Los americanos juegan Monopolio, los rusos ajedrez.

 

Por Spengler

 

http://www.atimes.com/atimes/Central_Asia/JH19Ag04.html

 

En la noche del 22 de noviembre de 2004, el entonces presidente ruso - ahora primer ministro - Vladimir Putin miraba las noticias de televisión en su dacha cerca de Moscú. Las personas que estaban con Putin esa noche informan nocturno su enojo y escepticismo al desdoblamiento de la revolución "Naranja" en Ucrania. "Ellos me mintieron," dijo Putin amargamente de los Estados Unidos. "Yo nunca confiaré de nuevo en ellos." Los rusos todavía no pueden sondear por qué el Oeste tiró encima una potencial alianza estratégica para Ucrania. Ellos infravaloran la estupidez del Oeste.

 

Los americanos de línea dura son los primeros en decir que ellos se sienten tontos al lado de Putin. Víctor Davis Hanson escribió el 12 de agosto [1] del "puro brillo diabólico" de Moscú en Georgia, mientras el coronel Ralph Peters, redactor y comentarista de televisión, se maravillaron el 14 de agosto [2], "Los rusos son bárbaros mojados en alcohol, pero de vez en cuando ellos vomitan un genio... el imperio de los zares no ha producido semejante genio aterrador desde [Joseph] Stalin."

 

Los superlativos recuerdan una vieja observación a sobre por qué los complots de los libros de historietas americanas necesitan super-bribones diestros y súper-héroes tontos hasta incluso el campo de juega. Evidentemente la misma cosa se aplica a las superpotencias.

 

El hecho es que todos los políticos rusos son diestros. Los tontos están todos muertos. Por contraste, América en su complacencia promueve a los estúpidos. Un mortal incomunicación se levanta de esta asimetría. Los rusos no pueden creer que los americanos sean tan tontos como ellos parecen, y pueden concluir que Washington quiere destruirlos. Ése es lo que el informado público ruso cree y juzga de lo enviado de la última semana en foros de Web, incluso la propia de este escritor.

 

Estas percepciones son peligrosas porque ellas no provienen de la propaganda, sino de una diferencia en el mirador existencial. Rusia está luchando por su supervivencia, contra un declive catastrófico en la población y la probabilidad de una mayoría musulmana para medio-siglo.

 

El recurso más escaso de la Federación rusa es el pueblo. No puede ignorar los 22 millones de rusos que quedaron fuera de sus fronteras después del derrumbe de 1991 de la Unión Soviética, ni, por esa materia, etnicidades pequeñas pero fieles como los ossetios. El cerco estratégico, a los ojos rusos, prefigura la desintegración étnica de Rusia que era una entidad política y cultural no un estado étnico, desde sus primeros orígenes.

 

Los rusos saben (como cada lector del periódico lo hace) que el Presidente Mikheil Saakashvili de Georgia no es un demócrata ejemplar, sino una pieza sucio de trabajo que desplegó la policía anti-motines contra los manifestantes y cerró los medios de comunicación de la oposición cuando lo satisfizo - para abreviar, un político en el molde de Putin. El interés de América en Georgia, creen los rusos, no tiene nada más para ver con promover la democracia que su apoyo por los gángsteres a quienes manejó en la provincia serbia de Kosovo en febrero.

 

De nuevo, los rusos juzgan mal estupidez americana. El ex presidente Ronald Reagan decía que si había un montón de estiércol, debe significar había un potro en alguna parte alrededor.

 

Sus epígonos tienen problema distinguiendo el potro del montón de estiércol. El reflejo ideológico por promover la democracia domina a la administración George W Bush al punto que algunas de sus personas mayores la tienen en sus narices y pretende que Kosovo, Ucrania y Georgia son el artículo genuino.

 

Piense de esta manera: Rusia está jugando ajedrez, mientras los americanos están jugando Monopolio. Lo qué los americanos entienden por "juegos de guerra" es exactamente lo que ocurre en la mesa de pasatiempo de los hermanos Parker. La mesa de juego de Monopolio se gana poniendo tantos hoteles como posible en los cuadrados de la mesa de juego. Sustituya bases militares, y usted tiene la suma del pensamiento estratégico americano.

