La Geopolítica de los Estados Unidos

 

http://www.stratfor.com/analysis/20110824-geopolitics-united-states-part-1-inevitable-empire

 

Eche una buena mirada a la imagen debajo. Usted verá cómo un cuadro no sólo vale mil palabras, sino puede explicar el éxito de una nación entera. Cosechas a los ríos, ríos a los puertos - la base de comercio de un país puede resumirse en una sola imagen. Efectivamente, aviva recuerdos de Huckleberry Finn de Mark Twain y el Poderoso Mississippi, pero en esta imagen está la base de EEUU como poder global y una mirada fascinante en el espinazo de la economía americana.

http://img.en25.com/eloquaimages/clients/STRATFOR/%7B71783873-0276-4fa2-acc7-0b8839e4f9b1%7D_North_America_cropland_intensity_800.jpg

 

Parte 1: El Imperio Inevitable

 

Como casi todos los pueblos de América del Norte y Sur, la mayoría de los americanos no son originalmente del territorio que se volvió los Estados Unidos. Ellos son principalmente una colección diversa de gentes de una docena de diferentes Estado europeo Occidental, mezclada en con grupos más pequeños de cien más. Todas las entidades del Nuevo Mundo se esforzaron tallar una nación y Estado moderno de los continentes americanos. Brasil es un caso excelente de cómo esa lucha puede ser difícil. Los Estados Unidos cae el extremo opuesto del espectro.

 

La geografía americana es impresionante. La Cuenca de Mississippi Mayor junto con el Canal de Intra-costa tiene más kilómetros de canales interiores navegables que el resto del mundo combinado. El Medio Oeste americano está dos recubierto por este canal, y es la parte inmediato más grande del mundo de tierras de granja.

 

La Costa Atlántica americana posee más puertos mayores que el resto del Hemisferio Occidental combinado. Dos inmensos océanos aislaron los Estados Unidos de los poderes asiáticos y europeos, los desiertos separaron los Estados Unidos de México al sur, mientras los lagos y bosques separado los centros de población en Canadá de los en los Estados Unidos. Los Estados Unidos tienen sobrantes de capital, de comida y aislamiento físico más de cada otro país en el mundo por un margen sumamente grande. Así como los turcos, los americanos no son importantes debido a quién son ellos, sino debido a donde ellos viven.

 

El Corazón norteamericano

 

América del Norte es un continente triángulo formado y centrado en las porciones templadas del Hemisferio Norte. Es de tamaño suficiente que su norte alcanza totalmente el Ártico y al sur sus alcances son totalmente tropicales. Las corrientes de viento predominantes llevan humedad del oeste al este a través del continente.

 

Climáticamente, el continente consiste en una serie de ancha banda de precipitación norte-sur formada mayormente por la topografía longitudinal de la masa de tierra.

 

Las Montañas Rocosas dominan el tercio Occidental de las partes norte y central de América del Norte y genera un efecto de lluvia-sombra sólo al este de la cordillera - un área conocida familiarmente como las Grandes Llanuras. El este más lejano de esta región semi-árida son las llanuras bien-regadas de las provincias de la pradera de Canadá y el Medio-Oeste americano. Esta zona comprende la más productiva y más grande extensión inmediata en acres de tierra cultivable en el planeta.

 

Al este de esta primera zona cultivable yace una segunda cadena montañesa conocida como los Apalaches. Mientras esta cadena es por lejos más baja y delgada que las Rocosas, todavía constituye una barrera notable al movimiento y el desarrollo económico. Sin embargo, la elevación más baja de las montañas combinada con la ancha llanura costera de la Costa Oriental no produce el efecto de la lluvia-sombra de las Grandes Llanuras. Por consiguiente, la llanura costera de la Costa Oriental es bien-riega a lo largo de ella.

 

En el norte y sur del continente el alcance este patrón longitudinal no es de corte tan bastante  claro.

 

Al Norte de la región de los Grandes Lagos queda el Escudo canadiense, un área donde la repetida glaciación ha raspado la mayoría del suelo. Eso, combinado con el clima más frío del área, significa que estas tierras no son casi tan productivas como las regiones más lejanas al sur u oeste y, como a tal, siga siendo mayormente despoblada al día de hoy moderno.

 

En el sur - México - la masa de tierra norteamericano se estrecha drásticamente de más de 5,000 kilómetros (casi 3,100 millas) de ancho a, a lo sumo, 2,000 kilómetros, y en la mayoría de las locaciones menos de 1,000 kilómetros.

 

La extensión mexicana también ocurre en la zona longitudinal Montañas Rocosas /Grandes Praderas y genera un ancho, seco, levantamiento irregular que carece de la promesa agrícola de las provincias de pradera canadienses o el Medio-Oeste americano.

 

El pedazo geográfico final del continente es un istmo de ancho variable, conocido como Centroamérica que es demasiado húmedo y escabroso para desarrollar en algo más de una serie de ciudades-estado aislados mucho menos un solo país que tendría un impacto en asuntos continentales.

 

Debido a una serie de pantanos y montañas donde los dos continentes americanos se unen, no hay todavía ninguna red de camino que se los una, y los dos Americas sólo indirectamente se afectan en el desarrollo.

 

El rasgo más distintivo e importante de América del Norte es la red de ríos en el tercio medio del continente. Mientras sus componentes son más grandes en volumen y longitud que la mayoría de los ríos del mundo, esto no es lo que pone aparte a la red.

 

Muy pocos de sus afluentes empiezan en elevaciones altas y hace a inmensos tractos de estos ríos fácilmente navegables. En el caso del Mississippi, la cabeza de navegación - justo al norte de Minneapolis - está tierra adentro 3,000 kilómetros.

 

La red consiste en seis sistemas de río distintos: el Missouri, Arkansas, Rojo, Ohio, Tennessee y, por supuesto, el Mississippi. La naturaleza unificada de este sistema refuerza grandemente la utilidad de la región y potencial poder económico y político.

 

Primero, enviar bienes vía agua está en un orden de magnitud más barato que enviarlos vía tierra. La tasa específica varía mucho basado en la era tecnológica y la topografía local, pero en la era de petróleo en los Estados Unidos, el costo de transporte vía agua es bruscamente 10 a 30 veces más barato que por tierra. Este hecho simple hace que países con opciones de transporte marítimas robustas sumamente ricos en capital cuando comparado a países limitados a sólo opciones por tierra. Este factor es la razón primaria por qué los poderes económicos mayores del último medio-milenio han sido Japón, Alemania, Francia, el Reino Unido y los Estados Unidos.

 

Cuadro de texto:  Segundo, el riego de la Cuenca del Mississippi Mayor cubre grandemente las tierras cultivables de América del Norte.

 

Normalmente, las áreas agrícolas tan grandes como el Medio-Oeste americanos son profundamente sub-utilizados como el costo de envío de su rendimiento corta a las regiones densamente poblados en la economía de agricultura. La estepa de Eurasia es un ejemplo excelente. Incluso en los tiempos modernos la cosecha rusa y kazaja de vez en cuando se pudre antes de que puedan llegar al mercado. Deben construirse redes de transporte artificial masivas y deben mantenerse así para que la tierra alcance su potencial lleno.

 

No así en el caso de la Cuenca del Mississippi Mayor. El inmenso volumen de las tierras agrícolas de primera está dentro de 200 kilómetros de un estiramiento de río navegable. Todavía se usan camino y riel para la recolección, pero los puertos del río casi omnipresentes permiten fácilmente la integridad de los granjeros de la cuenca y barato no sólo no enviar sus productos a los mercados en América del Norte sino por el mundo.

 

Tercero, la unidad de la red del río facilita grandemente el problema de integración política. Todas las gentes de la cuenca son parte del mismo sistema económico y aseguran el contacto constante y los intereses comunes. Evidentemente todavía se levantan las proclividades regionales, pero ésta no es Europa del Norte, donde una variedad de sistemas del río separados ha dado lugar a identidades nacionales múltiples.

 

Cuadro de texto:  Vale la pena por qué STRATFOR pone los ríos navegables como opuestos a los litorales.

 

Primero, los ríos navegables por definición sirven dos veces el área de tierra de un litoral (los ríos tienen dos bancos, las costas una).

 

Segundo, los ríos no están sujetos a fuerzas de la marea y alivian grandemente la construcción y mantenimiento de infraestructura de apoyo.

 

Tercero, las olas de tormenta acompañan a menudo las tormentas oceánicas que fuerzan la evacuación de puertos oceánicos. Nada de esto elimina la utilidad de puertos costeros, pero en términos de la capacidad de generar regiones de capital, las costas son un segundo pobre comparado a las tierras con ríos navegables.

 

Hay tres otros rasgos - todos marítimos en su naturaleza - con influencia extensa el poder crudo que proporciona la Cuenca de Mississippi Mayor.

 

Primero es el sangrado severo del litoral de América del Norte, concede a la región una riqueza de bahías protegidas y puertos naturales de agua profundo. Los ejemplos más obvios incluyen el Golfo de San Lorenzo, Bahía de San Francisco, Bahía Chesapeake, Bahía Galveston y Long Island Sound/ Bahía New York.

 

Segundo, están los Grandes Lagos. Al contrario de la Cuenca de Mississippi Mayor, los Grandes Lagos no son ninguno naturalmente navegable debido a hielo de invierno y obstáculos como las Caídas del Niágara. Sin embargo, durante los últimos 200 años la extensa ingeniería hidrológica ha sido completada - principalmente por Canadá - para permitir navegación plena en los lagos.

