El ‘Americano Feo’ en Kabul

 

Por M K Bhadrakumar

 

Una guerra en la que el general no conoce a su enemigo es una guerra perdida. La manera en que la administración de Barack Obama está manejando sus ecuaciones con Presidente afgano Hamid Karzai sugiere que Karzai es el enemigo número uno del presidente americano en el Kush hindú, no los insurgentes. 

 

El número de riñas de perros entre el representante especial americano Richard Holbrooke y el gobierno afgano es ahora legión. Las luchas se miran en capitales regionales con entretenimiento como Holbrooke incansablemente carga su guerra con la dirección de Karzai. Mientras es incierto que si ésta es parte de la agenda personal de Holbrooke o el informe de Obama, esta lleva el imprimátur de la administración de Obama.

 

La última salva de Holbrooke era su suo moto  (en su propia iniciativa) el anuncio en Washington que vuelve poco después de una visita a Kabul que la jirga, o el concilio de paz, Karzai estaba planeando reunir el 2-4 de mayo ahora está pospuesto hasta después de la visita del líder afgano a Washington el 10-14 de mayo. Holbrooke anunció entonces que la jirga se sostendría el 20 de mayo.

 

Por todos los indicios, el gobierno afgano está hirviendo con resentimiento sobre el anuncio de Washington. ¿Por qué usurpó Holbrooke la prerrogativa del gobierno de Kabul para soltar tales detalles? Puede haber dos razones. Uno, Holbrooke está envejeciendo rápidamente y tiene una memoria de fracaso y él cayó auténticamente en lo que puede pasar cuando las personas tienen mucho desgaste física y mentalmente.

 

Dos, él socavó a Karzai diestramente para hacerlo ver muy tonto en el bazar afgano.

 

No hay una tira de evidencia que Holbrooke (quién celebra su 69 cumpleaños este sábado) está volviéndose senil. La conclusión lógica a ser traída es que Holbrooke deliberadamente puso a Karzai en el “mantel” y decidió hacer una pieza de muestra afirmando esto que es Washington que llama los tiros en el Hindú Kush en materias de guerra y paz.

 

¿Necesita Obama realmente este concurso de vanidad exasperante? Plausiblemente, la prioridad de Obama en el momento presente ha de ser ganar la guerra con una medida de credibilidad así la imagen de EEUU como superpotencia no se empaña.

 

En el proceso, Obama podría emergido habiendo cumplido sus propias prendas en la elección presidencial 2008 de traer "la guerra al terrorismo" a una conclusión exitosa e impidiéndole a EEUU comprometerse en tales aventuras militares fútiles y costosas en el futuro. La vara de medir que Obama necesita aplicar es si la diplomacia de AfPak de Holbrooke realmente está operando en sincronización con su agenda política.

 

En esta vista, Holbrooke ha personalizado claramente su lucha con Karzai en una magnitud innecesaria. Esto empezó después de un banquete desastroso en el palacio presidencial el año pasado cuando Karzai le mostró la puerta - el enviado americano había intentado convencerle al líder afgano de caminar en el ocaso.

 

Desde entonces de esa humillación, Holbrooke lo ha tomado en el corazón que si el líder afgano tiene un plan de conciliación nacional, debe ser borrado y debe sabotearse.

 

Así, el EEUU tomó una vista contraria del plan del jirga mientras los poderes europeos que tienen un sentido de urgencia sobre el "Afganización" de la guerra - políticamente y militarmente - estaba mucho más favorablemente inclinado. El plan de Karzai apunta a "reintegrar" como tantos elementos moderados, reconciliables como posible con la corriente principal política nacional. En esa base él planea formar una amplia unión que dirija el país hacia las elecciones en septiembre que tenga perspectivas razonables de crear un parlamento elegido. El nuevo gobierno incluso puede disfrutar credibilidad en las percepciones populares afganas y puede dar un empujón al proceso de la paz.

 

En un mínimo, EEUU debe darle una oportunidad justa a Karzai para proseguir con el plan para sostener el consejo de paz. Ningún daño puede venir de esto, aun cuando el esfuerzo de Karzai demuestra ser finalmente menos que perfecto. Después de todos, si sólo en una magnitud mínima, el ensanchado de la corriente principal de política nacional todavía pueden ayudar sólo a aislar elementos irreconciliables.

 

Mirando atrás, una juntura prometedora similar en la guerra civil afgana se ofreció exactamente hace 20 años, en mayo de1990, cuando entonces presidente afgano Mohammad Najibullah emplazó una loya jirga del gran consejo de líderes tribales, en Kabul. La visión entonces era una estrategia de conciliación nacional que involucró al partido comunista que compartía el poder con el mujahideen afgano. La loya jirga, de hecho, adoptó una nueva constitución que acabó eficazmente el monopolio del partido comunista del poder ejecutivo.

