Bahrein y la batalla entre Irán y Arabia Saudita

 

8 de marzo de 2011

 

Por George Friedman

 

Cuadro de texto:  La atención del mundo se enfoca sobre Libia que ahora está en un estado de guerra civil con el ganador lejos de claro.

 

Mientras crucial para el pueblo de Libia y de alguna importancia al petróleo del mundo comercializa, en nuestro punto de vista, Libia no es el evento más importante en el mundo árabe en el momento.

 

Las demostraciones en Bahrein son, en mi punto de vista, más significativas en sus implicancias para la región y potencialmente para el mundo. Para entender esto, nosotros debemos ponerlo en un contexto estratégico.

 

Como STRATFOR ha estado diciendo por un tiempo, está acercándose un momento decisivo, con los Estados Unidos actualmente puestos en lista para retirar la última de sus fuerzas de Irak a finales del año. De hecho, nosotros ya estamos en un punto donde la composición de las 50,000 tropas que permanecen en Irak ya ha cambiado de tropas de combate a personal de entrenamiento y apoyo. Como está ahora, incluso éstos se habrán ido para Dic. 31, 2011, con tal que los Estados Unidos no negocien una estancia extendida.

 

Irak todavía no tiene un gobierno estable. Tampoco tiene un ejército y aparato de seguridad capaz de dar vigencia a la voluntad del gobierno (qué apenas es de una mente sobre algo) en el país, mucho menos defender el país de de fuerzas de fuera.

 

Llenando el vacío en Irak

 

La decisión para retirarse crea un vacío en Irak, y la cuestión de la sabiduría de la invasión original es a estas alturas discutible. Los iraníes han hecho claro previamente que ellos piensan llenar este vacío desde su propia influencia; haciendo así tiene un sentido perfecto desde su punto de vista.

 

Irán e Irak lucharon una guerra larga y brutal en los años ochenta. Con el derrumbe de la Unión Soviética, Irán está ahora seguro en todos los frentes salvo el occidental. La indispensable seguridad nacional primaria de Teherán ahora es impedirle surgir en Bagdad a un gobierno fuerte, y más importante, de surgir allí una fuerza militar significativa.

 

Irán nunca quiere luchar otra guerra con Irak y lo hace manteniendo a Irak permanentemente débil y fragmentado en el interés de Teherán. El retiro americano de Irak pone la fase para Irán para seguir esta meta, cambiando profundamente la dinámica regional.

 

Irán tiene otro, interés estratégico más desafiante, uno que ha tenido subsiguiente a los tiempos Bíblicos. Esa meta es ser el poder dominante en el Golfo Pérsico. Para Teherán, esto es razonable y asequible.

 

Irán tiene el más grande e ideológicamente comprometido ejército de cualquier Estado en la región del Golfo Pérsico. A pesar de la clara sofisticación tecnológica de los ejércitos de los estados del Golfo, ellos son cáscaras vacías. Irán no lo es.

 

Además de ser la fuerza militar principal en el Golfo Pérsico, Irán tiene 75 millones de personas y le da una población más grande que todos los otros estados del Golfo Pérsico combinaron. Los poderes externos le han impedido a Irán dominar la región desde la caída del Imperio otomano, primero el Reino Unido y luego los Estados Unidos que de forma consistente han apoyado a los países de la Península árabe. Fue en los intereses de los forasteros mantener una región dividida, y por consiguiente en sus intereses bloquear el país más poderoso en la región de incluso dominar cuando los forasteros eran aliados con Irán.

 

Con el retiro americano de Irak, esta estrategia está siendo abandonada en el sentido que la fuerza necesitada para contener a Irán está retirándose. Las fuerzas que quedan en Kuwait y el poder aéreo de EEUU podrían poder limitar un ataque convencional iraní. Todavía, el retiro americano deja a los iraníes con la fuerza militar más poderosa en la región sin tener en cuenta si ellos adquieren armas nucleares. De hecho, en mi punto de vista, el problema nuclear ha sido grandemente una diversión Iraní desde el problema más fundamental, a saber, el equilibrio regional después de la salida de los Estados Unidos. Enfocado en el problema nuclear, estos otros problemas parecían subsidiarios y han sido principalmente ignorados.

 

El retiro americano no significa que los Estados Unidos son impotentes contra Irán. Ha estado reconstituyendo un equipo de combate de brigada pesada pre-posicionado puesto en Kuwait y ha tenido los recursos sustanciales aéreos y navales en la región. También puede traer más fuerzas a la región si Irán es agresivo. Pero toma varios meses por lo menos para los Estados Unidos traer fuerzas multi-divisionales en un teatro y requiere el tipo de voluntad política que estará faltando severamente en adelante en los Estados Unidos por años. No está claro que las fuerzas disponibles en tierra podría detener un empujón determinado iraní.