 

Desde 1960, penetrando a medio camino a través del continente, los Grandes Lagos han proporcionado un sistema secundario de transporte de agua que ha abierto más aun las tierras para el uso productivo y la capacidad aun mayor proporcionada por la generación de capital norteamericano. Los beneficios de este sistema son segados principalmente por las tierras más calurosas de los Estados Unidos en lugar de las tierras más frías de Canadá, pero desde que los Grandes Lagos sólo constituyen la opción de transporte marítima de Canadá por alcanzar el interior, la mayoría de la ingeniería fue pagada por canadienses en lugar de los americanos.

 

Tercero y más importante son las líneas de la barrera de islas que parangonan el Este del continente y las costas del Golfo. Estas islas permiten el tráfico de Mississippi para viajar en un canal intra-costa protegido todo el camino al sur a Río Grande y todo el camino el norte a la Bahía de Chesapeake. Además de servir como una clase de río oceánico, la proximidad de cadena de la isla al delta de Mississippi crea una clase de extensión por toda la navegación del Mississippi, en esencia que se extiende las tendencias unificándose políticas y económicas de la Cuenca de Mississippi a la llanura costera oriental.

 

Así, la Cuenca de Mississippi Mayor es el centro del continente, y quienquiera controle el centro no sólo es cierto dominará la Costa Oriental y las regiones de los Grandes Lagos sino también tendrá el comercio agrícola, transporte, y capacidad de unificación política de ser un poder mundial - incluso sin tener que actuar recíprocamente con el resto del sistema global.

 

http://web.stratfor.com/images/northamerica/map/North_America_Geography.jpg

 

Hay, por supuesto, más a América del Norte que simplemente esta región del centro y sus satélites inmediatos. Hay también muchos estiramientos secundarios de tierra agrícola - esos justo al norte de la Cuenca de Mississippi Mayor en Canadá sur-central, las tierras justo al norte de Lago Erie y Lago Ontario, la llanura costera Atlántica que envuelve alrededor del término sur de los Apalaches, el Valle Central de California, la llanura costera del Noroeste de Pacífico, las regiones montañosas de México central y la región del Veracruz.

 

Pero todas estas regiones combinadas son considerablemente más pequeñas que el Medio-Oeste americano y no es ideal, agrícolamente, como es el Medio-Oeste. Porque los Grandes Lagos no son canales naturalmente navegables, deben construirse costosos. Las provincias de la pradera de Canadá sur-central carecen de un sistema de transporte de río en total.

 

El Valle Central de California requiere irrigación.

 

Las regiones montañosas mexicanas son semi-áridas y carecen de cualquier río navegable.

 

Los ríos de la llanura costera Atlántica americana - fluyendo abajo al lado oriental de los Apalaches - ni son particularmente lardos ni interconectados.

 

Esto los hace mucho más como los ríos de Europa Norte en que su separación localiza la existencia económica y cría identidades políticas distintas y divide la región en lugar de unirla. La formación de tales identidades locales - como opuesta a nacionales - de muchas maneras contribuyó a la Guerra Civil americana.

 

Pero los beneficios de estas regiones secundarias no son uniformemente distribuidos. A lo que es ahora México le falta incluso un solo río navegable de cualquier tamaño. Sus zonas agrícolas están desconectadas y carece pocos puertos naturales buenos. El norte de México es demasiado seco mientras su sur es demasiado húmedo - y los dos son demasiado montañosos – para apoyar centros de población mayores o actividades agrícolas robustas.

 

Adicionalmente, el terreno es simplemente bastante escabroso - haciendo el transporte sólo bastante caro - para hacer difícil para el gobierno central dar fuerza a su escrito. El resultado es cercano a la falta de ley en tierras del cartel en el norte y los espasmos irregulares de actividad secesionista en el sur.

 

Las zonas de transporte marítimas de Canadá son por lejos superiores a las de México pero empalidecen comparadas con las de los Estados Unidos.

 

Lo primero, los Grandes Lagos, no sólo requiere ingeniería pero es compartido con los Estados Unidos. La segunda, la ruta naval San Lorenzo, es una opción sólida (de nuevo con ingeniería suficiente), pero sirve una región demasiado frío para desarrollar muchos centros densos de la población. Nada de Canadá tiene los ríos naturalmente navegables, haciéndolo a menudo más atractivo para las provincias de Canadá - en particular las provincias de la pradera y Columbia británica - para integrarse con los Estados Unidos, donde el transporte es más barato, el clima apoya una población más grande y los mercados son más prontamente accesibles. Adicionalmente, el Escudo canadiense limita grandemente las oportunidades de desarrollo. Esta inmensa región - qué cubre más de la mitad de la masa terrestre de Canadá y separa rigurosamente Ciudad de Quebec, Montreal, Toronto y las provincias de pradera - consiste en un paisaje rocoso, roto, perfecto para el canoísmo pero impropio para agricultura o habitación.

 

Tanto como los Estados Unidos tienen control no in-interrumpido del centro continental - qué disfruta acceso independiente e interconectado del océano - las situaciones específicas de los límites norteños y del sur del país son algo inmaterial a la política continental. Al sur, los desiertos de Chihuahua y Sonora son una barrera significativa en ambas direcciones y hace el Río Grande sumamente poco profundo una lógica - pero escasamente en absoluto - línea fronteriza.

 

El extremo oriental de la frontera podría estar en cualquier parte dentro de 300 kilómetros norte o al sur de su situación actual (en la actualidad más al sur de los puertos de la región fronteriza - Brownsville y Corpus Christi – yacen en el lado americano de la frontera). Cuando uno se mueve hacia el oeste a las tierras yermas de Nuevo México, Arizona, Chihuahua y Sonora, las posibles variantes aumentan considerablemente.

 

Incluso controlar la boca del Río de Colorado donde se vacía en el Golfo de California no es un problema crítico, desde que el desarrollo hidroeléctrico en los Estados Unidos impide al río alcanzar el Golfo en la mayoría del año y lo hace inútil para transporte.

 

En el norte, los Grandes Lagos son obviamente un punto de descanso ideal en el medio de la región fronteriza, pero la situación específica de la línea a lo largo del resto de la frontera es principalmente irrelevante. Del este de los lagos, las montañas bajas y los bosques espesos dominan el paisaje - no la clase de terreno para generar un poder que podría desafiar la Costa Oriental americana.

 

La frontera aquí podría quedar teóricamente en cualquier parte entre la St. Lawrence Seaway y Massachusetts sin comprometer centros de población americana en la Costa Oriental (aunque, por supuesto, la línea norte más lejana será es la más afianzada de la Costa Oriental). El oeste de los lagos es pradera llana que puede cruzarse fácilmente, pero la tierra es demasiado fría y a menudo demasiado seca, y, como el este, no puede apoyar una población grande. Tanto como la frontera yace al norte del volumen de agua expansivo del Río Missouri, la situación específica de la frontera es algo académica, e incluso más se vuelve más cuando uno localiza a las Rocallosas.

 

En el extremo occidental lejano de la frontera de EEUU-Canadá está la única locación donde pudiera haber alguna fricción de frontera. La entrada a Puget Sound - uno de los puertos naturales más buenos del mundo - es ordenado por Isla de Vancouver.

 

La mayoría del anterior es territorio de Estados Unidos, pero el último es canadiense - de hecho, la capital de Columbia británica, Victoria, se sienta en la punta del sur de esa isla estratégica por precisamente esa razón. Sin embargo, el hecho que Columbia británica está más de 3,000 kilómetros de la región de Toronto y que hay un desequilibrio de población 12:1 entre Columbia británica y la Costa Oriental americana elimina grandemente la posibilidad de agresión territorial canadiense.

 

Una Historia Geográfica de los Estados Unidos

 

Es de conocimiento común que los Estados Unidos empezaron como 13 colonias rebeldes a lo largo de la costa oriental del centro de un tercio del continente norteamericano. Pero los Estados Unidos como entidad no eran al principio una cosa segura. Francia controlaba el volumen del territorio útil que a su tiempo les permitiría a los Estados Unidos que subieran al poder, mientras el imperio español alardeaba de una economía más grande y más robusta y población en el Nuevo Mundo que los Estados Unidos novatos. La mayoría de las originales 13 colonias fueron pobladas ligeramente por normas europeas - sólo Filadelfia podría ser considerada una verdadera ciudad en el sentido europeo - y fue unido por sólo lo más básico de infraestructura física. Adicionalmente, los ríos fluyeron del oeste al este por la llanura costera, tendiendo a secuestrar las identidades regionales en lugar unificar.

 

Pero los jóvenes Estados Unidos tenían dos ventajas.

 

Primero, sin excepción, todos los imperios europeos vieron sus tenencias del Nuevo Mundo como preocupaciones secundarias. Para ellos, el juego real - y siempre la guerra real - estaba en otro continente en un hemisferio diferente.

 

Las colonias extranjeras de Europa o eran las fuentes suplementarias de ingreso o chispas a ser comerciadas en la mesa de póker de Europa. Francia no se molestó usando sus territorios americanos incluso para disponer de segmentos indeseables de su sociedad, mientras España les concedió ancha latitud a sus virreyes en cómo ellos gobernaron territorios imperiales simplemente porque no era muy importante tanto como los embarques de plata y oro siguieron llegando. Con atenciones europeas desviadas en otra parte, los jóvenes Estados Unidos tenían una oportunidad de tallar relativamente un futuro para sí mismo libre de los enredos europeos.

 

Segundo, los Estados Unidos tempranos no enfrentaron ningún desafío geográfico severo. El sistema de barrera de islas y los ríos locales proporcionaron varias opciones que permitieron la rápida expansión cultural y económica de arriba a abajo de la Costa Oriental. La llanura costera - particularmente en lo que se volvería el Sur americano - era suficientemente ancho y bien-regado para permitir la expansión firme de ciudades y tierra de granjas.

