http://findarticles.com/p/articles/mi_m2501/is_1_24/ai_93458168/pg_01

 

La geopolítica de Rusia post-soviética y el Medio Oriente

 

Arab Studies Quarterly (ASQ), Wntr, 2002 by Andrej Kreutz

 

El nuevo Estado ruso creado después de la disolución de la Unión Soviética en diciembre de 1991 de no es ni una simple continuación legal de su predecesor soviético ni del anterior Imperio ruso que acabó durante la Primera Guerra Mundial en 1917. Como el Ministro Extranjero ruso Igor Ivanov ha señalado recientemente: "Ni sistema político actual ni sus fronteras exteriores y el cerco geopolítico inmediato tienen un precedente en la historia rusa. Por todas las indicaciones, la Federación rusa es un nuevo estado que funciona en un sistema radicalmente cambiante de relaciones internacionales." ([1])

 

El derrumbe del bloque soviético en Europa Oriental y Eurasia Central y la emergencia de una realidad geopolítica y social completamente nueva que es notablemente diferente de su precursor representó el descubrimiento más importante probablemente en la historia mundial moderna, excediendo lejos las limitaciones de los límites regionales y el periodo relativamente breve de tiempo. Como resultado de esto, el sistema bipolar anterior de la era de Guerra Fría ha sido reemplazado por una nueva situación que, aunque todavía algo informe y volátil, está no obstante marcado por la hegemonía global americana y un declive inesperado, súbito del poder ruso. Hay muchas discusiones en la actualidad entre los estudiosos sobre los modelos del nuevo sistema internacional, pero como Samuel Huntington ha indicado y recientes desarrollos después de los trágicos eventos americanos del 11 de septiembre de 2001 parecen demostrar, la política internacional contemporánea es de hecho "un extraño híbrido, un sistema uni-polar con una superpotencia y algunos los poderes mayores" ([2]) y "el arreglo de problemas internacionales importantes requiere acción por la sola superpotencia, pero siempre con alguna combinación de otros Estados mayores" ([3]) según el todavía prevalecer, aunque por ningún medios la opinión unánime, ([4]) Rusia, a pesar de sus problemas críticos permanece como uno de los Estados mayores y su impacto actual en adelante y papel en las regiones que están cercanas a sus fronteras, ciertamente merecen atención y el análisis cuidadoso. Esta discusión se enfocará allí en los problemas de los eslabones históricos y geopolíticos de Rusia con el Medio Oriente y las causas y formas de su compromiso. Yo miraré el día presente la política Media Oriental rusa y las perspectivas para la contribución del futuro potencial de Rusia a una situación más estable y equilibrada al mismo fin en el área.

 

Los eslabones históricos y geopolíticos de Rusia con la región. Antecedente histórico.

 

Rusia no es ciertamente un recién llegado a la región y los eslabones rusos con el Medio Oriente y el mundo islámico en grande han sido extraordinaria y profundamente arraigados y largamente duraderos. Localizado en la tierra baja de Eurasia, Rusia siempre ha sido un territorio con una "coexistencia natural, influencia mutua e interacción entre los pueblos eslavos orientales y turcos, caucásico y persas," qué tantos estudiosos rusos dicen, "crearon la base para una relación positiva entre rusos y musulmanes." ([5])

 

Entre 1677 y 1917, los Zares de Rusia combatieron trece guerras con el Imperio otomano por el control del área del Mar Negra y el Cáucaso, y en 1872 la flota rusa incluso ocupó brevemente Beirut. ([6]) La política rusa hacia los estados del sur directamente adyacentes a sus fronteras, como Turquía, Irán y Afganistán, era entonces a menudo de muchas maneras similar a la empleada por Europa Occidental. ([7]) Sin embargo, no tenía impacto en la tolerancia general que el Islam ha disfrutado en el Imperio ruso, y sus relaciones con el mundo árabe también han sido particularmente amistosas. En el siglo decimonono y al principio del vigésimo, el Imperio ruso no estaba envuelto en el corte colonial del área y sus "credenciales morales entre los árabes, en un nivel oficial y popular, era considerablemente más alto que los de Occidente." ([8]) Ya en 1901, el Emir de Kuwait solicitó protección rusa y algunos otros gobiernos árabes también buscaban comunicación, comercio y eslabones culturales con el Imperio ruso. ([9])

 

Después de la Revolución de octubre de 1917, los victoriosos bolcheviques heredaron una base fuerte para construir y pudieron agregar una nueva dimensión ideológica a esto. Ellos condenaron la diplomacia clandestina de las potencias occidentales hacia los países musulmanes, y la llamada del gobierno soviético del 20 de diciembre de 1917 a "Todos los trabajadores musulmanes de Rusia y Oriente" que fue firmada por el propio Lenin que oficialmente declaró que "los árabes así como todos los musulmanes tenían el derecho para ser amos de sus países y decidir sus propios destinos como ellos desearon." ([10])