 

Pero EEUU en su deseo obsesivo de acabar el desastre comunista en Kabul se confabuló con Pakistán para decidir que nada debía hacerse que ayudaría a Najibullah, un protegido soviético, a pavimentar el camino para una conciliación nacional en Afganistán. Era una equivocación histórica que llevó a la intensificación de la guerra civil, mucho derramamiento de sangre y gran inestabilidad en la región que finalmente se volvió  boomerang en el EEUU con una tragedia de época el 11 de septiembre de 2001.

 

Como el Borbones, el EEUU parece no estar olvidándose de nada y no recordando nada todavía. Infligir un desastre sobre Karzai puede parecer una tentación irresistible, pero EEUU no ve en el proceso otra que una oportunidad dorada para polarizar la opinión afgana a favor de la paz y la conciliación puede perderse una vez más. Hay europeos que parecen apoyar el plan de Karzai, pero ellos parecen desvalidos.

 

"Para la EU [Unión Europea], quizás uno de los ejemplos más buenos de  conciliación del siglo 20, nosotros vemos un gran significado e importancia en este proceso," dijo recientemente Vygaudas Usackas,  cabeza de la comisión de la EU en Kabul.

 

"No será un evento. Lanzará un proceso al que puede llevar a una paz en el país, '' él dijo. ''Todo el proceso de conciliación tomará tiempo antes de las semillas crezcan. ''

 

El jirga está en contraste con la manera en la que la embajada americana en Kabul está manipulando a los legisladores afganos para hacer al parlamento un punto focal de oposición a Karzai. El teatro del absurdo está estirándose demasiado lejos.

 

Un puñado de dólares de hecho puede llevar muy lejos al Tío Sam en el Hindu Kush hoy. Pero el problema es ¿a qué extremo se sirven los intereses estratégicos americanos incitando a los parlamentarios afganos, que temen la disolución del parlamento actual (qué ha sobrevivido a su tiempo de vida constitucional) y la elección de un nuevo cuerpo legislativo?

 

Claramente, el conjunto de parlamentarios afganos puede enfrentar dificultades serias en ser re-elegido. El Portavoz de la Casa Yunus Qanooni puede estar sintiendo que su propio futuro político parece incierto. Así, la embajada americana en Kabul tiene una buena oportunidad para persuadir al parlamento actual en poner obstáculos en el camino de Karzai en cualquier problema concebible.

 

¿Pero necesita Afganistán a estas alturas semejante crisis constitucional? Karzai ha aceptado una demanda de las Naciones Unidas para a dos extranjeros para servir, con poderes de veto, en la comisión de elección para las próximas votaciones parlamentarias. Karzai también ha nombrado una figura creíble en la silla la comisión. Estos actos subrayan la buena voluntad de Karzai para ser razonables e ir a la milla extra para ganar legitimidad internacional por el proceso democrático afgano.

 

Éstos son pasos notables hacia la transparencia compartiendo poder y gobierno constitucional para un líder en batalla que está de pie a en las barricadas.

 

En limpieza a Karzai, Obama debe echarle una mano libre para reforzar su imagen entre sus propios compatriotas como un líder afgano en lugar de como socio de Holbrooke. La próxima reunión en la Oficina Oval ofrece una oportunidad final de dirigir el proceso político afgano como una ventura colaboradora entre EEUU y el gobierno afgano, mientras le da la apariencia que es auténticamente liderada por afganos.

 

La actuación de los medios de comunicación de Holbrooke en Kabul la semana pasada estaba espantando y cualquier líder afgano auto-respetando notaría tal conducta de los extranjeros. Holbrooke leyó unilateralmente el itinerario de la visita de Karzai. Como un diplomático profesional, él conocería que Afganistán tiene un totalmente Ministerio Extranjero desflecado que le habría gustado ser visto como perfilando formalmente el itinerario para su visita de la cabeza de estado a la capital americana.

 

Los novelistas americanos William J Lederer y Eugene Burdick tenía un término famoso para cómo los virreyes americanos a veces parecen a los ojos de los extranjeros: El Americano Feo.

 

Eso era hace mucho tiempo en 1950 en el Sudeste Asia. Pero la imagen persiste. La parte triste es que la imagen del americano feo es diametralmente opuesta a las percepciones extraordinarias en la opinión mundial del propio Obama como estadista y humanista.