 

Las opciones eran limitadas, pero así eran los desafíos. Ésta no era Inglaterra, una isla que forzó su estatus temprano a costa de una armada.

 

Ésta no era Francia, un país con tres costas y dos fronteras de la tierra que le obligaron a París a que tratara constantemente con amenazas desde las direcciones múltiples.

 

Ésta no era Rusia, un país masivo sufriendo de estaciones de crecimiento cortas que fueron obligadas a expender sumas inmoderadas de capital simplemente en infraestructura para intentar se alimentarla.

 

En cambio, los Estados Unidos podrían existir en paz relativa durante sus primeras pocas décadas sin necesitar preocuparse por cualquier omnipresente ejército de gran potencia, o los desafíos económicos, así que no tenía la guarnición un ejército grande. Cada trozo de energía que el país joven poseyó podría gastarse en hacerse más sustentable. Cuando visto juntos - la robusta red de transporte natural que recubre inmensos tractos de excelente tierra de granja, compartiendo un continente con dos poderes mucho más pequeños y más débiles - es inevitable que quienquiera controla que el tercio medio de América del Norte será un gran poder.

 

Imperativos geopolíticos

 

Con estas entradas básicas, la política americano se presentó a un juego de imperativos que tenía que lograr para ser una nación exitosa. Ellos sólo raramente se declaran elementos de política nacional y sirven en cambio como una clase de juego subconsciente de pautas establecidas por la geografía que la mayoría de los gobiernos - sin tener en cuenta composición o ideología - se hallan ellos siguiendo.

 

Los imperativos estratégicos de los Estados Unidos se presentan aquí en cinco partes.

 

Normalmente se siguen imperativos en orden, pero hay tiempo considerable que se superpone entre los primeros dos y los segundos dos.

 

1. Dominar la Cuenca del Mississippi Mayor

 

La nación temprana era particularmente vulnerable a su anterior amo colonial.

 

Las originales 13 colonias eran económicamente ligadas en el Imperio británico, y comerciando con otros poderes europeos (en el momento no había ningún otro estado independiente en el Hemisferio Occidental) requirió navegar los mares que los británico continuaron gobernando. Adicionalmente, la naturaleza casi exclusivamente costera de las colonias les hacía presa fácil para que esa misma armada debiera hostilizar siempre para comenzar de nuevo, como se manejó casa brutalmente en la Guerra de 1812 en la que Washington fue saqueado.

 

Hay sólo dos maneras de proteger una comunidad costera del poder del mar. La primera es oponerse con otra armada. Pero las armadas son muy caras, y era todo los que Estados Unidos podrían hacer en sus primeros 50 años de existencia para pasar revista a una marina mercante para ayudar con comercio. La armada de Francia simbolizaba durante la Guerra Revolucionaria para reprimir el poder británico, pero una vez que la independencia estaba asegurada, París no tenía interés extenso proyectando poder a la orilla oriental de América del Norte (y, de hecho, casi luchó una guerra con el nuevo país en los 1790s).

 

El segundo método de proteger una comunidad costera es desarrollar territorios que no son absolutamente dependientes del mar. Aquí es que donde los Estados Unidos pusieron la base para volverse un poder mayor, desde que la profundidad estratégica ofrecida en América del Norte era la Cuenca de Mississippi Mayor.

 

Lograr tal profundidad estratégica era un imperativo económico y militar. Con pocas excepciones, la población americana estaba basada a lo largo de la costa, e incluso las excepciones - como Filadelfia - se alcanzaban fácilmente vía los ríos.

 

Los Estados Unidos no eran completamente dependientes en el sistema imperial inglés sólo para bienes terminados y mercados sino también para el volumen de sus materias primas no-agrícolas, en particular carbón y MENA de hierro. Extenderse tierra adentro les permitió a los americanos sustituir suministros adicionales de las minas en las Montañas Apalaches. Pero esas mismas montañas también limitaron simplemente cuánta profundidad pudieran lograr los americanos tempranos. Los Apalaches no pueden ser los Alces suizos, pero ellos eran suficientemente escabrosos ponerse un freno a cualquier profunda y rápida expansión interior. Llegando incluso al Valle del Río Ohio - todos los cuales ponía dentro de los territorios iniciales de los Estados Unidos independientes - era principalmente bloqueado por los Apalaches.

 

El Río Ohio enfrentó el problema adicional de agotarse en el Mississippi, la orilla occidental del que era el territorio francés de Louisiana y todos lo cual se vació a través de la ciudad totalmente retenida por los franceses de Nuevo Orleans.

 

Los Estados Unidos resolvieron este problema en tres fases. Primero, había la compra directa del Territorio de Louisiana de Francia en 1803. (Técnicamente, el Territorio de Louisiana de Francia fue tenido por español a estas alturas, su propiedad habida cambalacheada como resultado del Tratado de París en 1763 que acabó la Guerra de Siete Años.

 

En octubre de1800, Francia y España estaban de acuerdo en secreto para devolver las tierras al control francés, pero las noticias del traslado no se hicieron públicas hasta la venta de las tierras en cuestión a los Estados Unidos en julio 1803. Por consiguiente, entre 1762 y 1803 el territorio era legalmente territorio de la corona española pero operacionalmente era un territorio mixto bajo un mosaico cambiante de gerencia francesa, española y americana.)

 

En el momento, Napoleón estaba ciñendo para una serie mayor de guerras que llevarían su nombre. Francia no sólo necesitaba dinero en efectivo sino también ser relevada de la carga de defender la seguridad de un grande pero ligeramente poblado territorio en un hemisferio diferente. La Compra de Louisiana no sólo duplicó el tamaño de los Estados Unidos sino también le dio la propiedad directa de casi todas las cuencas de los ríos Mississippi y Missouri. La inclusión de la ciudad de Nuevo Orleans en la compra les concedió control pleno a los Estados Unidos sobre la cuenca entera. Una vez el territorio fue comprado, el desafío era desarrollar las tierras. Algunos colonos emigraron al norte de Nuevo Orleans, pero la mayoría vino vía una ruta diferente.

http://web.stratfor.com/images/northamerica/map/US_old_territories_800.jpg

 

La segunda fase de la estrategia de profundidad estratégico era la construcción de esa ruta diferente: el Camino Nacional (aka el Camino de Cumberland). Este proyecto unió primero Baltimore a Cumberland, Md. - la cabeza de navegación del Potomac - y entonces al Valle Río Ohio en Wheeling, W. Va., a través de 1818.

 

Después las fases extendieron el camino por Ohio (1828), Indiana (1832) y Illinois (1838) hasta él en el futuro llegó a Jefferson City, Mo., en los 1840s. Este camino solo (conocido en tiempos modernos como Ruta 40 de EEUU o Interestatal 70 por la mayoría de su longitud) les permitió a los pioneros americanos establecer directamente Ohio, Indiana, Illinois y Missouri y les concedió el acceso inicial a Michigan, Wisconsin, Iowa y Minnesota. Por la mejor parte de un siglo, era la ruta pesadamente transitada en el país, y no sólo les permitió a los americanos establecer el nuevo Territorio de Louisiana sino también tomar la ventaja de las tierras cedidas por finalmente los británicos en 1787. Con la realización del camino, las originales 13 colonias finalmente alcanzaron la Cuenca del Mississippi Mayor vía una ruta que no podría ser desafiada por ningún poder externo.

 

La tercera fase de la estrategia temprana de expansión americana era en esencia una extensión del Camino Nacional vía una serie de senderos de establecimiento, por lejos el más importante y famoso de los cuales era el Sendero de Oregón. Mientras menos que una construcción formal el Camino Nacional, el Sendero de Oregón abrió territorios más grandes por lejos.

El sendero era directamente responsable por el establecimiento inicial de Kansas, Nebraska, Wyoming, Idaho y Oregón.

 

Una riqueza de senderos secundarios echó ramas de la arteria principal – los senderos Mormón, Bozeman, California y Denver - y extendido los esfuerzos de establecimiento a Montana, Colorado, Utah, Nevada y California.

 

Los senderos estaban todos activos desde los tempranos 1840s hasta la realización de la primera vía férrea transcontinental del país en 1869. La realización de ese proyecto redujo el tiempo viaje Costa Este - Costa oeste de seis meses a ocho días y cortó el costo a través de 90 por ciento (casi $1,100 dólares en 2011).

 

El río de colonos en una noche se convirtió en un diluvio y cementando finalmente la hegemonía americana sobre de sus inmensos territorios.

 

http://web.stratfor.com/images/northamerica/map/US_settling_routes_800.jpg

 

Colectivamente, la Compra de Louisiana, el Camino Nacional y el Sendero de Oregón facilitaron la expansión cultural más grande y más rápida en la historia humana. Del principio al fin, el proceso entero requirió menos de 70 años. Sin embargo, debe notarse que la última parte de este proceso - el afianzando de la Costa Oeste - no era esencial a seguridad americana.

 

El Valle del Río Columbia y el Valle Central de California no son territorios americanos críticos.

 

Cualquier entidad independiente basada en cualquiera no podría generar una fuerza posiblemente capaz de amenazar la Cuenca de Mississippi Mayor. Esto apenas significa que estos territorios son poco atractivos o una pérdida neta a los Estados Unidos - ellos les conceden acceso pleno a los Estados Unidos a la cuenca comercial del Pacífico entre otras cosas, - sólo que el control de ellos no es indispensable a la seguridad americana.

 

2. Eliminar todas las amenazas basadas en Tierra en la Cuenca de Mississippi Mayor

 

La primera amenaza por tierra a los jóvenes Estados Unidos era en esencia la segunda fase de la Guerra Revolucionaria - un re-enfrentamiento entre el Imperio británico y los jóvenes Estados Unidos en la Guerra de 1812.