 

Aunque durante el periodo Stalinista siguiente, los problemas políticos y guerras en Europa y el Lejano Oriente, y el propio rechazo de Stalin a los valores progresivos de los movimientos de liberación nacional puso una larga helada en el compromiso extenso Medio Oriental, por el medio años cincuenta, el ascenso de Khrushchev al poder y el cambio total político del Presidente egipcio Gamal Abdel Nasser abrió un nuevo periodo a la presencia política y militar de URSS en la región. ([11])

 

Durante las décadas siguientes, a la segunda mitad de los años ochenta, la URSS y sus aliados europeos orientales apoyaron la causa de los pueblos árabes, y en la práctica, todas las luchas de sus frentes de  liberación nacional hacia desarrollo económico y social. Argelia, Irak, Siria, Libia, Yemen Sur, y último pero no menor, el cliente más difícil para proteger -- los palestinos -- habían todos en su propio momento relevado generosa ayuda diplomática, económica e incluso la militar de los países del bloque soviético que, además, a menudo los protegió en la arena internacional contra las amenazas de intervención occidental directa y aniquilación.

 

Sin embargo, el periodo de la perestroika que empezó después del ascenso de Gorbachov a poder en 1985 y llevó a la política soviética una perspectiva y dirección completamente nueva. Siguiendo el  llamado "nuevo pensamiento político", e intentando llegar a un fin a la Guerra Fría con la superpotencia americana y aliviar a los problemas económicos soviéticos, Gorbachev y sus consejeros buscaban mejores relaciones soviético-israelitas y el apoyo del soviético anterior limitado por los regímenes árabes más radicales y palestinos.

 

Durante la crisis iraquí-kuwaití en 1990-91 y la Segunda Guerra en el Golfo Pérsico; la Unión Soviética apoyó básicamente a EEUU, aunque en una fase más tardía del drama, el enviado de Gorbachev, Yevgenii Primakov, intentó concluir alguna forma de acuerdo entre el gobierno iraquí y la coalición apoyada por EEUU, y para prevenir su tierra el ataque militar.

 

Sin embargo, todos sus esfuerzos prometedores al parecer fueron rechazados con desprecio por los americanos y la Unión Soviética estaba derrumbándose de hecho era demasiado débil y demasiado internamente dividida para tomar una posición más fuerte. ([12])

 

En ese momento los desarrollos en Medio Oriente demostraron palpablemente que la misma naturaleza de las relaciones soviético-americanas había cambiado dramáticamente y el muy conocido periodista ruso, Stanislav Kondrashov, describió el papel soviético en Madrid como "el último tango." ([13])

 

Pero, incluso entonces, Moscú no se olvidó completamente de sus intereses Medio Orientales y su presencia allí fue apoyada ampliamente por otra parte por muchos regímenes abiertamente en pro-americanos en la región. En septiembre de1991, Gorbachev envió a Primakov de nuevo al Medio Oriente para, expresar su gratitud personal a los líderes de Egipto, Arabia Saudita, los Emiratos árabes Unidos, Kuwait, Irán y Turquía por su apoyo durante el golpe fallido y pedirles ayuda económica para la economía soviética. Su evaluación más tarde del viaje revela mucho para una comprensión del papel político e importancia de la Unión Soviética en la región. Según Primakov, todos los países que él visitó, "claramente no quisieron la desintegración de la URSS" y vieron la necesidad de conservarla como un área económica y estratégica unida para afianzar su poder e influencia. Como él dijo a la prensa el 20 de septiembre de 1991, "los líderes con que yo me he reunido necesitan la presencia de URSS en el Cercano y Medio Oriente porque esto conservaría el equilibrio de poder. Nadie quiere una superpotencia para mantener una posición de monopolio allí." ([14])

 

Virtualmente todos actores regionales dieron la bienvenida al rol de Moscú como co-presidente de la Conferencia de la Paz de Madrid, ([15]) aunque su importancia real sería sólo despreciable. Dos meses después de que fue emplazada, la Unión Soviética se desintegró finalmente y su Estado sucesor, Rusia, heredó eslabones cercanos con la región y la mayoría de sus recursos políticos y económicos, sin embargo los cuales por ellos grandemente disminuidos. El vacío de poder en la región había aumentado así y se había llenado seguidamente rápidamente por una larga extensión de la influencia americana. Sin embargo el papel e importancia de Rusia no cesaron completamente. De hecho ellos se reasumirían pronto aunque en formas y direcciones diferentes

.

