Geopolítica de Irán

 

Por Robert D. Kaplan

 

29 de agosto de 2012 | 0900 GMT

 

La Nota de editor: La siguiente es una cita del nuevo libro del D. Robert Kaplan, La Venganza de la Geografía: Lo que el Mapa nos Dice Sobre los Próximos Conflictos y la Batalla Contra Destino que se publicará en Sept. 11.

 

Cuadro de texto:  Los hechos más importantes sobre Irán van sin decir porque ellos son tan obvios. Cualquier mirada a un mapa nos diría lo que ellos son. Y estos hechos explican cómo el cambio del régimen o evolución en Teherán -- cuando, no si, viene -- alterará dramáticamente la geopolítica del mediterráneo al sub-continente indio y más allá.

 

Virtualmente todo el petróleo del Medio Oriente Mayor y el gas natural o quedan en las regiones del Golfo Pérsico o el Mar Caspio. Así como enviando sendas radiales del Golfo Pérsico, las tuberías radiarán cada vez más desde la región del Caspio al Mediterráneo, el Mar Negro, China y el Océano Indico. El único país que monta ambas áreas productoras de energía es Irán y se estira como lo hace del Caspio al Golfo Pérsico.

 

En el sentido de una material prime, Irán es la junta universal del Medio Oriente Mayor. El Golfo Pérsico posee por algunos relatos 55 por ciento de las reservas de petróleo crudo del mundo, e Irán domina el Golfo entero, del Shatt al-Arab en la frontera Iraquí al Estrecho de Ormuz a 990 kilómetros (615 millas) lejos.

 

Debido a sus bahías, entradas, ensenadas e islas -- lugares excelentes para esconder botes suicidas de velocidad, apisonando petroleros -- el litoral de Irán dentro del Estrecho de Ormuz es 1,356 millas náuticas; el próximo más largo, el de los Emiratos árabes Unidos, es sólo 733 millas náuticas. Irán también tiene 480 kilómetros de terreno de Mar árabe, incluso el puerto de Chabahar cerca de la frontera paquistaní.

 

Esto hace a Irán vital para a proporcionar aguas calurosas, acceso al Océano Indico a los encerrados países asiáticos Centrales de la ex Unión Soviética.

 

Entretanto, la costa Iraní del lejano norte en el Caspio, trenzado por montañas densamente arboladas, tiene estiramientos por casi 650 kilómetros desde Astara en el oeste, en la frontera con el ex soviético Azerbaiján, alrededor de a Bandar-e Turkaman en el este, por la frontera con Turkmenistán rico en gas natural. Una mirada al mapa ayuda a mostrar algo más.

 

La parte ancha de atrás de las Montañas Zagros barre abajo a través de Irán desde Anatolia en el noroeste a Belochistan en el sudeste. Al oeste del alcance de Zagros, los caminos son que todos que se abren a Irak.

Cuando la especialista del área británica y viajera escritora Freya Stark exploró Lorestan en las Montañas Zagros de Irán en los tempranos 1930s, ella se basó naturalmente fuera de Bagdad, no fuera de Teherán.

 

Al este y nordeste, los caminos están abiertos a Khorasan y desiertos de Kara Kum (Arena Negra) y Kizyl Kum (Arena Roja), Turkmenistán y Uzbekistán, respectivamente. Para así como Irán monta los campos ricos de energía del Golfo Pérsico y Mar Caspio, también monta la propia Asia de Medio Oriente y Central.

 

Ningún país árabe puede hacer la demanda (así como ningún país árabe se sienta a horcajadas sobre dos áreas productores energía). De hecho, la invasión de los Mongoles de Irán que mató centenares de miles de las personas como mínimo y destruyó el sistema de irrigación de qanat, fue tanto precisamente más severa debido a la perspectiva asiática Central de Irán.

 

La influencia iraní en las ex repúblicas soviéticas del Cáucaso y Asia Central es potencialmente inmensa. Considerando que Azerbaiján en la frontera del noroeste de Irán tiene bruscamente 8 millones de turcos  Azeríes, hay dos veces ese número en las provincias vecinas de Irán de Azerbaiján y Teherán.

 

Los azeríes fueron co-fundadores de las primeras políticas Iraníes desde el séptimo siglo del ascenso de Islam.

 

El primer Shah Shiita de Irán (Ismail en 1501) era un turco azeri. Hay importantes hombres de negocios y ayatolaes azeríes en Irán incluyendo al Ayatolá Líder Supremo actual el propio Ali Khamenei. El punto es que considerando que la influencia de Irán al oeste en la cercana Turquía y el mundo árabe ha sido bien establecido por los medios de comunicación, su influencia al norte y el este es igualmente profunda; y si el futuro trae ambos a regímenes menos represivos en Irán y en la grada del sur, islámica, de la ex Unión Soviética, la influencia de Irán podría ahondarse todavía con más interacciones culturales y políticas.

