con América o el mundo, nos harían creer ellos, eso no puede ser arreglado echando afuera de la oficina a Obama y por eso puede restaurarse el orden justo de cosas.

 

"¿Ha terminado América?"

 

Esa pregunta adorna la tapa de la última edición de Foreign Affairs, primer órgano del establishment de política extranjero. Como es típicamente el caso con ese establishment, Foreign Affairs están proponiendo la pregunta equivocada, una diseñada para sacar una respuesta tranquilizante principalmente si ampliamente desencaminada.

 

Proclámelo de las azoteas:

 

No, América no está "terminada." Todavía una acumulación creciente de evidencia sugiere que la América de hoy no es la América de 1945. Ni hace el orden internacional del momento presente tener más de un parecido de paso a lo que existió en el auge de poder americano. Todos los demás en el planeta entiendan esto. Quizás es finalmente tiempo para los americanos - empezando con los políticos americanos - para hacer bien esto. Si ellos deben negarse, espera una dolorosa suba de la cuesta.

 

Andrew J Bacevich is professor of history and international relations at Boston University. A TomDispatch regular, he is the author, among other works, of Washington Rules: America's Path to Permanent War and the editor of The Short American Century: A Postmortem, forthcoming from Harvard University Press. To listen to Timothy MacBain's latest Tomcast audio interview in which Bacevich discusses how his students have come to accept perpetual American war as normalcy click here, or download it to your iPod here.