La búsqueda por Nuevas Perspectivas en la Región

 

Entre los países pos-comunistas de Eurasia, Rusia es ahora de hecho el único país que todavía mantiene voluntad y capacidad para ser un jugador independiente y significativo en la arena Media Oriental. Además de las tradiciones históricas, hay varias otras razones por las qué Rusia, como tal, independiente del régimen político real, siempre y aún ha sido en conjunto interesada en la región Medio Oriental ampliamente entendida, incluso Turquía, Irán, el mundo árabe e Israel además de sus dependencias anteriores (ahora los "Cercano extranjero") -- Estados de Transcaucasia y Asia Central. ([16])

 

La primera y probablemente la razón más importante es la proximidad geográfica de la región a las fronteras de Rusia en el sur que muchos estudiosos rusos y políticos, incluso el propio Primakov; considerar son el "bajo-vientre suave." ([17]) Cualquier amenaza militar o social de la región como la presencia de poderosos ejércitos extranjeros equipados con armas modernas, o guerra civil en los países vecinos, actos de terrorismo masivo o la desestabilización sociopolítica subsiguiente, son aptas para causar miedo y ansiedad sobre todo en Rusia en vista del hecho que la Federación Rusa no está defendida ahora por las instalaciones de perímetro de defensa que se habían construido en las fronteras soviéticas anteriores. Crear instalaciones similares alrededor de las fronteras presentes sería casi imposible por razones económicas. ([18]) Estos miedos y ansiedades no están por ningún medios sin base. Las partes sur-este de la ex URSS-Trans-Cáucaso y Asia Central -- no están geopolíticamente separadas del Medio Oriente que está en un estado de evolución que depende de la continuidad, comunidad y conectividad creciente de sus elementos. ([19])

 

Los intercambios de los países pos-soviéticos con el tradicionalmente entendido Medio Oriente, o por lo menos su llamado grada norte -- incluso Irán y Turquía -- probablemente crecerán y el impacto de eso ya se ha notado, incluso en las provincias de la Federación Rusa adyacente a ellos. ([20])

 

Además del prolongado y trágico conflicto en Chechenia, Rusia confronta varios conflictos a lo largo del Cáucaso Norte y algunas partes de Povalzhya que incluso podría amenazar más su propia integridad. Según Alexei Malashenko, investigador en la oficina de Moscú de la Carnegie Endowment for International Peace, especializando en asuntos islámicos: "Los eventos en el Medio Oriente y el Golfo tienen repercusiones para nosotros en Rusia y en nuestro vecindario inmediato... esto no es negar influencia Media Oriental en el desarrollo del Islam radical en el Cáucaso." ([21])

 

El alegado apoyo saudita de los grupos rebeldes en el Cáucaso Norte y el valle de Ferghana de Uzbekistán descrito como "Wahhabita", ha sido una de las dificultades principales en "normalizar relaciones de verdad entre Moscú y Riad" ([22]) Innecesario decir que Arabia Saudita negó vehementemente todas estas alegaciones. ([23]) El 21 de septiembre de 2001, Ahmedhadji Kadyrov, el jefe de la administración de Chechenia instalada por los rusos, dijo a oficiales sirios en Damasco que las dificultades que Moscú enfrentaba en Chechenia eran "causadas por la presencia de muchos mercenarios de países árabes en las unidades rebeldes." ([24]) Según él: "Ellos están luchando por dinero y quieren tomar el poder." ([25]) Como un observador americano admitió, "porque el sistema de Estado Medio Oriental es tan poroso, Moscú también debe comprometerse a actuar por las fronteras de CIS para responder adecuadamente a amenazas de o que emanan de, la grada del sur de CIS." ([26]) Del punto de vista ruso, la situación está volviéndose más peligrosa aun debido a la creciente presencia americana en la región.

 

Los americanos no se limitan a "sostener particularmente inversiones humanas y financieras en Azerbaiján, Turkmenistán, Kazakhstan, Uzbekistán [y desde los últimos dos años también en Georgia], apuntando a aprovecharse principalmente del petróleo y depósitos de gas todavía sin explotar en el largo plazo." ([27])

EEUU también ve problemas de cooperación en seguridad involucrando el compromiso militar directo como "un elemento mayor en su estrategia para los países en el Cáucaso y Asia Central," ([28]) y de 1999 esos países han sido incluido en el área de responsabilidad del Comando Central de las FFAA americanas. ([29])

 

Según algunos autores, los militares rusos, que están particularmente bien informados sobre las nuevas amenazas estratégicas y los costos de fortificar las nuevas fronteras del país, están diciendo que "es el deber histórico de Moscú proteger las fronteras exteriores de la ex Unión Soviética." ([30])

Los rusos también se preocupan por las posibilidades de control occidental sobre Irak e Irán. Según ellos, si tal situación fuera ocurrir, sería muy dañoso para los intereses de Rusia y amenazaría su seguridad. ([31])

 

