India empieza una jornada ascendente con el SCO

 

Por M K Bhadrakumar

 

http://www.atimes.com/atimes/South_Asia/KC25Df01.html

 

Un cambio en el enfoque de India a la Organización de Cooperación Shanghai (SCO) se ha vuelto inevitable cuando la política regional india en Asia Central funciona a su manera de un cul-de-sac. Las señales tentativas aparecieron primero durante la visita por el Presidente ruso Dmitry Medvedev a Nueva Delhi el pasado diciembre y formaron parte de un re-pensar contra el telón de fondo de la transición de poder en Washington.

 

En una manera de hablar, Delhi empezó un proceso lento, doloroso de re-situarse lejos de la  era George W Bush. Una funcionario tope indio dijo durante el fin de semana que se ha vuelto una "tarea ascendente" para la diplomacia india el cubrir con Presidente americano la política de Asia Central de Barack Obama con respecto a Afganistán.

 

El cambio en el pensamiento indio no viene demasiado pronto como el enfoque indiferente del gobierno al SCO a través del periodo quinquenal pasado que está volviéndose cada vez más in-sustentable. El corazón de la materia es que el SCO es mucho más que una mera cámara de compensación para las reservas de hidrocarburos del Caspio pero es por encima de todo una organización de seguridad. (El SCO comprende a China, Kazajstán, Kirgizstán, Rusia, Tayikistán y Uzbekistán.)

 

No que el gobierno indio no comprendió esto. Pero pretendió por otra parte desde que Delhi estaba esforzándose por armonizar las políticas regionales de India con la administración George W Bush, y el SCO era anatema para Washington y un desafío a la estrategia americana de propulsar la Organización del Tratado Atlántica Norte (OTAN) como la primera estructura de seguridad en la región asiática central.

 

La estrategia de la "Gran Asia Central" de la Bush administración atribuyó un papel pivote a India en la medida en que encaró a India como un balance a la influencia rusa tradicional (y cada vez más china) en esa región estratégicamente vital. Los funcionarios mayores de la administración Bush y expertos regionales americanos y tanques de pensadores se dejaron caer en Delhi en una base regular y tocaron con el codo al establishment indio hacia la estrategia "Gran Asia Central".

 

El empujón principal de la diplomacia americana era usar Afganistán como un puente estratégico entre Asia Central y Asia del Sur y animar a los estados asiáticos centrales para forjar lazos económicos y políticos con India. En una huella paralela, la estrategia de la administración Bush se esforzó por involucrar a India gradualmente en los procesos de OTAN para que la agenda de la alianza de aislar Rusia y contener China recibiera un visto bueno.

 

En el tipo de visión mundial - o "visión global" - el gobierno indio presente (qué está completando su término quinquenal en mayo) exigió poseer, la estrategia regional de EEUU apuntaba a construir a India como un jugador regional mayor y como un contrapeso a China.

 

La administración Bush se nutrió cuidadosamente de estas aspiraciones indias - aunque Washington también se mantuvo alentando a Beijing calladamente para hacer incursiones en las reservas rusas en Asia Central y empezó desarrollando base común entre EEUU y China en la agenda contenciosa de seguridad de energía.

 

De todos modos, el gobierno indio siguió una política de inactividad dominante hacia el SCO. La señal más brillante de esto era que India era el único país entre los países miembros y observador de SCO que no estaba representado en la cabeza de nivel Estado/gobierno en la gala de la organización de la quinta conferencia en la cumbre aniversaria en junio de 2006 en Shanghai.

En una insensibilidad espantosa hacia la agenda política de SCO, Delhi siguió insistiendo que el ministro de petróleo Murali Deora, en el gabinete indio, era el funcionario más apropiado para adelantar los intereses del país dentro del SCO.

 

Por estas razones, la conferencia de SCO en Moscú en marzo 27 tiene importancia especial para Delhi. La conferencia subraya que la seguridad y estabilidad regional ha sido y siempre permanecerá como la raison d'etre de la organización. La agenda de la conferencia de Moscú se enfoca en la situación en Afganistán y cómo puede estructurarse una iniciativa regional para estabilizar ese país. La decisión india para participar debidamente en la conferencia al nivel de enviado especial del primer ministro toma nota que el SCO está poniéndose en un rol importante en cualquier arreglo afgano.

 

El desafío principal para la diplomacia india es que entre las capitales regionales, Delhi enfrenta el pertinente aislamiento potencial del problema afgano. Esto es en parte debido a la centralidad de Pakistán en cualquier arreglo afgano, y la mayoría de los poderes grandes son cautelosos de la aversión de Islamabad a incluir a Delhi en la alta mesa de resolución del conflicto en el Hindú Kush. Además, la relación de adversario de India con Pakistán de algún modo ha venido a figurar como una plantilla mayor del problema afgano.