 

Que la armada británica pudo sacar de la lucha algo que los americanos podrían hacer flotar era obvio, y el asedio naval estaba aplastando a una economía dependiendo del tráfico costero. Geopolíticamente, la parte más crítica de la guerra era la participación de Canadá británico semi-independiente. No era ninguna tanta participación canadiense en cualquier batalla específica de la guerra (aunque las tropas canadienses jugaron un papel principal en el saqueo de Washington en de agosto de 1814) cuando era que esa fuerza canadiense, diferente a los británicos, no tenía una línea del suministro que se estiraba por el Atlántico.

 

Ellos ya estaban en América del Norte y, como a tal, constituyó una amenaza física directa a la existencia de los Estados Unidos.

 

A Canadá le falta muchas de las ventajas naturales de los Estados Unidos hasta igualan antes que los americanos pudieron adquirir el Territorio de Louisiana.

 

Primero y más obvio, Canadá es por lejos bastante al norte que su clima es por lejos más áspero que el de los Estados Unidos, con todas las complicaciones uno negativas que se esperaría para la población, agricultura y infraestructura. Qué pocos ríos Canadá ni tiene ni se interconectan ni siguen siendo utilizable en el año. Mientras los Grandes Lagos no se hielan típicamente, algunas de las conexiones de río entre ellos si lo hacen. La mayoría de estas conexiones del río también tienen rápidos y caídas y limitan su utilidad grandemente como una red de transporte. Canadá los ha hecho más utilizable vía los grandes proyectos de canal, pero la baja población del país y el clima difícil reprimen grandemente su habilidad de generar capital localmente.

 

Cada proyecto de infraestructura viene a un gran costo de oportunidad, semejante alto costo que la St. Lawrence Seaway - una serie de cerraduras que se unen el St. Lawrence River a los Grandes Lagos y permiten acceso al océano pleno - no se completó hasta las 1959.

 

Canadá también es desafiado mayormente por la geografía. Las provincias marítimas - particularmente Newfoundland y Príncipe Edward Island - están desconectadas de la masa de tierra canadiense e incapaces para capitalizar en qué bendiciones geográficas el resto del país disfruta.

 

Les falta incluso la opción de integrar el sur con los americanos y así es perennemente pobre y ligeramente poblado comparado al resto del país. Incluso en el día de hoy, qué centros de población tiene Canadá se separan geográficamente entre si por el Escudo canadiense y las Montañas Rocosos.

 

Como el tiempo avanzó, ninguna de las debilidades geográficas de Canadá funcionó. Incluso las provincias occidentales - Columbia británica, Alberta, Saskatchewan y Manitoba - se unen al centro de Canadá por sólo un solo corredor de transporte que serpentea 1,500 kilómetros a través del vacío de Ontario occidental y central norte de del Lago Superior. Todas las cuatro provincias han sido forzadas por la geografía y la necesidad de ser integrado más económicamente con sus vecinos del sur que con sus compañeros de las provincias canadienses.

 

Tales desafíos a la unidad y desarrollo fueron de ser inoportuno y caros a peligroso cuando los británicos acabaron su compromiso en la Guerra de 1812 en febrero de 1815. Los británicos estaban exhaustos de las Guerras Napoleónicas en Europa y, con el Imperio francés que ha esencialmente implosionado, estaba más interesado en reformar el equilibrio europeo de poder que ser re-atractivo a los americanos en América del Norte distante.

 

Por su parte, los americanos estaban movilizados, enfadados y - recordando vivamente el saquea de Washington Canadiense/Británico - ponderando la venganza.

 

Esto dejó un Canadá geográfica y culturalmente fracturado arrastrando una confrontación a largo plazo, solitaria con un poder local hostil y fortalecido. Durante las décadas siguientes, los canadienses tenían poca opción pequeña sino degradar sus lazos al Imperio británico cada vez más desinteresados, adoptar la neutralidad política vis-a-vis con Washington, y empezar la integración económica formal con los Estados Unidos. Cualquier otra opción habría puesto a los canadienses en el camino a otra guerra con los americanos (esta vez probablemente sin los británicos), y esa guerra podría tener sólo un resultado.

 

Con su frontera norteña afianzada, los americanos se pusieron a cortar tanta otra influencia extra-hemisférica de América del Norte como posible. Las Guerras Napoleónicas no sólo habían absorbido atención británica pero también habían estrellado poder el español (Napoleón realmente tuvo éxito capturando temprano al rey de España en los conflictos). Usando una combinación de asentamientos ilegales, presión militar y diplomacia, los Estados Unidos pudieron ganar el control del este y Florida oriental de Madrid en 1819 a cambio de reconocer demandas españolas a lo que es ahora conocido como Texas (Tejas al español del día).

 

Este “reconocimiento” no era remotamente serio. Con España que se devana de las Guerras de Napoleónicas, el control español de sus colonias del Nuevo Mundo estaba en lo mejor raído.

 

La mayoría de las tenencias de España en el Hemisferio Occidental o había establecido ya su independencia cuando Florida fue cedida oficialmente, o - como en México - estaba luchando amargamente por esta.

 

http://web.stratfor.com/images/northamerica/map/World_Agriculture_1280.jpg

 

México logró su independencia unos meros dos años después que España cedió Florida, y los esfuerzos de los Estados Unidos por afianzar sus fronteras del sudoeste cambiaron a un esfuerzo ruidoso minar y finalmente tallar a la una entidad Hemisférica Occidental permaneciendo que podría desafiar los Estados Unidos potencialmente:

 

México.

 

Las cuencas del Ohio y Mississippi Superior eran recursos muy importantes, desde que ellos no sólo mantuvieron amplia tierra para asentamiento sino también la suficiente producción de grano y el transporte fácil. Puesto que ese transporte les permitió a los comerciantes americanos acceder fácilmente a los mercados internacionales más anchos, los Estados Unidos se transformaron rápidamente de una nación costera pobre a un exportador masivo de artículos rico en capital. Pero estos territorios internos albergaron una falla potencialmente fatal: Nueva Orleans.

 

Debía cualquier nación sino los Estados Unidos controlar este solo punto, la red marítima entera que hizo que tal valioso territorio a América del Norte se tendría rehén a los antojos de un poder extranjero. Esto es por qué los Estados Unidos compraron Nuevo Orleans.

 

Pero incluso con la Compra de Louisiana, poseerla no era igual que afianzar, y todas las ganancias del Ohio y Louisiana establecieron esfuerzos requeridos afianzando permanente Nueva Orleans. Claramente, la amenaza de seguridad potencial más grande a los Estados Unidos era México recientemente independiente, la frontera desde Nuevo Orleans que era sólo 150 kilómetros. De hecho, la seguridad de Nueva Orleans era más incierta aun de lo que sugirió que semejante distancia pequeña.

 

La mayoría de Texas oriental eran llanuras arboladas y colinas con amplios suministros de agua - el territorio ideal para hospedar y apoyar una fuerza militar sustancial.

 

En contraste, Louisiana del sur era un pantano. Sólo la propia ciudad Nuevo Orleans podría alojar fuerzas, y ellos necesitarían ser proporcionados desde otra situación vía naval. No requirió una estrategia militar particularmente diestra para prever un ataque mexicano sobre la ciudad.

 

Estados Unidos diluyó y alejó esta amenaza potencial de cualquier establecimiento o no sólo en su propio lado de la región fronteriza pero por otro lado también, empujando hasta la frontera legal reflejó la frontera natural - los eriales del desierto.

 

Así como el plan americano por tratar con Canadá fue formado por la debilidad geográfica de Canadá, los esfuerzos de Washington por escudar primero contra y finalmente tomar partes de México fueron formados por las limitaciones geográficas de México.

 

A principios de los 1800 México, como los Estados Unidos, era un país muy joven y mucho de su territorio era similarmente incierto, pero simplemente no podría extenderse tan rápidamente como los Estados Unidos para una variedad de razones. Obviamente, los Estados Unidos disfrutaron una ventaja, después de haber afianzado su independencia en 1783 mientras México se hizo independiente en 1821, pero las razones más profundas están arraigadas en las diferencias geográficas de los dos estados.

 

En los Estados Unidos, el sistema de transporte barato les permitió a los colonos tempranos obtener rápidamente sus propios tractos pequeños de tierra. Era una opción atractiva que ayudó a alimentar las olas de migración temprana en los Estados Unidos y luego en el interior del continente.

 

Las filas de hacendados exportaron su rendimiento agrícola cediendo al Camino Nacional a la Costa Oriental o bajan el Ohio y ríos de Mississippi y en a Europa. Los pueblos pequeños se formaron como riqueza colectada en los nuevos territorios, y a tiempo aumentaron las riquezas al punto que porciones de los Estados Unidos tenían el capital necesario para industrializar. La naturaleza interconectada del Medio-Oeste aseguró economías de escala suficientes para reforzar este proceso, y las conexiones entre el Medio-Oeste y la Costa Oriental eran suficientes para permitir adelantos en una región para jugar y fortalecer el otro.

 

México, en contraste, padeció una falta completa de ríos navegables y tenía sólo un solo puerto bueno (Veracruz). Adicionalmente, esos pedazos de tierra cultivable que poseyó ni se reunieron en una masa singular como el interior americano ni se situaron en bajas elevaciones.

 

La región Ciudad de México sólo es cultivable porque se sienta en una elevación alta - por lo menos 2,200 metros sobre el nivel *del mar - alzándolo de la zona del clima subtropical que predomina a esa latitud.