Después de que los ataques terroristas sobre Nueva York y Washington, D.C. el 11 de septiembre 2001, a pesar de toda la presión americana y la nueva doctrina Powell "que la futura prueba de tornasol para las relaciones americanas con cualquier otro país será su conducta hacia el EEUU en la Guerra [contra los alegados perpetradores musulmanes]", ([32]) la respuesta del gobierno ruso fue refrenada y cauta. Según el Presidente V. Putin, "el mal del terrorismo debe castigarse", pero cualquier golpe contra él debe llevarse a cabo dentro de los límites de la ley internacional y después de consulta internacional plena incluso Rusia. Aunque él prometió que Rusia está lista para la "cooperación comprensiva" con EEUU, él enfatizó que no obstante la participación militar rusa más allá de las fronteras del país sólo sería posible la aprobación por el Consejo de la Federación y el Consejo de Seguridad de ONU, y que Rusia no piensa combatir "una guerra de dos frentes" y prefiere concentrarse sus esfuerzos en Chechenia. ([33]) Sin embargo, él no tenía ninguna opción sino para agregar que "cada uno de los países post-soviéticos, incluso Tayikistán, tiene libertad plena para decidir si permitirle a EEUU usar bases en su territorio." ([34])

 

De hecho los rusos están profundamente interesados sobre el crecimiento potencial de la presencia e influencia americana al sur de sus fronteras -- sobre todo en  los territorios "Cercano Extranjero" del Cáucaso y Asia Central. ([35]) Ésta también es probablemente la razón más importante para su apoyo continuo por Irán y Irak. Sin embargo, el apoyo para Irak e Irán está limitado por la necesidad de mantener en mente buenas relaciones con el Oeste, sobre todo EEUU. No necesitan evitar tranquilos la cooperación ruso-americana en la lucha contra el Taliban, o incluso en la guerra contra la qué ambos países consideran ser en general una amenaza islámica fundamentalista. Muchos recientes desarrollos parecen indicar que tal alianza está de hecho marcha. Putin ha hablado sobre "un nuevo nivel" de sociedad con el EEUU, y uno de sus ayudantes comentó que "con 100% de certeza la cooperación de... será inaudita, de un nivel inadvertido jamás antes..." ([36]) Según un prominente analista americano, "Si los Estados Unidos quieren combatir una campaña militar eficaz en Afganistán, es esencial una alianza con Rusia. "; esta posición es similar a la situación en la Segunda Guerra Mundial cuando "la estrategia americana dependía de la Unión Soviética para romper la columna vertebral de la Wehrmacht. ([37]) El precio para esa alianza, sin embargo, sería el retorno del poder ruso a Asia Central y el Cáucaso y renovaría conflicto americano-ruso en el futuro." ([38])

 

También merece la pena, 56% de moscovitas no apoyan las operaciones antiterroristas en Afganistán dirigidas por EEUU y sólo 8% cree que las fuerzas rusas deben tomar parte en él. Tanto como 72% se opone a golpes contra otros países que EEUU ha identificado como albergando a los terroristas, como Irak, Irán y Libia. ([39])

 

Una segunda razón y de importancia creciente es económica. En los años setenta, la URSS era indudablemente un proveedor de los armas mayor a los estados árabes de la región, tan tarde como 1988 la URSS proporcionó a Medio Oriente con valor de armas por más de $14.5 mil millones, como comparado a 12.2 mil millones entregados por el EEUU ([40]) Sin embargo, su motivación era principalmente política y ideológica y el valor comercial de ese comercio era cuestionable. La Rusia post-comunista está en cambio buscando ganancia y para ese propósito, y no sólo por razones de seguridad, Rusia quiere conservar tanto como posible su control sobre el petróleo del Mar Caspio y su transporte al Oeste.  ([41]) En ese área, así como en el Medio Oriente en conjunto, "aunque la Guerra Fría ha acabado, la competencia geopolítica no," ([42]) y como ya mencionado, Rusia tiene que enfrentar el impacto creciente de EEUU que ahora tiene intereses concretos en la región en el desarrollo del gas natural e industrias de petróleo. ([43])

 

Algunos políticos rusos quieren buscar la cooperación con países árabes productores de petróleo que están geográficamente cerca del área y qué ya han adquirido considerable experiencia tratando con problemas económicos y políticos similares. ([44]) La Rusia pos-comunista también necesita encontrar a clientes para la industria rusa entre esos países que son relativamente ricos pero todavía pobremente desarrollados. Se ven los esfuerzos en esta dirección al presente como siendo más urgentes desde que generalmente se considera ahora que las esperanzas anteriores para la integración en la economía desarrollada occidental han sido infructuosas, y la mayoría de los comentaristas rusos está requiriendo una “búsqueda alternativa para los clientes y socios económicos."([45])

 