 

En todo caso, Irak estará libre de las tropas americanas y le permitirá a Irán operar mucho más libremente allí. E Irán no necesita cambiar el equilibrio de poder en la región por el ejercicio abierto de la fuerza militar. Su capacidad encubierta, no chequeada por la fuerza americana, es significativa. Puede apoyar secretamente las fuerzas pro-iraníes en la región y puede desestabilizar los regímenes existentes.

 

Con la cambiante psicología de las árabes, cuando ellos no estén más asustados para desafiar a sus gobernantes, Irán disfrutará de una capacidad reforzada para causar inestabilidad. Como importante, el retiro americano causará un cambio profundo en las percepciones psicológicas del poder en la región. El reconocimiento del poder relativo de Irán basado en realidades de la tierra forzará una percepción política muy diferente de Irán, y un deseo de acomodar a Teherán.

 

Los iraníes que entienden la debilidad logística de su poder militar y aéreo están siguiendo una estrategia de aproximación indirecta.

 

Ellos están poniendo la base para el poder basado en una percepción mayor de poder iraní y poder americano y saudita decadente.

 

 

Bahrein, el Caso de  Prueba,

Bahrein es el ejemplo perfecto y caso de la prueba.

 

Una isla fuera de la costa de Arabia Saudita, Bahrein y Arabia Saudita está unida por una calzada. Para la mayoría de los propósitos, Bahrein es parte de Arabia Saudita. Pero diferente a Arabia Saudita, no es un productor mayor de petróleo, sino es un centro bancario. También es hogar de la 5° Flota de EEUU, y tiene lazos cercanos a los Estados Unidos. La mayoría de su población es SIA, pero su gobierno es Jun y pesadamente unido a Arabia Saudita.

 

La población Sita también no está económicamente destinada como los SIA en otros países en la región, y las tensiones entre el gobierno y el público han existido por mucho tiempo. El vuelco del gobierno de Bahrein por un movimiento Sita animaría potencialmente a los SIA en Arabia Saudita que vive principalmente en el nordeste cercano a Bahrein rico en petróleo.

 

También debilitaría la postura militar americana en la región. Y demostraría el poder Iraní. Si los sauditas intervinieran en Bahrein, los iraníes tendrían bases para justificar su propia intervención, encubierta o abierta. Irán también podría acostumbrar cualquier supresión gubernamental violento de bahreiníes de demostradores para justificar una intervención más abierta.

 

Entretanto, los Estados Unidos que tienen aproximadamente un personal militar de 1,500 más el personal de la embajada en la tierra en Bahrein, enfrentaría la opción de reforzar o sacar sus tropas. Ciertamente, hay en marcha procesos interiores en Bahrein que no tiene nada que ver con Irán o los problemas extranjeros. Pero así como el interior dinámico de las revoluciones afecta la escena internacional, la escena internacional afecta la dinámica interior; observando justo que uno de los dos no es suficiente para entender qué está pasando.

 

Los iraníes tienen claramente un interés derrocando al régimen bahreini. Mientras el grado en que los iraníes están envueltos en la inquietud de Bahreini es incierto, ellos claramente tienen mucha influencia sobre un clérigo, Hassan Mushaima que recientemente volvió a Bahrein desde Londres para participar en las protestas. Eso dice, el propio gobierno Bahreini podría estar usando la inquietud para lograr sus propias metas políticas, mucho como el ejército egipcio usó el levantamiento egipcio.

 

Como todas las revoluciones, los eventos en Bahrein son enormemente complejos - y en el caso de Bahrein, las cosas en juego son sumamente altas. Diferente a Libia, donde los efectos son principalmente interiores, los eventos en Bahrein involucran claramente intereses sauditas, iraníes y americanos.

 

Bahrein también es el punto donde los iraníes tienen su mejor oportunidad, desde que es la nación más pesadamente de Shiita y una donde los Shiitas tienen más agravios. Pero los iraníes tienen otros blancos que podrían definirse como cualquier área inmediata a Arabia Saudita con una sustancial población Shiita y con bases americanas.

 

Esto incluiría a Omán, que Estados Unidos usa de como una instalación de apoyo; Qatar, cuartel principal del Comando Central americano y hogar de la base aérea de Al Udeid; y Kuwait, el cubo logístico clave para las operaciones iraquíes y con apoyo mayor del ejército, almacenamiento e instalaciones de puerto.

 

Todos los tres han experimentado o han estado experimentando manifestaciones. Lógicamente, éstos son los primeros blancos de Irán. El blanco más grande de todos es, por supuesto, Arabia Saudita. Ése es el corazón de la Península árabe, y su desestabilización cambiaría el equilibrio regional de poder y la manera en que el mundo funciona.