 

Tal unión, históricamente, no tiene ninguna base y debe contarse como un fracaso de la política afgana de India en los últimos siete años. Delhi tiene que estar ahora con la creciente opinión internacional - sobre todo entre los expertos Occidentales - que una solución regional al problema afgano debe incluir un arreglo ("gran ganga") de diferencias de India-Pakistán, incluso Cachemira.

 

En mirada retrospectiva, ha venido a frecuentarlos la propensión de los hacedores de política india a ver Afganistán como un "segundo frente" contra Pakistán y construir a un eje con el gobierno de Kabul. India debe de haber sabido que el gobierno del Presidente Hamid Karzai era demasiado frágil como aliado. La ironía es que la propia administración de Obama últimamente ha puesto una distancia entre él y Karzai.

 

La conferencia de SCO en Moscú, por consiguiente, mantiene una ventana de oportunidad para India para armonizar su política afgana con Rusia, China, Irán y los estados asiáticos centrales. Pero esto también propone desafíos a Delhi en la medida en que como la política extranjera de India EEUU-céntrica durante los recientes años no ha bajado bien en la región. La diplomacia india debe fatigar cada nervio para reafirmar el nervio de la comprensión estratégica que India disfrutaba con Rusia y Irán.

 

No obstante, la conferencia de Moscú le proporciona a India una oportunidad de volverse parte de una iniciativa regional mayor en la estabilización de Afganistán. Es muy improbable que el SCO se inclinará a tomar una posición que vis-a-vis es confrontativa a la estrategia de EEUU.

 

Esto mantiene espacio cómodo a India para negociar. (A propósito, India también está participando en la conferencia patrocinada por EEUU sobre Afganistán fijada para ser sostenido en La Haya el 31 de marzo.)

 

La línea del fondo de la diplomacia india actual es que Delhi debe encontrar un atracadero en la corriente principal de los esfuerzos internacionales y regionales en busca de un arreglo afgano. Claramente, India comparte las preocupaciones de SCO sobre el ascendiente de las fuerzas del extremismo religioso y la belicosidad en Afganistán. Habiendo dicho eso, la posición india hacia el Taliban permanece arraigada en el pasado, considerando que la opinión internacional ha evolucionado y los matices han aparecido en el pensamiento ruso, iraní y chino.

 

Considerando India permanece pegada a una disputa argumentativa como la que no hay Taliban "bueno" o "malo", las posiciones rusas y chinas parecen tomar nota del hecho que los Taliban no constituyen un movimiento monolítico. Moscú y Beijing parecen apreciar que podría haber elementos "moderados" dentro del Taliban, y el problema realmente es cómo de práctico será cualquier esfuerzo por distinguir los elementos moderados en el clima presente de violencia donde las líneas duras llaman a los tiros. En comparación, como un funcionario tope indio, Delhi insiste que la tarea en adelante es "aislar el Taliban y tratar con Afganistán." El agregó irónicamente, "Nosotros no aceptamos esta la teoría 'Taliban-bueno- Taliban-malo' porque ¿cómo decide usted quién es un 'Taliban' bueno?"

 

Todo lo mismo, India compartiría con Rusia y China un sentido profundo de inquietud sobre cualquier esfuerzo americano por provocar un cambio de régimen en Kabul. Los tres países han hecho esfuerzos sostenidos para cultivar a Karzai y serán aborrecidos por comisar su capital política si la administración de Obama escoge reemplazarlo. A todos los tres, igualmente, les gustaría ver que cualquier cambio de dirección en Kabul debe quedar como una materia para decidir por los afganos en lugar de prescribir por la comunidad internacional.

 

El SCO, de hecho, ha tomado una posición consistente en el asunto del cambio de régimen. En el levantamiento de Andijan en Uzbekistán en julio del 2005, y la fallada revolución "Tulipán" en Kirgizstán más temprano en marzo, el SCO tomó una posición de corte claro que se opone en el mismo año, a las políticas regionales intrusas de EEUU. Éste era uno de los problemas principales para la llamada extraordinaria de SCO a su conferencia en la cumbre en Astana en julio de 2005 para la terminación de la base militar americana en Manas, Kirgizstán.

 

Pero Delhi evalúa que está prevaleciendo finalmente un sentido de realismo en la administración Obama sobre la importancia de Karzai y hay no hay mucho más tiempo para cualquier impulso compeliendo lo que se sentía dentro de la administración Obama para apresurarse a un cambio de régimen en Kabul.

 

Otra área de similitud en los enfoques indios, rusos y chinos será el énfasis de los tres países en la "Afganización" de la guerra. Eso es decir, los tres países son de la opinión que la paz duradera no puede venir a Afganistán a menos que la capacidad de gobierno de Kabul se fortalezca y la importancia de la reconstrucción económica sea debidamente reconocida. Semejante, los tres países comparten una aversión a desplegar tropas en Afganistán, pero se preparan para hacer contribuciones sustanciales como "accionistas" dentro de ese umbral.