Particularmente importante son aquí está eslabones con Irán, pero por razones similares Moscú busca un diálogo extendido con Kuwait y otros Estados del Golfo. Las pesadas ganancias potenciales comerciales también son una razón importante para apoyar y proteger a Irak. La tercera razón para el compromiso de Medio Oriente de Rusia es cultural y religiosa que, en el caso de Rusia es muy más fuerte que en otras partes de Europa. ([46]) Esos eslabones podrían verse como una reflejo del hecho que Rusia, por lo menos en sus tradiciones culturales, es predominantemente Oriental Ortodoxo, pero también es un país musulmán mientras su comunidad judía ha sido una de las más numerosas, y en términos culturales, más activas en el mundo. En la actualidad casi 15% de la población rusa (casi 20 millones de personas) tiene un antecedente cultural musulmán. ([47]) Aunque después del largo periodo de persecución comunista, relativamente pocos de ellos practican sus tradiciones religiosas heredadas, ellos se diferencian no obstante del resto de la sociedad por sus actitudes especiales social-culturales y a veces también por sus políticas. ([48]) A pesar del aumento de sentimientos anti-musulmán desde la guerra en Chechenia y las olas de ataques terroristas en Moscú y otras ciudades, los musulmanes rusos se han manejado para establecerse como un relativamente influyente, aunque un grupo de presión principalmente parroquial y egoísta. ([49])

 

Desde los tempranos 1990, Israel ha sido no sólo el mayor socio comercial de Rusia, segundo después de Turquía en el Medio Oriente, sino también aproximadamente 900,000 ciudadanos israelíes que fueron de la ex URSS han desarrollado un lazo cultural extraordinariamente fuerte entre las dos naciones. ([50]) Israel es, de hecho, el país con la Diáspora rusa más grande fuera de la ex Unión Soviética. Los dos nuevos partidos políticos israelíes se componen principalmente de inmigrantes rusos que quieren promover un desarrollo extenso de las relaciones ruso-israelíes. Uno de ellos, liderado por el famoso ex disidente soviético Nathan Sharansky, es ahora una parte de la coalición gobernante.

 

Además de todas estas conexiones étnicas y religiosas tradicionales, también podrían verse los eslabones culturales de Rusia con la región el resultado de su carácter eurasiático. Aunque en la vista de algunos observadores, la posición geopolítica de Rusia "ha incitado la formulación del Eurasianismo como una ideología internacional e integración entre las culturas, cristiana ortodoxa particularmente eslava y el Islam," ([51]) los conceptos de Eurasia "pueden servir seguidamente como una base ideológica para su política extranjera futura." ([52]) Aunque los eurasianistas quieren enfatizar los intereses nacionales distintivos de Rusia no basados en su única posición geopolítica y histórica que montando Europa y Asia", ([53]) Ellos son no obstante necesariamente anti-occidentales.

 

Su meta es más bien conservar la libertad de acción del país y defender sus intereses "incluso cuando esto produce un poco de incomodidad en los Estados Unidos o a los países Occidentales." ([54]) Su representante político más prominente, Y. Primakov apunta a "promover y adelantar relaciones con el Oeste, mientras hace un juego independiente en otros campos... y es esencialmente interactuar recíprocamente con el jugador mundial principal sin unirse a cualquiera demasiado estrechamente." ([55]) Obviamente esto necesita incluir el Medio Oriente, ([56]) qué está cerca de las fronteras rusas y donde, además de los eslabones culturales y religiosos y tradiciones, también se localizan importante intereses estratégicos y económicos rusos.

 

Política Medio oriental rusa actual: rasgos básicos, direcciones y perspectivas.

 

Desde su principio en diciembre1991, a través de 2001, la política Media Oriental de Rusia post-soviética, como su política extranjera en general, ha sufrido transformaciones sustanciales y ahora pueden discernirse y analizarse sus rasgos generales y direcciones. Comparado con el periodo soviético, el primero y más llamativo de los rasgos es su debilidad. Como resultado del derrumbe de la URSS y el inaudito declive económico seguido, el "tamaño económico de Rusia era aproximadamente 120.1% del americano en 1994" y "pocos si cualquier experto cree que ha mejorado desde entonces o ha sido probable de mejorar significativamente en los próximos años." ([57])

 

A pesar de alguna mejora económica durante el último año, casi 20% de los ciudadanos rusos tienen que mantenerse vivo con menos de $2 por día ([58]) y el potencial político y militar del país está cayendo de forma consistente. El 22 de agosto del 2000, Presidente Putin, hablando a las familias de los marineros del submarino Kursk, describió la situación presente en la Armada rusa y dice "ha sido arruinado y no es una figura." ([59]) La seguridad del país está basada en sus armas nucleares envejecidas, pero eso no puede reemplazar otras carentes herramientas militares y económicas para adelantar sus metas políticas en las regiones vecinas.