 

La idea de América de ganar un juego estratégico es aumentar más chips en la mesa: bases en Uzbekistán y Kirgizstan, una tubería en Georgia, un  gobierno "musulmán moderado" con una gran base del Tratado Organización Atlántico Norte en Kosovo, instalaciones de proyectil en Polonia y la República Checa, y tan así. Pero ésta no es una estrategia; es sólo un puntaje del juego.

 

Los jugadores de ajedrez piensan en términos de interacción de piezas: todo en las combinaciones desde la periferia para controlar el centro del tablero y preparar un ataque eventual contra el rey del antagonista. Los rusos simplemente no pueden absorber el hecho que América no tiene ninguna intención estratégica: simplemente suma el valor de las piezas individuales en el tablero. Es tan tonto como eso.

 

Pero hay otra diferencia: los americanos están jugando ajedrez para la carrera y percibieron ventaja. Rusia está tocando para su vida, como el cruzado de Ingmar Bergman en El Séptimo Sello.

 

Las personas tontas saben que las personas diestras son más inteligentes que ellos son, pero ellos no saben por qué. El nekulturny (inculto) coronel Ralph Peters, ex analista de inteligencia militar americana, está impresionado por el éxito táctico de las armas rusas en Georgia, pero no puede sondear el fin de-juego al que contribuyen estas tácticas. Él escribe,

 

"La nueva realidad es que una Rusia nuclear, rica en dinero en efectivo y bendita en energía realmente no preocupa demasiado si su futuro a largo plazo es sombrío, dados los problemas con minorías musulmanas, la pobre tasa de esperanza de vida, y una población cadente. En cambio, en el aquí y ahora, tiene una ventana de oportunidad para salvar el prestigio y debilitar a sus adversarios."

 

Precisamente lo opuesto es verdad: como un buen jugador de ajedrez, Putin tiene el fin de juego en mente cuando él lucha por el control del tablero en las fases tempranas del juego.

 

La demografía están en el centro del cálculo de Putin, y los rusos son el interés principal en que la Federación rusa tiene su así llamados extranjeros cercanos. El deseo de unos pocos cientos de miles de abkhazianos y surossetianos de permanecer en la Federación rusa en lugar de Georgia puede parecer trivial, pero Moscú está poniendo un precedente que aplicará decenas de millones de probables ciudadanos de la Federación – más polémicamente en Ucrania.

 

Antes de volverse a la demografía de los extranjeros cercanos, son pertinentes unas observaciones sobre la dificultad demográfica de Rusia. Las Naciones Unidas publican proyecciones de la población para la Rusia en 2050, y yo he extendido éstos a 2100. Si los demógrafos de ONU son correctos, la población adulta de Rusia caerá de casi 90 millón hoy a sólo 20 millones a finales del siglo. Rusia es el único país donde los abortos son más numerosos que los nacimientos vivos, una medida devastadora de la desesperación nacional.

 

Bajo Putin, el gobierno ruso introdujo que un ambicioso programa natalista para animar a las mujeres rusas a tener niños. Como él advirtió en su dirección de la unión 2006,

 

"Ustedes sabe que la población de nuestro país está cayendo a un promedio de casi 700,000 personas al año. Nosotros hemos levantado este problema en muchas ocasiones pero por la mayor parte hemos hecho muy poco para dirigirlo... Primero, nosotros necesitamos bajar la proporción de mortalidad. Segundo, nosotros necesitamos una política de migración eficaz. Y tercero, nosotros necesitamos aumentar la tasa de nacimiento."

 

La tasa de nacimiento de Rusia ha subido ligeramente durante los últimos años, quizás en respuesta al natalismo de Putin, pero los demógrafos observan que el número de mujeres rusas en edad tener hijos está a punto de caer de un precipicio. No importa cuánto mejora la tasa de nacimiento, la caída afilada en el número de madres probables deprimirá el número de nacimientos. La ONU prevé muestre el número de ruso en edad 20-29 cayéndose de 25 millón hoy a sólo 10 millón para 2040.

Cuadro de texto:

Rusia, en otras palabras, ha pasado el punto de no retorno en términos de fertilidad. Aunque bruscamente los cuatro-quintos de la población de la Federación rusa son considerados rusos étnicos, la fertilidad es mucho más alta entre las minorías musulmanas en Asia Central. Algunos demógrafos predicen una mayoría musulmana en Rusia para de 2040, y a más tardar por medio-siglo.