 

Finalmente, India está desarrollando la proximidad con el SCO en un momento cuando OTAN y Pakistán están logrando algo cerca de establecer una relación formal. OTAN es perspicaz para caminar a su cooperación con Pakistán, e Islamabad también quiere comprometerse más con la alianza. OTAN está trabajando en mejorar sus líneas de comunicación a través de Pakistán, a pesar de la disponibilidad de un corredor norte a través de territorio ruso.

 

Esto es entendible, como mantener en jaque la dependencia de Rusia que tiene implicaciones en general para la seguridad europea y las relaciones EEUU-Rusia como OTAN. Pero 80% de los suministros de OTAN para Afganistán pasan a través del territorio paquistaní. Así, OTAN está bajo la compulsión de buscar un nivel cualitativamente nuevo de relación con Pakistán, haciéndole un socio en las operaciones de la alianza en la región.

 

La decisión de OTAN para establecer una "oficina del enlace" en Islamabad se verá desde esta perspectiva.

 

Sin duda, el tango en desarrollo OTAN-Pakistán se mirará estrechamente en Delhi. También de preocupación para Delhi es el plan de OTAN para desarrollar una nueva matriz de inteligencia a compartir con Pakistán, así como la alianza está en el proceso de instalar seis centros de cooperación de frontera a lo largo de la frontera afgano-Pakistán. La idea es dirigir las operaciones militares conjuntas OTAN-Pakistán a lo largo de la frontera y hacer un proceso regular con agendas fijas. A propósito, Pakistán ya está operando la célula de inteligencia en Kabul que coordina con OTAN.

 

Obviamente, hay una divergencia de opinión entre OTAN y Delhi con respecto al papel de Pakistán en la estabilización de Afganistán, donde India ve a Pakistán como parte del problema. Pero OTAN ve las cosas diferentes. Un funcionario mayor indio dijo durante el fin de semana, "Nuestra vista es que Pakistán no debe usar extremismo como un instrumento estratégico y que debe hacer clara esa opción."

 

Pero a la perspectiva de OTAN sobre Pakistán le falta cualquier tal borde cortante. Al contrario, es manifiestamente sanguínea. El ayudante al secretario general de OTAN y director de planificación política, Jamie Shea, dijo recientemente, "Nosotros hemos [OTAN] logrado traer a Pakistán tan estrechamente como podemos en un enfoque regional para tener éxito en Afganistán... Nosotros queremos la posible relación más cercana con [Pakistán] sobre la base que la amenaza que nosotros enfrentamos también es la amenaza que ellos enfrentan - y que ellos no pueden enfrentarlo sin nosotros y nosotros no podemos enfrentarlo sin ellos. Hay así la lógica de funcionar juntos más estrechamente."

 

Bastante justo.

 

Pero lo que se une para levantar cejas en Delhi son los nacientes movimientos por OTAN - bajo el estímulo activo de EEUU y británicos - para tener un programa de cooperación de seguridad bilateral a largo plazo con Pakistán dentro de una estructura institucionalizada. Shea admitió ampliamente, "ha habido algunas ideas que han sido alrededor de la ayuda  que los aliados [OTAN] podrían proporcionar a las fuerzas armadas paquistaníes... Así yo no las desecho [las estructuras formales como la Sociedad para el programa de Paz]. Pero nosotros vamos paso a paso."

 

Para abreviar, OTAN discrepa con la vista yerma de Delhi con respecto a las intenciones paquistaníes. Shea dijo, "yo pienso que sería muy injusto demandar que ellos [ejército paquistaní] no está poniendo su hombro a la rueda, cuando nosotros decimos, en términos de hacer un esfuerzo. Ellos podrían beneficiarse quizás de la ayuda y entrenamiento, o cualquier cosa, que podría ser dado por aliados. Eso es algo que nosotros podemos discutir con ellos en el futuro. Pero, por supuesto, nosotros no podemos imponer eso en Pakistán."

 

¿La milicia paquistaní levantada a las normas de OTAN? Discutiblemente, es un movimiento lógico si visto en el contexto de lucha contra el terrorismo. Pero entonces, India tiene en total una clase diferente de prisma para ver el ejército paquistaní.

 

En la conferencia de Moscú, el enviado especial indio está casi seguro comprender que no hay virtualmente ningún comprador en la región para cualquier campaña de aislar o "presionar" a Pakistán. El SCO - como OTAN - también quiera con toda la probabilidad visualizar a Pakistán como parte de la solución en lugar de la riña como el problema. Ninguno de los países miembros del SCO estará interesado aislando a Pakistán. Curiosamente, Pakistán puede encontrarse siendo cortejado por igual por OTAN y el SCO. La geopolítica de la región está cambiando dramáticamente.