 

A pesar de todos los problemas persistiendo después del caótico periodo de transición de la Unión Soviética a la realidad política post-soviética en los mediados-1990s, un nuevo acuerdo general de la política extranjera ha surgido en Moscú. ([60]) Está atravesando ahora por las divisiones ideológicas entre los partidos mayores en Rusia y es probable que tenga un impacto a la larga en la política extranjera del país. En el corazón de este nuevo paradigma de política extranjera hay una perspectiva Rusia-céntrica que enfatiza la prioridad de los propios intereses nacionales del país, mientras marginan los enfoques más internacionales de orígenes humanistas socialistas o liberales. El realismo y geopolítica se han vuelto "conceptos teóricos ampliamente reconocidos sin tener en cuenta las orientaciones políticas e ideológicas de las escuelas." ([61])

 

Como resultado de eso, según un analista ruso, "Este acuerdo general [de política extranjera] va a tomar forma alrededor del concepto de Europeismo o una de sus versiones desde que el propio concepto es heterogéneo, siendo representado por tendencias políticas diversas, y mucho dependerá del equilibrio real de las fuerzas políticas." ([62])

 

La élite política rusa actual no es necesariamente anti-occidental, pero no es ciertamente tan pro-occidental como era a fines de los 1980 y tempranos años noventa. Es mucho más práctica y pragmática y cree que Rusia es absolutamente demasiado grande para ser integrada en Europa, o incluso el Oeste en conjunto, como Alemania o Japón que son simplemente poderes no-nucleares o intereses regionales. Como resultado de esto, apoya la idea de Rusia como un centro político separado e independiente en un mundo multi-polar y un país cuya "política incluso debe darse y orientarse a la cooperación con todos los países." ([63])

 

Las implicancias del declive de Rusia en el poder y el rechazo de los principios internacionalistas por la clase política del país tienen un gran impacto en su política Medio Oriental. El primero y quizás más importante resultado es el cambio de los mayores intereses geopolíticos de Moscú n la región. Considerando que desde los años cincuenta la URSS prestó atención a los países mediterráneos árabes y apoyó sus luchas contra la dominación Occidental, para la nueva Rusia, los países principalmente al norte y más cerca a sus fronteras como Turquía e Irán son mucho más importantes. ([64])

 

Los nuevos estados independientes de Asia Central y Transcaucasia y su, por lo menos re-integración parcial, en la región Media Oriental ampliamente entendida creó un nuevo problema estratégico para Moscú que es magnificado por la fácil penetrabilidad de las fronteras en el área. ([65]) Las razones ideológicas y morales para el apoyo de la causa árabe ahora también han caído. Un segundo resultado importante es el hecho que al día presente la élite gobernante rusa, Israel es el aliado estratégico más deseable en la región. Según Artem V. Malygin que enseña en el Moscow State Institute of International Relations del Ministerio ruso de Asuntos Extranjeros objetivamente no hay intereses contradictorios entre Rusia e Israel; su cooperación será promovida más por el idioma ruso de la Diáspora en Israel y la amenaza normalmente percibida del extremismo islámico. Además, la cooperación con Israel parece más aprovechable a los rusos que cualquier cooperación con cualquier otro país en el Medio Oriente. Sólo Israel tiene tal acceso a la tecnología Occidental moderna y el mundo israelita y la diáspora judío mundial que las influencias internacionales son incomparablemente más fuertes que los de cualquier otro estado en la región. ([66])

 

Sin embargo, en mi opinión, ningún cambio de interés geopolítico de Rusia ni sus miedos sobre el fundamentalismo islámico y acercamiento con Israel lleva necesariamente a la conclusión que Moscú ha dejado de cooperar con las naciones árabes y acabado completamente su apoyo para los palestinos. Éste ahora no es ciertamente el caso y por varias razones el desarrollo futuro en esta dirección parece bastante improbable:

 

a) Por razones económicas, Rusia necesita mantener abiertos sus cauces con los países árabes. Los contratos rusos de recientes años con Israel ya han excedido $20 mil millones americanos y la deuda siria a Moscú es casi $15 mil millones americanos. Para Rusia, el mundo árabe es en conjunto un mercado indispensable y una fuente mayor de ingresos.

 

b) Los líderes rusos están genuinamente ansiosos y sospechosos sobre el dominio americano sobre Medio Oriente, especialmente ahora que Washington también está usurpando en espacio post-soviético en el sur y sudeste, particularmente en Georgia, Azerbaiján y Uzbekistán.

