América apadrina la amistad Sur Asiática

 

MK BHADRAKUMAR (India)

 

19.02.2010

 

La investigación Chilcot en la decisión de Tony Blair para invadir Irak resaltó que hasta Gran Bretaña, la madre de la democracia, puede ser deficiente.

 

La desconexión entre Downing Street No.10 y la opinión pública estaba aturdiendo. India se encuentra en un punto algo similar. India y Pakistán están reasumiendo charlas al nivel de los dos ministerios extranjeros el 25 de febrero. La iniciativa vino de Nuevo Delhi como una decisión considerada por la dirección para acabar el hiato en el diálogo bilateral que sigue al 26 de noviembre, 2008 con golpes terroristas en ciudad de Mumbai.

 

El gobierno indio está determinado a reasumir el diálogo con Pakistán, pero la mayoría de la opinión en los países les desagrada cualquier charla de paz a menos que y hasta que Islamabad disuelva su infraestructura terrorista que continuamente sangra a India. Sin duda, Nueva Delhi está cambiando abruptamente el curso decidiendo que no importa el terrorismo continuo desde la tierra paquistaní, el diálogo con Islamabad debe tener lugar. Una situación como Blair la se levantara, con la dirección política india que ha adelantado a la opinión pública. El nuevo pensamiento es que los terroristas no pueden sostener el diálogo - y de hecho la trayectoria de los lazos India-Pakistán como para rescatar.

 

La ausencia de diálogo no parece detener a los terroristas de en todo caso seguir sus actividades. El nuevo pensamiento parece lógico. Pero la captura es que también implica que los terroristas basados en Pakistán es un "actor no-estado." Ése es un giro virtual en U desde la concepción tradicional de Delhi de Pakistán como un estado patrocinando el terrorismo.

 

Al presente, permanece incierto si el cambio es táctico o estratégico. De todos los relatos, las agencias de seguridad indias tienen al efecto evidencia dura que los elementos del establishment de seguridad paquistaní han guiado, eran el cerebro y hasta organizado las actividades terroristas que normalmente se atribuyen a las organizaciones extremistas como el Lashkar-e-Taiba. Como la polémica decisión de Blair, por consiguiente, que el movimiento indio para reasumir el diálogo con Pakistán se encuentra con la pesada crítica pública.

 

Blair ignoró la opinión pública cuando le convencieron que ser un compañero menor fiable para una empresa de política extranjera americana mayor estaba en los intereses más buenos de Gran Bretaña. Blair no se molestó siendo llamando un "perro de lanas americano." Pero el caso de India es diferente, aunque la reasunción de charlas India-Pakistán pasa por ser una empresa de política extranjera americana.

 

El Senador Demócrata John Kerry que encabeza el Comité de Relaciones Extranjeras del Senado americano le hizo claro durante su estancia en Nuevo Delhi el lunes, que el diálogo que comienza el 25 de febrero es "crítico para EEUU [y] dada la relación de EEUU-India, es que yo pienso muy, muy, importante". Kerry es una voz poderosa en el establecimiento de política extranjero y de seguridad de EEUU y es concebible que la agenda principal de su visita actual a Nuevo Delhi e Islamabad es tocar con el codo a los dos adversarios para bailar el tango.

 

EEUU mantiene que una reducción en las tensiones India-Pakistán auxilia a la ejecución eficaz de la guerra de AfPak. En su parte, a Delhi les gustaría ver que EEUU emerge con éxito fuera de esta guerra desesperada, y al muy menor, Delhi es particular que un desenlace trágico no será a causa de su no-cooperación. Así, contra su juicio mejor Delhi parece lejos del plan americano para "reintegrar" al Talibán - y la operación del subsuelo por la inteligencia EEUU, británica, saudita y paquistaní para reconciliarse la dirección de la línea dura del Talibán.

 

Este humor de cooperativa era muy evidente en la conferencia de Londres sobre Afganistán el 28 de enero. Sin embargo, lo qué causa la inquietud en Delhi es que la guerra en Afganistán es todo  humo y espejos.

 

Según el giro de los medios de comunicación, siguiendo una operación conjunta por la Agencia de la Inteligencia Central de EE.UU. y su colega paquistaní, Inter-Services Intelligence, el cabeza diputado Mullah Baradar de Talibán ha sido "capturado" en Karachi. Nadie cree la fábula.

 

No obstante, los medios de comunicación financiados por el gobierno EEUU ha descrito el arresto de Baradar como una "la señal importante del buena voluntad de Islamabad para perseguir redes mayores del Talibán activo en su tierra" y no perdió ningún tiempo sugiriendo que "la cooperación paquistaní contra el Taliban afgano podría permitirles a Kabul y a Washington que hablaran con ellos desde una posición de fuerza." Quizás, EEUU tiene razón que el mundo no sabe, para estar seguro que está efectuando un cambio fundamental lejos en la estrategia paquistaní de promover al Talibán hacia conformarse con un gobierno ancho basado en Kabul.