 

La parte de la respuesta de Rusia es animar la migración de rusos dejados fuera de las fronteras de la federación después del derrumbe del comunismo en 1991. Unos estimó 6.5 millones de rusos ahora de la ex Unión Soviética trabajan en Rusia como forasteros indocumentados, y una nueva ley regularizará su estado. Sólo 20,000 "compatriotas" rusos que viven en el extranjero, sin embargo, han solicitado inmigración a la federación bajo una nueva ley diseñada para traer rusos de vuelta.

 

Eso deja los 9.5 millones de ciudadanos de Bielorrusia, una reliquia de la era soviética que persiste en una unión semi-formal con la Federación rusa, así como los rusos de Ucrania Occidental y Kazakhstan. Más de 15 millones de ruso étnicos residen en esos tres países, y ellos representan un recurso estratégico crítico.

Cuadro de texto:   

Paul Goble en su sitio web Window on Eurasia informó el 16 de agosto:

 

Moscú se retiró después de encontrar feroz oposición de otros países, pero las prácticas semi-legales de obtener ciudadanía rusa que empezaron en las ex repúblicas soviéticas en los tempranos 1990s continúan constante. Hay evidencia suficiente que hay uno a dos millones de personas que viven en el territorio de la ex Unión Soviética que tienen ciudadanía dual de facto y son renuentes a informarlo a las autoridades. Rusia hizo poco para detener el proceso. Es más, empezando en 1997, animó la ciudadanía dual de facto.

 

Rusia tiene un interés existencial en absorber Bielorrusia y Ucrania Occidental.

 

Nadie se preocupa de Bielorrusia. Nunca ha tenido una existencia nacional independiente o una cultura nacional; la primera gramática en idioma bielorruso no fue impresa hasta 1918, y poco más de un tercio de la población habla el idioma de Bielorrusia en casa. Nunca un territorio con 10 millones de personas tuvo un caso más tonto para la independencia.

 

Dado ese resumen, parece natural preguntar por qué cualquiera debe preocuparse de Ucrania.

 

Esa cuestión es polémica; por el momento, yo ofreceré la aserción que la partición es el destino de Ucrania.

 

Incluso con la migración y anexión del anterior territorio ruso que fue perdido en la fractura de la URSS, sin embargo, Rusia no ganará su fin de juego contra el declive demográfico y el crecimiento relativo de las poblaciones musulmanas. La clave a la supervivencia rusa es la rusificación, es decir, la imposición de la cultura y la ley rusa en las etnicidades en la periferia de la federación. Eso podría parecer áspero, pero ésa ha sido naturaleza rusa desde sus orígenes.

 

Rusia no es una etnicidad sino un imperio, el resultado de centenares de años de rusificación. Que la rusificación ha sido brutal es una subestimación, pero es lo que creó Rusia saliendo del pantano étnico alrededor de la cuenca del río Volga. Uno de los relatos más buenos del carácter de Rusia viene de Eugenio Rosenstock-Huessey (el primo de Franz Rosenzweig y colaborador en algún momento) en su libro de1938 Fuera de la Revolución.

 

El territorio de Rusia triplicó entre los siglos16 y 18, él observa, y la agencia de su expansión era un único tipo ruso. El campesino ruso, observó Rosenstock-Huessey, "no era un propietario libre estable del tipo occidental sino mucho un nómada, un comerciante ambulante, un artesano y un soldado. Su capacidad para la expansión era tremenda."

 

En 1581 se abrió la Rusia Asiática. La expansión rusa, incluso extendiéndose en el decimoctavo siglo hasta donde el Río ruso en California del Norte, no era por ningún medio sólo zarista. El campesino ruso "Mujik", porque él no es un "Bauer" o un "granjero", o "obrero", sino un "Mujik", vaga y se queda, se prepara para emigrar de nuevo en el futuro año tras año.