 

Esto presentó a México con una multitud de problemas. Primero y obviamente, la falta de canales navegables y la falta de puertos redujeron drásticamente la capacidad de México de mover bienes y por eso generar su propia capital.

 

Segundo, la naturaleza no-asociada de las regiones agrícolas de México forzó la construcción de infraestructuras separadas, no-integradas para cada sub-región individual y levanta drásticamente los costos de incluso desarrollo básico. Había pocas economías de escala para tener, y los adelantos en una región no podrían sostener a otra.

 

Tercero, la naturaleza de la región montañosa del centro de Ciudad de México requirió una infraestructura más cara aun, desde que todo tuvo que ser transportado a las montañas desde  Veracruz. Los desafíos de ingeniería y los costos eran tan extremos y la capacidad de México de financiarlos así fatigó la vía férrea 410-kilómetros que une Ciudad de México y Veracruz no se completó hasta 1873. (Por ese punto, los Estados Unidos tenían dos líneas intercontinentales y bruscamente 60,000 kilómetros de vías férreas.)

 

El costo más alto de desarrollo en México producía una estructura económica y social muy diferente comparada a los Estados Unidos. En lugar de pequeños terratenientes, la agricultura mexicana fue dominada por un número pequeño de españoles ricos (o sus descendientes) quién podría permitirse el lujo de costos importantes altos de crear plantaciones. Así considerando que los colonos americanos eran tradicionalmente granjeros soldados que poseyeron su propia tierra, los colonos mexicanos eran obreros principalmente ligados por contrato o siervos del facto en el empleo de oligarcas locales.

 

Los hacendados mexicanos habían, en esencia, creado sus propios pueblos de compañía y vieron poco beneficio agrupando sus esfuerzos para industrializarse. Haciendo eso habrían minado así su control de sus feudos económicos y políticos. Esta estructura social ha sobrevivido al día de hoy, con el volumen de poder político y económico mexicano sostenido por las mismas 300 familias que dominaron los años tempranos de México, cada uno con su centro de poder geográfico local.

 

Para los Estados Unidos, la atracción de poseer el propio destino de uno le hizo el destino de opción para la mayoría de los trabajadores migratorios europeos.

 

En el momento que México logró la independencia que tenía 6.2 millones de personas contra la población americana de 9.6 millón. En sólo dos generaciones - para 1870 - la población americana había ido en globo a 38.6 millón mientras México era sólo 8.8 millón.

 

Este crecimiento de población de EEUU., combinado con la capacidad de los Estados Unidos de industrializar orgánicamente, no sólo le permitido desarrollarse económicamente sino también le permitió que proveyera bienes para su propio desarrollo.

 

El esfuerzo americano contra México tuvo lugar en dos teatros. El primero era Texas, y los medios primarios eran establecimiento como habilitado por la familia Austin. La mayoría los estudiosos de Texas empiezan la historia de Texas con Stephen F. Austin, considerado por ser la personalidad dominante en la formación de Texas. STRATFOR empieza antes con el padre de Stephen, Moses Austin.

 

En 1796 de diciembre, Moses se relocalizó de Virginia a entonces Missouri español - una región que habría, dentro de una década, volverse parte de la Compra de Louisiana - y empezó invirtiendo en operaciones mineras.

 

Él juró lealtad a la corona española pero obtuvo el permiso para ayudar a establecer la región - algo que él hizo con ciudadanos americanos, no españoles.

 

Una vez que Missouri se volvió territorio americano, Moses cambió su atención al sur a la nueva frontera y usó sus contactos en el gobierno español para reproducir sus actividades de Missouri en Tejas español. Después de la muerte de Moses en 1821, su hijo tomó el negocio familiar de establecer los intereses demográficos y económicos americano en el lado mexicano de la frontera.

 

Si los Austin eran agentes americanos o simplemente especuladores son es pertinente; el resultado final era un sesgado temprano de Tejas en la dirección de los Estados Unidos. Los esfuerzos de Stephen comenzaron el mismo año como la muerte de su padre que fue el mismo año que la larga guerra de independencia de México contra España acabó.

 

En ese momento, Tejas hipana/mexicana estaba casi desprovista de colonos - anglos o hispanos - así las originales 300 familias que Stephen F. Austin ayudó a establecen inmediatamente en Tejas dominaron la demografía del territorio y economía. Y desde ese punto en los Estados Unidos no tan calladamente se animó inmigración en Tejas mexicana. Una vez que la población de Tejas se identificó más con los Estados Unidos que con el propio México, el trabajo duro ya estaba hecho.

 

Cuando las hostilidades irrumpieron entre la Ciudad de México y estos “Tejanos”, los llamados intereses financieros americanos - notablemente los bancos de la reserva regional americana - bancaron la Revolución de Texas de 1835-1836.

 

Fue en esta guerra que se luchó uno de las batallas más importantes de la edad moderna. Después de capturar el Alamo, el dictador mexicano General Antonio Lopez de Santa Anna marchó al norte y luego al este con la intención de quebrar las fuerzas de Texas en una serie de compromisos. Con los tejanos superados por un factor de más de cinco a uno, todo indicaba que las fuerzas mexicanas prevalecerían sobre los rebeldes de Texas. Pero sin no poca cantidad de suerte los tejanos se manejaron no sólo para derrotar las fuerzas mexicanas en la Batalla de San Jacinto sino también capturar al propio Santa Anna y forzar un tratado de secesión sobre el gobierno mexicano. Un Texas independiente nació y los Texianos se volvieron tejanos.

 

Sin embargo, si la batalla hubiera ido en otra manera las fuerzas Texianas no se habrían simplemente derrotado sino habrían sido aplastado. Era obvio a los mexicanos que los Texianos habían estado luchando con armas hechas en los Estados Unidos, comprados de los Estados Unidos con dinero prestado por los Estados Unidos.

 

No habría habido fuerza militar subsecuentemente entre el ejército mexicano y Nueva Orleans, no habría requerido un plan particularmente ingenioso para las fuerzas mexicanas para capturar Nuevo Orleans. Bien podría ser México - no los Estados Unidos - quien controló el acceso al centro norteamericano.

 

Pero la supremacía mexicana sobre América del Norte no estaba para ser, y los Estados Unidos se continuaron consolidando. El próximo orden de negocio estaba asegurando que ese Texas ni se retiró bajo el control mexicano ni pudo persistir como una entidad independiente.

 

Texas era prácticamente una república todavía-nacido. La mitad occidental de Texas padece tierra rocosa y aridez, y sus ríos son por la mayor parte no navegable. Como México, su desarrollo exitoso requeriría una aplicación masiva de capital, y sólo logró su independencia aumentando mucho su deuda. Esa deuda se debió principalmente a los Estados Unidos, los que no escogieron cancelación cualquiera en la conclusión de la guerra. Agregue en que Texas independiente tenía sino 40,000 personas (comparó a la población americana en el momento de 14.7 millón) y el futuro del nuevo país era - a mejor - yermo.

 

Texas solicitó la estadidad inmediatamente, pero las disputas políticas domésticas (tejanas y americanas) y una negativa de Washington para aceptar la deuda de Texas como una responsabilidad federal americana previnieron la anexión inmediata.

 

Dentro de unos años cortos, la deteriorada posición financiera de Texas' combinado con un México dispuesto a la venganza duro por su frontera todavía disputada le obligó a Texas a que accediera a los Estados Unidos en los términos de Washington en 1845.

 

Desde ese punto los Estados Unidos entraron a raudales recursos suficientes en su más nuevo territorio (intercambiando finalmente casi un-tercio de territorio de Texas por la integridad de la carga de deuda del país anterior en 1850, dándole su forma contemporánea a Texas) y puesto sobre dar vigencia a la nueva frontera de México-EEUU.

 

Qué nos trae nos a la segunda parte de la estrategia americana contra México. Mientras los Estados Unidos estaban ocupados apoyando la autonomía Texian/Texan, también estaba minando control de las tierras hispano/mexicano de lo que se volvería el Sudoeste americano más lejos al oeste. El pilar importante de esta estrategia era otro de los senderos americanos famosos: el Santa Fe.

 

Contrariamente a sabiduría convencional, el Santa Fe Trail no sólo se formó antes que el Territorio de Nueva México se vuelva americano, o incluso antes de que Texas se volviera un estado americano, sino antes que el territorio se vuelva formalmente mexicano - los Estados Unidos fundaron el sendero cuando Santa Fe todavía era mantenido por la autoridad española.

 

El propósito del sendero era doble: primero, para llenar la región en el otro lado de la frontera de un número suficiente de americanos para que la región se identificara con los Estados Unidos en lugar de con España o México y, segundo, establecer una dependencia económica entre los territorios mexicanos norteños y los Estados Unidos.

 

Las opciones de transporte más favorables de los Estados Unidos y demografía de trabajo le concedieron capital y habilidades que necesitaba para industrializar en un momento cuando México todavía estaba batallando con España por su independencia.

 

El Santa Fe Trail empezó no sólo llenando la región de colonos americanos sino también con bienes industriales americanos que los mexicanos no meter en el hemisferio en otra parte.

Aun cuando la carrera para dominar las tierras de Nuevo México y Arizona había sido justa, los eriales del Chihuahua, Sonora y Mojave grandemente desiertos impidieron la capacidad de México de establecer la región con sus propios ciudadanos.

 

México rápidamente se quedó atrás económica y demográficamente en el concurso por sus propios territorios norteños. (A propósito, los Estados Unidos intentaron una política de asentamiento similar en Canadá occidental, pero fue detenido por la Guerra de 1812.)

 

Los dos esfuerzos - recortar Texas y dominando el Sudoeste demográficamente y económicamente - vinieron a una cabeza en la Guerra México-americana 1846-1848.