 

Tercero, en Rusia mucha gente simpatiza con las causas árabes y todavía apoyarán intereses árabes. En la primavera de 2001 los diputados musulmanes al parlamento ruso – Duma -- crearon su propio comité parlamentario separado y exigieron como una de sus metas mayores la defensa de los palestinos. Además de éstos, hay también numerosos no-musulmanes en Rusia que, por una variedad de razones,  simpatizan, o por lo menos son equilibrados y cautos en sus actitudes hacia los árabes. Esto el grupo relativamente grande incluye a las personas de negocios que tienen intereses en la región, pero también los intelectuales, expertos Medio Orientales y políticos, algunos de quienes han conservado sus eslabones personales con las capitales árabes desde la era soviética. ([67])

 

Es, sin embargo, imposible para esperar un compromiso muy fuerte y firme por Moscú en la región. Moscú no tiene ni el poder ni la voluntad para eso. Incluso Primakov, durante su visita a Egipto en junio2001, no hizo ningún hueso sobre eso y dice que "Rusia ha preparado emprender un papel activo en la mediación... ¿pero qué si lo desecha de Israel?" ([68])

 

No obstante, todavía jugará el papel de un balanceador en el área para prevenir una hegemonía ilimitada americana y/o la israelita sobre los territorios que están cerca de sus fronteras y donde tiene sus intereses duraderos estratégicos y económicos. Hay también ninguna falta de compasión con respecto al destino de los palestinos entre los intelectuales rusos y incluso las personas ordinarias que sólo conocen demasiado bien de su propia experiencia el sabor amargo de la miseria y opresión. Yo creo que en un muy más modesto pero quizás práctico y esperanzadamente fructífera forma, la nueva Rusia todavía puede contribuir en el futuro a las soluciones más equilibradas al dilema árabe-israelita. En todo caso, el cultivo de los eslabones con Moscú es una necesidad política por todas las partes involucradas en el conflicto y yo tengo poca duda que este requisito continuará en el futuro.

 

Andrej Kreutz is an instructor in political science at the University of Calgary and a professor at the University of Lodz, Poland.



[1] Igor Ivanov, "The New Russian Identity: Innovation and Continuity in Russian Foreign Policy," The Washington Quarterly, Vol. 24, No. 3 (Summer 2001), p.7.

[2] Samuel P. Huntington, "The Lonely Superpower," Foreign Affairs, March/April 2000, p.3.

[3] Ibid.

[4] For instance, Allan C. Lynch indicates "the very real limits on Russia's external influence, whatever the political color of Russia' government". As he writes: "Russia will lack most of the trappings of significant international power for the foreseeable future. It is a large power rather than a great power". "The Realism of Russia's Foreign Policy," Europe-Asia Studies, Vol. 53, No. 1, p.25.

[5] G.M. Yemelianova, "Russia and Islam: the history and prospects of a relationship," Asian Affairs, Vol. XXVI, p. 111(October 1995), p.278.

[6] Derek Hopwood, The Russian Presence in Syria and Palestine 1843-1914 (Oxford: Clarendon Press, 1969), p. 9.

[7] Hugh Seton-Watson, The Russian Empire 1801-1917 (Oxford: Oxford University Press, 1967), pp.41-51, 57-62, 289-311, and 430-435.

[8] Yemelianova, p.284.

[9] Asia and Afrika Segodnia (1991), No. 1, p.50.

[10] Alexei Vasiliev, Russian Policy in the Middle East: From Messianism to Pragmatism (Reading: Ithaca Press, 1993), p.2.

[11] Nicolai N. Petro and Alvin Z. Rubinstein, Russian Foreign Policy from Empire to Nation State (New York: Longman, 1996), p. 248; see also A. Potserebov, "On Russian-Egyptian Relations," International Affairs (Moscow), Vol. 43, No. 3(1997), p.104.

[12] A. Vasiliev, op. cit., pp. 335-345.

[13] Izvestia, October 30, 1991.

[14] TASS (September 20, 1991), FBIS-USSR (September 23, 1991), p. 10.

[15] Irina Zviagelskaya and V. Naumkin, "Russia and the Middle East: Continuity and Change," in M. Mesbahi (ed.), Russia and the Third World in the Post-Soviet Era (Gainsevile: University of Florida Press, 1994), p. 334.

[16] For the concept of the emerging Greater Middle East, see Gulshan Dietl, "Iran in the Emerging Greater Middle East," CIAO-Columbia International Affairs Online working papers, 5/99(January 1999), p. 3.

[17] R. Gaetz, "Political spheres of interest in Southern Caucasus and in Central Asia," Aussenpolitik, Vol. 3, 1997, p. 266.

[18] R.O. Freedman, "Russia and the Middle East Under Yeltsin," part I, DOMES: Digest of Middle Eastern Studies, Vol. VI, No. 2 (Spring 1997), p. 20.

[19] Dietl, p.3.

[20] Stephen J. Blank, "Russia's return to Mideast diplomacy (How New the New Russia?)," Orbis, Vol. 40, No. 4 (Fall 1996), p.5.

[21] Alan Gresh, "Russia's return to the Middle East," Journal of Palestine Studies (Autumn 1998), Vol. 28, No. 1, p. 8.

[22] Ibid.

[23] Vremya, February 2, 2000, p.6.

[24] RFE/RL Newsline, part 1, September 24, 2001.

[25] Ibid.