 

Excepto los cuidados de Delhi sobre la base de este optimismo americano con respecto a la bondad de naturaleza humana. Delhi agoniza:

 

¿Ha decidido Pakistán de hecho volverse contra el Taliban? Pero entonces, ése es lo que la dirección militar paquistaní le ha dicho a la dirección civil y militar americana. Por consiguiente, a Washington le gustaría que Delhi prestara su hombro para un esfuerzo conjunto para animar la tendencia paquistaní hacia el pensamiento positivo así como Kerry lo puso, Pakistán se vuelva

 

"parte del esfuerzo para remover la amenaza [terrorista] no sólo a India, sino a todos nosotros. Así esto [India-Pakistán] el diálogo, dada la relación de EEUU-India, es yo pienso muy, muy importante."

 

En su parte, EEUU está haciendo lo que puede para incentivar a Pakistán alineándose a un paquete masivo de suministros de armas al ejército paquistaní todo-poderoso, facilitando una relación de seguridad formal para Pakistán con la OTAN como un socio criando la estabilidad regional en Asia del Sur y por incluso sostener delante de Islamabad una zanahoria en la naturaleza del acuerdo de cooperación nuclear civil que India entró 2008. Y todo este Pakistán puede tener si sólo saca su mal registro de codearse con Islamistas militante y ji Adis y con respecto a ellos como sus "recursos estratégicos."

 

Todo lo que Islamabad necesita hacer es que, como dijo Kerry en una entrevista de los medios de comunicación en Delhi el lunes, "fundamentalmente, Pakistán necesita decidir donde va, qué tipo de país quiere ser y qué tipo de relaciones quiere en esta región."

 

En suma, el proyecto de paz americana ejecuta algo así: Washington está apretando a Delhi para comenzar el diálogo con Islamabad para convencer a Pakistán que no tiene nada que temer de India y debe, por consiguiente, no tener más uso del terrorismo como un instrumento de política estatal.

 

En una huella paralela, Washington alimenta a la autoestima de Pakistán como poder regional proporcionándole ayuda militar masiva que provoca un tipo de "equilibrio estratégico" en la región así Islamabad no tenga ninguna razón real ya para sentir vis.-a-vis. inseguros con India.

 

Washington estima que bajando las tensiones en Asia del Sur y la normalización de India-Pakistán le permitirán ahondar sus sociedades estratégicas con India y Pakistán. Además, con la garantía de seguridad sólida americana y OTAN gratuitamente hechas disponible, Pakistán no tendrá necesidad extensa por una "amistad de todos-los-tiempos" con China que siempre estaba de pie en el camino de una sociedad estratégica EEUU-Pakistán.

 

Y una vez que el proyecto realmente gane tracción, Washington también podría enfocar en el negocio que puede almacenarse en mercado de 100-billones de dólares de India para armas sin que Pakistán se sienta aprehensivo sobre el aumento de armas indias.

 

Es una situación "ganar-ganar".

 

La amistad criada por EEUU entre los dos principales rivales Sur asiáticos les permitirán que se reconcilien con cada hendedura privilegiada como el aliado regional importante de EEUU.

 

El Comando del Pacífico americano puede manejar India, mientras Pakistán, vendrá bajo el Comando Central americano así los dos aliados clave de EEUU se quedaran aparte de nosotros, mientras EEUU desarrolla "interoperabilidad" independientemente con las fuerzas armadas de ambos.

 

Es un paradigma doble. De hecho, hay una analogía histórica - Turquía y Grecia quizás, la OTAN no puede ofrecerles membresía pleno a India y Pakistán desde que ellos no son europeos, pero puede traerlos en un esquema de la sociedad.

 

Del punto de vista americano que también será en adelante un gran salto en la emergencia de OTAN como una organización de seguridad global. Nunca en sus 63-años de historia vieja la región se ha encontrado con semejante proyecto sofisticado americano para criar la amistad.

 

Sin embargo, se necesita una gran elipsis intelectual para el público indio y paquistaní para tomar la quintaesencia del proyecto de paz americana que ellos parecen incapaces hacer presentemente, dado su nivel de formación social después de siglos de gobierno colonial. Entretanto, las élites políticas en Delhi e Islamabad parecen haber surgido delante de la opinión pública. Ésa también era la dificultad de Blair, como la pregunta de Chilcot sobre la revelada tragedia de Irak.