 

En esa guerra los americanos lanzaron una serie de ataques de diversión por la región fronteriza y arrastraron el volumen de fuerzas mexicanas en marchas largas, arduas por los desiertos mexicanos. Una vez que las fuerzas mexicanas estaban lejos totalmente comprometidas al norte de los territorios del centro de México - y en el lado malo de los desiertos - las fuerzas americanas hicieron un desembarco anfibio y rápidamente capturaron México sólo tomando el puerto de Veracruz antes de marchar adelante y capturando la Ciudad de México, la capital del país.

 

En el arreglo de posguerra, los Estados Unidos ganaron control de todas las tierras de México del norteño que podrían sostener poblaciones regulares y poner la frontera con México a través del Desierto de Chihuahua, como bien una frontera internacional como uno puede encontrar en América del Norte. Esto eliminó a México firmemente como amenaza militar.

 

3. Control de los acercamientos del Océano a América del Norte

 

Con los Estados Unidos no habiendo simplemente asegurado su orilla por tierra sino habiendo asegurado que sus vecinos norteamericanos fueran geográficamente incapaces de desafiarlo, la atención de Washington cambió a abreviar la próxima amenaza potencial: un ataque desde el mar.

 

Habiendo sido establecido por los británicos e integrándose económicamente en su imperio por más de un siglo, los americanos entendieron muy bien que podría usarse el poder del mar para localizarlos de Europa o en otra parte, superando la maniobra de su fuerza de tierra y atacan antojo de quienquiera controlaba las naves.

 

Pero los americanos también entendieron que el poder del mar útil tenía requisitos. El cruce Atlántico era por mucho tiempo uno que dejaba exhausto a sus tripulaciones y pasajeros. Las tropas simplemente no podrían navegar directamente y llegar listas para luchar. Ellos requirieron recuperación en tierra antes de comprometerse en una guerra. Tales naves y sus tripulaciones también requirieron re-suministro local. Cargar con todo lo necesitado para el viaje por el Atlántico y una campaña militar no dejaría ningún espacio en las naves para las tropas. Cuando la tecnología naval avanzó, las naves que también requirieron  carbón, que hicieron necesario una constelación de estaciones carboneras cercanas a cualquier teatro de operaciones. De ahí, un ataque naval requirió bases avanzadas que experimentarían un tráfico así fuerte como la punta de la lanza de cualquier esfuerzo de la invasión.

 

Finalmente, fue una decisión rusa que estimuló a los americanos a la acción. En 1821 los rusos formalizaron su demanda a la orilla noroeste de América del Norte, completando con una declaración a cualquier nave de acercarse dentro de 100 millas de su litoral. La demanda rusa se extendió como al sur lejano como el paralelo 51 (el extremo norte de la Isla de Vancouver).

 

Un esfuerzo ruso particularmente intrépido incluso vio la fundación de Foro Ros, menos de 160 kilómetros al norte de Bahía de San Francisco para afianzar un suministro (relativamente) local de comestible para el esfuerzo colonial americano de Rusia.

 

En contestación a la necesidad geopolítica más ancha así como el desafío ruso específico, los Estados Unidos emitieron la Doctrina Monroe en 1823. Afirmó que a los poderes europeo no se les permitirían formar nuevas colonias en el Hemisferio Occidental y que, si un poder europeo debe perder su toma existente en una colonia Nuevo Mundial, se usaría el poder americano para prevenir su re-entrada. Era una política de fanfarronada, pero puso la base en las mentes americanas y europeas que el Hemisferio Occidental no era ningún territorio europeo. Con todos los años que la fanfarronada de los americanos no fue llamada, la posición de Estados Unidos ganó un poco más credibilidad.

 

Todo el rato los Estados Unidos acostumbraron la diplomacia y su peso económico creciente para expandirse. En 1867 los Estados Unidos compraron el Territorio de Alaska de Rusia, quitando la débil influencia de Moscú del hemisferio y afianzando a los Estados Unidos de cualquier acercamiento costero del noroeste de Asia.

 

En 1898, después de una generación de manipulaciones políticas que incluyeron patrocinar un golpe indirectamente, Washington firmó un tratado de anexión con el Reino de Hawaii. Esto no sólo afianzó el depósito de suministros más importante en todo el Pacífico sino también el último parche de tierra en cualquier ruta de invasión por mar desde Asia a la Costa Oriental americana.

 

El Atlántico se demostró más problemático. No hay muchos parches de tierra en el Pacífico, y la mayoría de ellos está en los alcances occidentales extremos del océano y aseguran un tapón así había relativamente fácil. En el lado Atlántico, invadieron muchos imperios europeos estaban firmemente atrincherados muy cerca de las orillas americanas. Los británicos tenían bases en Canadá marítima y las Bahamas. Varios poderes europeos sostuvieron colonias caribeñas todos de los cuales se comprometieron en un comercio masivo con la Confederación durante la Guerra Civil americana. Los españoles, mientras completamente arrojados del continente a finales de los 1820s, todavía tenían Cuba, Puerto Rico y la mitad oriental de Española (República Dominicana de hoy).

 

Todos eran problemáticos a los Estados Unidos crecientes, pero era Cuba que era el problema molestando. Así como la ciudad de Nuevo Orleans es crítica que porque eje de agua del Mississippi entero, Cuba, también, es crítica que porque vigila los accesos de Nuevos Orleans al mundo más ancho de su percha en el Canal de Yucatán y Estrechos de Florida.

 

Ningún poder cubano nativo es bastante fuerte para amenazar a los Estados Unidos directamente, pero como Canadá, Cuba podría servir como un punto del lanzamiento para un poder extra-hemisférico. En la altura de poder de España en el Nuevo Mundo controlaba Florida, el Yucatán y Cuba - precisamente los pedazos de territorio necesarios para neutralizar Nueva Orleans.

 

A finales del siglo 19, esas tenencias se habían cortado dejando Cuba solo, y por ese tiempo la una vez-hegemónica España había sido aplastada en una serie de guerras europeas y se lo había reducido a un poder regional de segundo orden principalmente limitado a Europa del sudoeste. No tomó mucho tiempo para Washington para dirigirse a la cuestión de Cuba.

 

En 1898, los Estados Unidos lanzaron su primera guerra expedicionaria extranjera, completa con ataques anfibios, largas líneas del suministro y apoyo naval por los que las guerras americanos se volverían pondrían famosos a tiempo.

En una guerra que era como tomando el globo por palmos cuando era breve, los Estados Unidos capturaron todos los territorios de islas extranjeros de España - incluso Cuba.

 

Muchos poderes europeos retuvieron bases en el Hemisferio Occidental que podría amenazar el continente americano, pero con Cuba firmemente en manos americanas, ellos no podrían asaltar Nuevo Orleans, el único punto que fácilmente podría amenazar de verdad la posición de América,

 

Cuba permanecía un territorio americano de facto hasta la Revolución cubana de 1959. En ese punto, Cuba se volvió de nuevo un punto del lanzamiento para un poder extra-hemisférico, esta vez la Unión Soviética. Que los Estados Unidos se arriesgaron a una guerra nuclear sobre Cuba es un testamento de qué en serio Washington ve a Cuba. A Cuba le falta un patrocinador externo poderoso en la era de posguerra -fría y así, como Canadá, no se ve como un riesgo de seguridad.

 

Después de la guerra Hispanoamericana, los americanos oportunistamente adquirieron territorios cuando las circunstancias lo permitieron. Por lejos los las más pertinentes de estas anexiones eran los resultados del programa de Préstamo-arriendo en la marcha a la Segunda Guerra Mundial. El Reino Unido y su imperio habían sido vistos mucho tiempo como la más grande amenaza a la seguridad americana. Además de dos guerras formales americano-británicas, los Estados Unidos habían luchado docenas de escaramuzas con su amo colonial anterior durante años. Era poder naval mar británico que casi había destruido los Estados Unidos en sus años tempranos, y seguía siendo poder naval británico que pudieran reprimir el crecimiento económico americano y finalmente desafiar la posición americana en América del Norte.

 

Los años de apertura de la Segunda Guerra Mundial acabaron esta amenaza potencial. Asediado totalmente por un continente europeo bajo el control de Alemania nazi, Londres había sido obligado a concentrar todos sus recursos navales en mantener un asedio Continental. La guerra submarina alemana amenazó la fuerza de ese asedio y la capacidad de Londres de mantener sus propias líneas del suministro marítimas. Simplemente ponga, los británicos necesitaban más naves. Los americanos estaban deseosos proporcionarlas - 50 destructores para ser exactos - por un precio.

 

Ese precio era casi todas bases navales británicas en el Hemisferio Occidental. Las únicas posesiones que alardearon de puertos naturales buenos que los británicos retuvieron después del trato estaban en Nova Soquita y las Bahamas.

 

Los acercamientos navales restantes a consecuencia del Préstamo-arriendo eran las Azores (una posesión portuguesa) e Islandia.

 

Las primeras operaciones americanos al entrar en la Segunda Guerra Mundial eran las ocupaciones de ambos territorios. En el arreglo de posguerra, no sólo Islandia fue formalmente incluida en OTAN sino sus responsabilidades de defensa fueron completamente subordinados al Departamento de Defensa americana.

 

4. Control de los Océanos del Mundo

 

Las dos guerras mundiales de principios del 20 siglo constituyeron un lavado en la historia humana por varios razones. Para los Estados Unidos los efectos de las guerras pueden resumirse con esta declaración simple: ellos disiparon la competencia.