[26] Blank, p.5.

[27] (Walter Schilling, "The Return of Geopolitics in the Caucasus and Central Asia," Aussenpolitik, Vol. 2, 1998, p. 52.

[28] Ibid.

[29] Ibid: p.53..

[30] W.E.Frerry and R.E. Kanet (eds.), Post Communist States in the World Community (London: Macmillan Press, 1998), p.28.

[31] Asia and Afrika Segodnia, No. 1, 1997, p. 35.

[32] "Russia's View, Russia' Options," Stratfor Intelligence for Individuals, 01, 09, 15

http://stratfor.com/home/0l09152130.htm

[33] RFE//RL Newsline, September 24, 2001.

[34] Ibid.

[35] See for instance, Anatoli Baranov, "America to wage war for USSR. inheritance," Pravda, September 19, 2001 (in English online www.pravda.ru). Similar though more mildly phrased opinions have been expressed by many other Russian analysts.

[36] Guardian Weekly, September 27-October 3, 2001, p. 29.

[37] (37.) "The Geopolitical Price of War," Stratfor, The Global Intelligence Company, October 2, 2001.

http://www.stratfor.com

[38] Ibid.

[39] (39.) RFE/RL, Vol. 5, No. 195 (October 15, 2001), p.I.

[40] (40.) Alexei Tchistiakov, "The Middle East in the light of geopolitical changes," International Affairs (Moscow), No. 8, 1995, P. 51.

[41] Asia and Afrika Segodnya, No. 5, 1994, pp. 5-10.

[42] Robert V. Barylski, "Russia, the West and the Caspian Energy Hub," Middle East Journal, Vol. 49, No.2 (Spring 1995), p. 217.

[43] Robert B. Zoellick and Philip D. Zelikov (eds.), America and Russia: Memos to a President (New York: W.W. Norton and Co., 2000), pp. 74-75.

[44] Asia and Afrika Segodnya, No. 5, 1995, pp. 5-10.

[45] Middle East International, March 10,2000, p.5.

[46] Forum (Warsaw), March 22, 1998, p.7.

[47] Ibid.

[48] Gresh, p.9.

[49] Ibid.

[50] R.O. Freedman, "Russia and the Middle East under Yeltsin," part II, Digest of the Middle East (DOMES), Vol. 6, No. III, 1997, p.25.

[51] Leszek Buszynski, Russian Foreign Policy After the Cold War (Westport, Connecticut: Praeger, 1996), p. 229.

[52] Ibid.

[53] Paul J. Marantz, "Neither Adversaries nor Partners: Russia and the West Search for a New Relationship," in R.E.Kanet and V.Kozhemiakin, The Foreign Policy of the Russia Federation (London: Macmillan Press, 1997), p.82.

[54] Ibid.

[55] Alexei Pushkov, "The 'Primakov Doctrine' and a New European Order," International Affairs (Moscow), Vol. 44, No. 2(1998), p. 12.

[56] A.Tchistiakov, "Changes in the Middle East and the outside world," International Affairs (Moscow), No. 5(May 1994), p. 111.

[57] Volker Borschnier and Christopher Chase-Dunn (eds.), The Future of Global Conflict (London: Sage, 1999), p. 247.

[58] RFE/RL Newsline, p.I, August 29, 2000.

[59] RFE/RL Newsline, p. I, August 29, 2000.

[60] Alexander A. Sergounin, "Post-Communist Security Thinking in Russia: Changing Paradigms," CIAO-Columbia International Affairs online. Working papers, p.44.

[61] Ibid.

[62] A.Zagorsky, "Russia and the West," International Affairs (Moscow), Vol. 41, No.2 (February 1995), p. 38.

[63] Serounin, p. 44.

[64] R.O.Freedman, "Russian Policy Toward the Middle East: The Yeltsin Legacy and the Putin Challenge," Middle East Journal, Vol. 55, No. 1 (Winter 2001), pp. 59-60.

[65] Interview by Primakov in the Italian journal Limes (June-September 1996) in FBIS-Central Eurasia  (June 13, 1996), p. 25.

[66] (66.) A.Malygin, "Novaia Situatsia na Blizhnem I Sredneem Vostoke," Mexhdunarodnaia zhizn, No. 10, 2000, p. 85.

[67] The dilemma facing some of those people in the wake of the 11 September 2001 terrorist attacks in New York and Washington D.C. was presented by Andrei Fedorov, the director of political programs at the Council of Foreign and Defense Policy in Moscow. According to him, Russia faces a difficult choice. "If it joins the struggle against terrorism on a global scale, it will have to support the West...and hence disrupt many of its traditional ties with Arab countries; or keep aloof from the problem, which means that it will not quarrel with Arab countries but inevitably come into conflict with the West." Nezavisimaya Gazeta, 14 September 200

[68] FBIS-NES. 2001-0609