 

Irán nunca ha hecho un secreto de su animosidad hacia Arabia Saudita, ni viceversa. Arabia Saudita podría estar ahora en un tornillo de banco.

 

La situación en Irak está instalándose en favor de los iraníes.

 

El cambio de régimen exitoso en incluso uno o dos de los países en el litoral del Golfo Pérsico podría generar masivos miedos interiores sin tener en cuenta lo que los Shiitas Sauditas hicieron y podría llevar a la disensión en la familia real. No es sorprendente, por consiguiente, que los Sauditas se están moviendo agresivamente contra cualquier señal de inquietud entre los Shiitas, arrestando docenas que han indicado disentimiento.

 

Los sauditas están claramente intranquilos al extremo.

 

La Posición Poderosa de Irán

 

Los iraníes estarían encantados en causar el cambio de régimen a lo largo de la región, pero no es probable que eso ocurra, por lo menos no por todas partes en la región. Ellos sin embargo, simplemente estarían igualmente contentos de causar inestabilidad masiva en la región. Con los Estados Unidos que se retiran de Irak, los Sauditas representan al partidario mayor de los sunnis de Irak.

 

Con los saudias desviados, esto aliviaría el camino para la influencia Iraní en Irak. En ese punto, habría tres opciones:

 

-         Turquía que interviene ampliamente, algo no está ávida de hacer;

-         los Estados Unidos invirtiendo el curso y reforzando tropas en la región para apoyar regímenes tambaleando, algo por lo que no hay ningún apetito político en los Estados Unidos; y

-         los Estados Unidos que aceptan el cambiante equilibrio regional de poder.

 

Dos procesos están en marcha.

 

El primero es que Irán será el solo poder externo con la mayor influencia en Irak, no ilimitado y no desafiado, pero ciertamente el más grande.

 

El segundo es que como los Estados Unidos se retiran, Irán estará en una posición de perseguir más decididamente sus intereses.

 

Esos intereses dividen en tres partes:

 

1. Eliminar los poderes extranjeros de la región y aumentar al máximo el poder Iraní,

2. Convenciendo a Arabia Saudita y otros países en la región que ellos deben alcanzar un alojamiento con Irán o encara las consecuencias potencialmente peligrosas, y

3. un redefinición de la economía de petróleo en el Golfo Pérsico a favor de Irán, incluso la participación Iraní en proyectos de petróleo en otros países del Golfo Pérsico y la inversión regional en desarrollo de la energía iraní.

 

Los eventos en el Golfo Pérsico son bastante diferentes de los eventos en África del Norte, con implicancias mucho más anchas. Bahrein es el punto focal de una lucha entre Arabia Saudita e Irán para el control del litoral occidental del Golfo Pérsico. Si Irán es incapaz de capitalizar los eventos en Bahrein, el lugar más favorable a él, el momento pasará. Si el gobierno de Bahrein cae, la puerta se abre para llevar las acciones más allá. Si Irán causó en primer lugar el levantamiento es incierto e insignificante; está ahora ciertamente envuelto, como están los sauditas.

 

Los iraníes están en una posición poderosa sea cualquier cosa que pase dado el retiro americano de Irak. Combine esto con una serie de cambios de régimen, o simplemente la desestabilización en la frontera de Arabia Saudita, y las dos cosas pasan.

 

Primero, el régimen Saudita estaría en problemas y tendría que negociar algún acuerdo con los iraníes - y no un acuerdo que les gustaría a los Sauditas.

 

Segundo, la posición basada americana en el Golfo Pérsico se desestabilizaría masivamente y haría la intervención americana más difícil aun en la región. El problema creado por la americanos dejando Irak saliendo sin haber podido instalar un gobierno fuerte remanente, pro-americano es el problema central. La inestabilidad en el Golfo Pérsico les permite a los iraníes a un bajo-riesgo, una estrategia paralela de alto-premio que, si funciona, podría desgoznar el equilibrio de poder en toda la región.

 

La amenaza de un levantamiento en Irán parece mínima, con el gobierno Iraní que no tiene dificultad real aplastando la resistencia. La resistencia en la orilla occidental del Golfo Pérsico puede aplastarse o también puede disolverse en el caso que Irán todavía retendría su posición ventajosa en Irak. Pero si la propia tormenta perfecta se presenta, con Irán que aumenta su influencia en Irak y la desestabilización masiva en la Península árabe, entonces los Estados Unidos enfrentarán algunas opciones extremadamente difíciles y peligrosas y empieza con la pregunta de cómo resistir a Irán mientras mantiene el precio de petróleo manejable.