 

La historia global desde 1500 a 1945 es un largo tratado de contactos crecientes y choques entre una serie de grandes poderes regionales. Algunos de estos poderes lograron imperios Sutra-regionales, con el español, el francés y el inglés los más obvios. Varios poderes regionales - Austria, Alemania, Turquía otomana y Japón - también tuvieron éxito extendiendo su ley sobre tractos grandes de territorio durante partes de este periodo. Y varios poderes secundarios - los Países Bajos, Polonia, China y Portugal - tenían periodos de fuerza relativa.

 

Todavía las dos guerras mundiales devastaron todos estos poderes masivamente. Ninguna batalla se luchó en el continente Estados Unidos. Ni una sola fábrica americana fue bombardeada jamás. Solo entre los poderes del mundo en 1945, los Estados Unidos no sólo eran funcionales sino lozanos.

 

Estados Unidos inmediatamente se puso a trabajar y consolidar su nuevo poder recién encontrado y crear una arquitectura global para atrincherar su posición. La primera fase de esto - la dominación naval - se logró rápida y fácilmente.

 

La Armada americana era al principio de la Segunda Guerra Mundial una institución ya respetable, pero después de tres años de luchan por los dos océanos había logrado alcance global y  la competencia masiva. Pero ésa es sólo parte de la historia.

 

Igualmente importante era el hecho que, a partir de agosto de 1945, con la excepción notable de la Armada Real británica, cada otra armada en el mundo había sido destruida. Tan impresionante como habían sido las ganancias absolutas de los Estados Unidos en poder naval, sus ganancias relativas todavía eran más granes.

 

Simplemente no había ninguna competencia. Siempre un poder mercantil marítimo, los Estados Unidos podrían casar sus ventajas económicas ahora a la dominación absoluta de los mares y todas las rutas de comercio globales. Y realmente no necesitaba construir ni una sola nave adicional para hacer así (aunque sin embargo lo hizo).

 

Durante los próximos años la supremacía naval indiscutible de los Estados Unidos les permitió a los americanos imponer una serie de cambios en el sistema internacional.

 

* La formación de OTAN en 1949 puso todos los recursos navales sobreviviendo del mundo bajo la dirección estratégica americana.

 

* La inclusión del Reino Unido, Italia, Islandia y Noruega en la OTAN les concedió los derechos de base a los Estados Unidos necesitados para dominar absolutamente el Atlántico Norte y el Mediterráneo - los dos cuerpos de agua que se requerirían para cualquier teórico resurgimiento europeo. Uno significantes europeo intentaron desafiar la nueva realidad – la campaña de Sinai anglo-francesa de 1956 - consolidó la caída de las armadas europeas. Londres y París descubrieron que les faltaba ahora el poder para sostener políticas navales independientes de Washington.

 

* La toma del imperio de Pacífico de Japón concedió a los americanos bases de acceso en el Pacífico, suficiente para permitir la completa dominación naval americana de las porciones nortees y centrales de ese océano. Una alianza formal con Australia y Nueva Zelanda extendió hegemonía naval americana al Pacífico del sur en 1951.

 

* Un tratado de seguridad de 1952 puso un Japón rehabilitado - y su armada - firmemente bajo el paraguas de seguridad americano.

 

* Esquilado de la vitalidad económica independiente en casa y fuerte presencia naval independiente más allá de sus aguas locales, todos los imperios europeos se derrumbaron rápidamente. Dentro de unas décadas del fin de Segunda Guerra Mundial, casi cada pedazo de los imperios europeos una vez tomando el globo había logrado la independencia.

 

Hay otro secreto al éxito americano - ambos controlando los océanos y aprovechándose de fracasos europeos - que queda en una estructura económica a menudo mal entendida llamado Bretón Wons.

 

Incluso antes que la Segunda Guerra Mundial acabara, los Estados Unidos habían palanqueado su posición como la economía más grande y militar para convencer a todos los aliados Occidentales - la mayoría de cuyos gobiernos estaban en destierro en el momento - para firmar hacia los acuerdos Bretón Woods.

 

Los estados se comprometieron a la formación del Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial para ayudar con la esperada reconstrucción de posguerra. Considerado la destitución general de Europa Occidental en el momento, éste, en esencia, era un compromiso americano para financiar si no el fondo sincero que la reconstrucción. Debido a eso, el dólar americano era la opción obvia y única para servir como moneda global.

 

Pero el Bretton Woods era más sobre regímenes de moneda e instituciones internacionales; su propósito más profundo ponía a menudo en dos otros rasgos que se pasan por alto. Los Estados Unidos abrirían sus mercados para participar de las exportaciones de los estados mientras no requirieran acceso recíproco propio.

 

En cambio, los estados participantes concederían la deferencia de Estados Unidos en potenciar la política de seguridad. OTAN surgió rápidamente como la organización a través de la cual fue seguida esta política.

 

Del punto de vista de los fundadores no-americanos de Bretton Woods, éste era un trato excelente. La reconstrucción autofinanciada estaba fuera de la cuestión. Las campañas del bombardeo exigidas para derrotar a los Nazis nivelaron la mayoría de la infraestructura de Europa Occidental y la capacidad industrial. Incluso en esas pocas partes del Reino Unido que surgió indemne, el estado trabajó bajo una deuda que requeriría décadas de crecimiento económico para recuperar.

 

No era tanto que el acceso al mercado americano ayudaría regenerado las fortunas de Europa como era que el mercado americano era el único mercado en el final de la guerra. Y desde que todas las exportaciones de los estados de Bretón Woods (con la excepción de algunas exportaciones canadienses) tenían que viajar por agua a los Estados Unidos, y desde que la Armada americana era que la única institución que podría garantizar la seguridad de esas exportaciones y adoptar políticas de seguridad hostiles a Washington simplemente se vio como un no comienzo. Por los mediados 1950, se había extendido Bretton Woods al los poderes del Eje derrotado así como Corea Sur y Taiwán.

 

Esto pronto se volvió la base de la red comercial global, primero incorporado en el Acuerdo General de Aranceles y Comercio y transformándose su vez en la Organización de Comercio Mundial. Con una sola política, los americanos habían fundido no sólo sus políticas económicas y militares en un solo sistema robusto sino también habían establecido firmemente esa dominación americana de los mares y el sistema económico global estaría en el interés de todas las economías mayores con la excepción del Unión Soviética.

 

5. Impídale subir a cualquier desafiante Potencial

 

Desde un punto de vista funcional Estados Unidos controla América del Norte porque tiene casi todos las piezas que son de valor. Con la posible excepción de Cuba o algunas secciones selectas de Canadá del sur, el resto de la masa de tierra es más problema que valor. Adicionalmente, la relación de seguridad que ha desarrollado con Canadá y México significa que ninguno propone una amenaza existencial a la dominación americana. Cualquier amenaza a los Estados Unidos tendría que venir de más allá de América del Norte. Y el único tipo de país que podría desalojar los Estados Unidos posiblemente sería otro estado cuyo poder también es continental en alcance.

 

A partir de 2011, no hay ningún tal estado en el sistema internacional. Ni está allí cualquier poder cuyo levantamiento es inminente. La mayoría del mundo es absolutamente demasiado geográficamente hostil a la integración proponer amenazas significantes. La presencia de selvas, desiertos y montañas y la falta de ríos navegables en África hacen más pobre al África; también previene la unificación absolutamente y elimina al África así como un semillero potencial para un mega-estado.

 

En cuanto a Australia, la mayoría de esta no es habitable. Es esencialmente ocho ciudades flojamente conectadas alrededor de los bordes de un masa de tierra principalmente árida. Cualquier exigencia que Australia que es un poder “continental” sería literal, no funcional.

 

De hecho, hay sólo dos porciones del planeta (fuera de de América del Norte) que posiblemente podrían generar un rival a los Estados Unidos. Uno es América del Sur. América del Sur es principalmente la hueca, con las personas que se mantienen en las costas y el centro dominado por selva húmeda y montañas. Sin embargo, la región del Cono Sur sólo tiene en el mundo otro sistema de canal naturalmente interconectado y navegable que recubre la tierra cultivable, construyendo un poder mayor.

 

Pero ese territorio - la región del Río de Plata - es considerablemente más pequeño que el centro norteamericano y también está hendido entre cuatro estados soberanos. Y el más grande de esos cuatro - Brasil - tiene una cultura fundamentalmente diferente e idioma que los otros, impidiendo la unificación.

 

La competencia de estado-a-estado está duramente atada en la región del Río de la Plata, haciendo un desafío imposible a los Estados Unidos que hasta allí es consolidación política, y que simplemente no requerirá la ascendencia de Brasil sino también su absorción de facto de Paraguay, Uruguay y Argentina en un solo súper-estado brasileño.

 

Considerando cuánto más poderoso es Brasil que los otros tres combinados, esa consolidación - y el desafío probablemente para levantarse de él - bien puede ser inevitable pero no es ciertamente inminente. Países del tamaño de Argentina simplemente no desaparecen fácil o rápidamente. Así mientras un desafío sudamericano puede estar subiendo, es sumamente improbable de ocurrir dentro de una generación.

 

La otra parte del mundo que podría producir un rival a los Estados Unidos es Eurasia. Eurasia es una región de geografía sumamente variada, y probablemente es el lugar de nacimiento de un competidor americano que sería continental en alcance. La geografía, sin embargo, lo hace sumamente difícil para tal poder (o una unión de tales poderes) levantarse. De hecho, las sub-regiones del sur de Eurasia no pueden contribuir a la tal formación.

 

La Cuenca del Río Ganguees es agrícolamente productiva en el mundo, pero el Ganguees no es navegable. La combinación de tierras fecundas y canales no-navegables hacen la región aplastantemente sobre-poblada y pobre.

 

Adicionalmente, las montañas y selvas de Sur y Sudeste Asia son bastante literalmente el terreno más difícil del mundo.