 

Rusia nunca fue un estado multi-étnico, sino lo que yo llamo un estado supra-étnico, es decir, un estado cuyo principio nacional transciende la etnicidad. Un lector ha llamado mi atención a un relato del más ruso de todos los escritores, Fyodor Dostoyevsky, de su propio antecedente ruso-lituano-ucraniano:

 

Yo supongo que uno de mis antepasados lituanos habiendo emigrado a Ucrania y cambiado su religión para casarse con una ortodoxa ucraniana, y se hizo sacerdote. Cuando su esposa murió él probablemente entró en un monasterio, y después, ascendió para ser un arzobispo. Esto explicaría cómo el Arzobispo Stepan pudo haber fundado a nuestra familia ortodoxa, a pesar de ser monje. Es algo sorprendente ver a los Dostoyevsky que habían sido guerreros en Lituania hacerse sacerdotes en Ucrania. Pero esto realmente está de acuerdo con la costumbre lituana. Yo puedo citar el sabio lituano W St Vidunas en esta conexión: "Anteriormente muchos buenos para hacer lituanos tenían sino un deseo: ver uno o más de sus hijos entrar en una carrera eclesiástica."

 

El antecedente mixto de Dostoyevsky era típicamente ruso, como era el origen georgiano de Joseph Stalin.

 

Rusia intervino en Georgia para levantar el principio que cualquiera que tiene un pasaporte ruso - ossetio, akhbaz, bielorruso o ucraniano - es un ruso. La supervivencia de Rusia no depende tanto de su tasa de nacimientos, ni de inmigración, ni incluso en la anexión probable, sino en la supervivencia del principio por el cual Rusia se construyó en primer lugar. Eso es por qué Putin no puede abandonar los bolsones de poseedores de pasaportes rusos en el Cáucaso.

 

Que la historia de Rusia ha sido trágica, y su principio edificar nación brutal y a veces inhumana, es una cuestión diferente. Rusia es suficientemente importante que su tragedia será nuestra tragedia, a menos que sea apartada.

 

El lugar para apartar la tragedia está en Ucrania. Rusia no le permitirá a Ucrania flotar hacia el Oeste. Si un país que nunca tuvo antes existencia nacional independiente al derrumbe del comunismo debe volverse el niño del poster para la libre determinación nacional es una pregunta diferente.

 

El Oeste tiene dos opciones: dibujar una línea en la arena alrededor de Ucrania, o comerciarla a los rusos por algo más importante.

 

Mi propuesta es simple: La ayuda de Rusia conteniendo la proliferación nuclear y el terrorismo en el Medio Oriente es de importancia infinitamente mayor al Oeste que la dudosa libre determinación de Ucrania. El Oeste debe hacer lo mejor para pretender que la revolución "Naranja" de 2004 y 2005 nunca sucedió, y la segura ayuda de Rusia en el problema nuclear iraní así como la seguridad de energía a cambio de una comprensión de los requisitos existenciales de Rusia en los extranjeros cercano. Cualquiera que piensa que esto parece cínico debe pasarse una semana en Kiev.

 

Rusia tiene más para temer de un Irán armado nuclear que los Estados Unidos, por un agresivo Estado musulmán en sus fronteras su esfuerzo podría estropear la rusificación de Asia Central. Los intereses estratégicos de Rusia no chocan con los de los Estados Unidos, China o India en esta materia. Hay un cierto grado de rivalidad sobre los recursos de energía, pero la rivalidad comercial no tiene que convertirse en enemistad estratégica.

 

Si Washington escoge demonizar a Rusia, la probabilidad es que Rusia se volverá un espoliador con respecto a intereses estratégicos americanos en general, y usa el problema Iraní para torcer la cola de América. Ése es de hecho un riesgo serio, para la proliferación nuclear es el que significa por que los regímenes bandidos pueden proponer una amenaza seria a los grandes poderes. Rusia no confronta cuestiones de conveniencia, sino de existencia, y hará cualquier cosa que puede para ganar cuarto de maniobra si el Oeste debe buscar "castigarla" por sus acciones en Georgia.

 

Una ironía de la crisis presente es que los neo-conservadores de Washington, exigiendo una posición dura contra Rusia, pueden haber dañado los intereses de seguridad de Israel más profundamente que cualquiera de los detractores de Israel en política americana. Los neo-conservadores no son como regla judío, pero muchos de ellos son judíos que tienen una preocupación profunda por la seguridad de Israel - como hace este escritor. Si América convierte Rusia en un adversario estratégico, la probabilidad de la supervivencia de Israel se dejará caer por una muesca grande.

 

Notas

 

1. Vea National Review OnlineMoscow's Sinister Brilliance.

2. Vea New York Post, A czar is born: Bad Vlad wins war, dupes West & proves he's genius