 

Los países en estas sub-regiones no pueden extenderse más allá de sus límites montañeses y tienen que demostrar todavía que ellos pueden unificar los recursos dentro de sus regiones (con la rivalidad de India-Pakistán que es el ejemplo más obvio de no-unidad sub-regional). Las tierras del Medio Oriente son principalmente desiertas con el volumen de población que o vive cerca de las costas - y así muy vulnerable a poder naval americano - o en valles del río que ni no son bastante productivos para apoyar una agenda de proyección de poder ni bastante accesible para animar la integración en un todo más grande.

 

Sólo la Media Luna Fértil tiene agricultura fiable, pero esa agricultura es sólo posible con capital - e irrigación intensa en trabajo. Los ríos de la región no son navegables, y sus tierras son hendidas entre tres estados diferentes que adhieren a tres religiones diferentes (y eso excluye el fraccionado Líbano).

 

Eso deja sólo las tierras de Eurasia norte - Europa, la ex Unión Soviética y China - como candidatos para una unión antiamericana de sustancia.

 

Eurasia norte tiene más tierra cultivable aun que América del Norte, pero está hendida entre tres regiones: la Norte Llanura europea, la estepa de Eurasia y la cuenca del Río Amarillo. Aunque las tierras desarrolladas de la Llanura europea Norte y la estepa de Eurasia son adyacentes, ellos no tienen ningún canal navegable que los conecte, e incluso dentro de la Llanura Norte europea ninguno de sus ríos se interconecta naturalmente.

http://web.stratfor.com/images/northamerica/map/World_Agriculture_1280.jpg

 

Hay, sin embargo, el potencial para unidad. Los europeos y ruso han comprometido mucho tiempo construyendo canales para lograr uniones económicas mayores (aunque canales rusos que se unen el Valga al mar están todos helados por el invierno). Y aparte de la tiranía de la distancia, hay muy pocas barreras geográficas que separan la Llanura Norte europea de la estepa de Eurasia de la región del Río Amarillo, permitiendo a uno - teóricamente - para viajar desde Bordeaux sin impedimientos al Mar Amarillo.

 

Y ciertamente hay sinergias. Muchos ríos navegables de Europa Norte hacen la región la segunda-rica en capital en el mundo (después de América del Norte). La fertilidad de la cuenca del Río Amarilla le da una riqueza de población.

La dificultad de las áridas y climáticamente imprevisibles estepas de Eurasia, mientras disminuye grandemente la utilidad de sus 106 mil millones hectáreas de tierra de granja, realmente trae un beneficio algo inadvertido: Las dificultades geográficas de la región fuerzan la consolidación militar rusa, poder económico y político bajo un solo gobierno - hacer por otra parte llevaría a la quiebra del Estado.

 

Entre estas tres regiones de Eurasia norte está el capital, trabajo y dirección exigidos para forjar un juggernaut continental. No sorprendentemente, la política extranjera rusa por la mejor parte de los últimos dos siglos ha sido sobre dominar o aliarse con China o los poderes mayores europeos para formar precisamente esta clase de megapower. Y así el imperativo final del poder dominante de América del Norte es asegurar que esto nunca pase - mantener Eurasia dividida entre tantos diferentes (preferentemente mutuamente hostil) los poderes como sea posible.

 

Los Estados Unidos hacen esto de dos maneras. Primero, los Estados Unidos concesionan beneficios a tantos estados como posible por no unirse en un sistema o estructura de alianza hostil al poder americano. Bretton Woods (como discutido anteriormente bajo el cuarto imperativo) es el lado económico de este esfuerzo. Con este los Estados Unidos han embotado grandemente cualquier deseo por parte de Corea del Sur, Japón y la mayoría de los estados europeos de estar al lado contrario de los Estados Unidos de cualquier manera significativa.

 

El lado militar de esta política es igualmente importante. Los Estados Unidos se comprometen en relaciones militares bilaterales para proteger estados que normalmente serían tragados por de poderes más grandes. OTAN sirvió este propósito contra los soviéticos, mientras incluso dentro de OTAN los Estados Unidos tienen cooperación mucho más íntima con estados como el Reino Unido, Noruega, Dinamarca, los Países Bajos, Polonia y Rumania que se sienten demasiado expuesto a los enemigos extra-OTAN (notablemente Rusia) o hasta aliados intra-OTAN (notablemente Alemania).

 

Los Estados Unidos también tienen relaciones favorecidas similares con una hueste ancha de estados no-europeos cada uno de los cuales se sienten físicamente amenazado por poderes locales. Estos estados no-europeos incluyen Pakistán (involucrado sobre India), Taiwán (China), Corea Sur (Corea Norte, China y Japón), Mongolia (China y Rusia), Tailandia (China, Myanmar y Vietnam), Singapur (Malasia e Indonesia), Indonesia (China), Australia (China y Indonesia), Georgia (Rusia), los Emiratos árabes Unidos y Qatar (Arabia Saudita y Irán), Arabia Saudita (Irán), Israel (el mundo musulmán entero), Jordania (Israel, Siria y Irak) y Kuwait (Irán, Irak y Arabia Saudita).

 

La segunda estrategia ancha por mantener Eurasia dividida es la intervención directa vía el ejército expedicionario de los Estados Unidos.

 

Así como la capacidad de transportar bienes vía agua es por lejos más barata y más rápida que la tierra, así también, es la capacidad de transportar tropas. Agregue en dominación militar americana de los mares y los Estados Unidos tiene la capacidad de intervenir en cualquier parte en el planeta. Las intervenciones repetidas de los Estados Unidos en Eurasia se han diseñado para establecer o conservar un equilibrio de poder o, para ponerlo bruscamente, impedir a cualquier proceso en Eurasia producir un poder dominante singular.

 

Los Estados Unidos participaron en ambas guerras mundiales para prevenir la dominación alemana, y luego sostuvo y ocupó Europa Occidental durante la Guerra Fría para prevenir la dominación rusa completa. Semejante, la razón primaria para el compromiso en Corea y Vietnam era limitar el poder ruso.

 

Incluso deben verse los conflictos actuales en Afganistán e Irak en esta luz.

 

Al Qaeda, el grupo militante Islamista detrás de los ataques 9/11, se desposó a una ideología que requirió la re-creación del califato, una autoridad religioso-política pan-nacional que se habría estirado desde Marruecos a las Filipinas - precisamente la clase de entidad masiva cuyo creación los Estados Unidos intentan anticipar.

 

El lanzamiento de la guerra en Afganistán, diseñada para cazar la dirección del ápice de Qaeda, obviamente encaja este objetivo.

 

En cuanto a Irak, uno debe tener presente que Arabia Saudita financió muchas de las actividades de al Qaeda, Siria proporcionó regularmente muchos de sus reclutas e Irán permitió pasaje libre sus operadores.

 

A los Estados Unidos les faltó la fuerza militar para invadir los tres estados simultáneamente, pero invadiendo Irak él hizo claro a todos los tres que sería el precio continuo de patrocinar a al Qaeda. Todos los tres cambiaron sus políticas vis-a-vis a al Qaeda como resultado, y la recreación del califato (nunca un evento particularmente probable) se volvió considerablemente menos probablemente de lo que era hace una década.

 

Pero comprometida en tales intervenciones de Eurasia - si es Segunda Guerra Mundial o la Guerra de Irak - los propios Estados Unidos de hallan en una desventaja significativa. A pesar de controlar algo de la tierra más rica y más productiva del mundo, los americanos consideran por una minoría muy pequeña de la población global, bruscamente 5 por ciento, y en ningún momento más de uno por ciento de esa población ha estado en uniforme (el registro alto era 8.6 por ciento durante la Segunda Guerra Mundial).

 

Mientras un ejército expedicionario basado en el transporte marítimo les permite a los Estados Unidos intervenir casi en cualquier parte en el mundo en fuerza en un tiempo relativamente corto, la necesidad de mover tropas por medios de los océanos que esas tropas siempre estarán al final de una cadena del suministro muy larga y operando en una desventaja numérica severa cuando ellos llegan.

 

Esto instiga los Estados Unidos a trabajar con - o con suerte, a través de - sus aliados siempre que sea posible, reservando fuerza la militar americana como una tarjeta del triunfo raramente usada. Note que en las Guerras Mundiales I y II los Estados Unidos no era un participante temprano y se vuelve comprometido en cambio a los tres años en cada conflicto cuando aparecía que uno de los poderes europeos surgiría victorioso sobre de los otros y se unificaría Europa bajo su control. Washington no podría permitir ningún país para surgir dominante.

 

En la Guerra Fría los Estados Unidos mantuvieron fuerzas de línea de frente en Europa Occidental y Corea del Sur en caso de hostilidades, pero tan sólo hizo bajo la rubrica de una estructura de alianza que puso a sus aliados directamente en el camino de daño y da a esos aliados tanto - si no más - razón para estar de pie contra los enemigos americanos.

 

De muchas maneras permitió la re-aplicación de la estrategia americana en las guerras mundiales: dejar a ambos lados que se agoten, y luego se una al conflicto y recaude las ganancias con (por comparación) bajas mínimas.

 

La estrategia de usar a sus aliados como baluartes les ha concedido tal éxito a los Estados Unidos que en la pos Guerra Fría Washington ha podido reducir la posibilidad de hegemonías emergentes regional. Los ejemplos incluyen el apoyo de los albaneses kosovares y Bosnios contra Serbia en las  guerras de Yugoslavia 1990 y Operación Tormenta de Desierto en 1991.

Esfuerzos en marcha para desjarretar Rusia - la Revolución Naranja de Ucrania 2004-2005, por ejemplo - también deben verse en esta luz.