 

Hay, también, lo qué el historiador británico Michael Axworthy llama el "la Idea de Irán," qué, como él explica, es tanto sobre la cultura e idioma como sobre raza y territorio.1

 

Irán, él quiere decir, es un atractor de civilización, mucho como eran Grecia antigua y China y empujan gentes e idiomas en su órbita lingüística:

 

La esencia de poder suave, en otras palabras. Dari, Tajik, Urdu, Pashtu, Hindi, bengalí y árabe Iraquí son todos alguna variantes de persa, o significativamente influenciado por este. Es decir, uno puede viajar de Bagdad en Irak a Dhaka en Bangla Desh y puede permanecer dentro de un reino cultural Pérsico.

 

Irán, además, no es una  invención del siglo 20 de familia e ideología religiosa como Arabia Saudita, que puso entre paréntesis como el estado Saudita, lo es por fronteras arbitrarias.

 

Irán corresponde casi completamente con la meseta Iraní-- "la Castilla del Cercano Oriente," en la frase en la frase del historiador de Princeton Peter Brown -- así como el dinamismo de su civilización llega lejos más allá de esto. El Imperio Pérsico, así como sitió Grecia,

 

"desenrolló, como la cola de un dragón... hasta donde el Oxus, Afganistán y el valle de Indus,"

 

les escribe a Brown.2  W. Barthold, el gran geógrafo ruso del cambio del siglo 20, concurre, sitúa Irán Mayor entre el Éufrates y el Indus e identifica a los curdos y afganos como esencialmente pueblos iraníes.3

 

De los pueblos antiguos del Cercano Oriente, sólo los hebreos y los iraníes "tiene los textos y las tradiciones culturales que han sobrevivido a los tiempos modernos," escribe el lingüista Nicholas Ostler.4 El Persa (Farsi) no fue reemplazado por árabe, como tantas otras lenguas, y está en la misma forma hoy como estaba en el siglo 11, así como ha adoptado la escritura árabe.

 

Irán tiene un registro más venerado como un estado-nación y civilización urbana que la mayoría de los lugares en el mundo árabe y todos los lugares en la Media Luna Fértil, incluso Mesopotamia y Palestina. No hay nada artificial sobre Irán, en otras palabras,: El mismo centra de poder compitiendo dentro de su régimen clerical indica un nivel mayor de institucionalización que casi en cualquier parte en la región salvo para Israel, Egipto y Turquía.

 

El Irán Mayor empezó atrás en 700 AC con los Medos, un pueblo iraní antiguo que se establecieron, con la ayuda de los Escitas, un estado independiente en Irán del noroeste. Para 600 AC, este imperio alcanzó desde Anatolia central al Hindú Kush (Turquía a Afganistán), así como al sur al Golfo Pérsico.

 

En 549 AC, Ciro (el Grande), príncipe de la casa Persa de los Aqueménidas, capturó la capital de los medos de Ecbatana (Hamadan) en Irán occidental y siguió un rato extenso de conquista.

 

El mapa del Imperio Aqueménida, gobernado desde Persépolis (cerca de Shiraz) en Irán del sur, muestra Persia antiguo en su ápice, de los sexto a cuartos siglos AC se estiró desde Tracia y Macedonia en el noroeste, y desde Libia y Egipto en el sudoeste, todo el camino al Punjab en el este; y de los Transcáucaso y los mares Caspio y de Aral en el norte al Golfo Pérsico y el Mar árabe en el sur.

 

Ningún imperio en ese punto en la historia mundial lo había emparejado. Persia fue la primera superpotencia del mundo, y los líderes iraníes en nuestra era -- los último shah y los ayatolas -- ha inculcado esta historia en sus huesos. Su pan-islamismo no obstante, la élite gobernante actual es todo sobre el nacionalismo Iraní.

 

Los Partos manifestaron lo mejor del genio Iraní -- qué era finalmente sobre la tolerancia de las culturas sobre las que ellos gobernaron y les permitieron una soberanía benigno.

 

Acuartelados en la región iraní nororiental del adyacente Khorasan y Kara Kum y hablando un idioma Iraní, los Partos gobernaron entre el tercer siglo AC y el tercer siglo DC, generalmente de Siria y Irak a Afganistán central y Pakistán, incluso Armenia y Turkmenistán.

 

Así, en lugar del Bósforo-al-Indo o el Nilo-al-Oxus el alcance de Persia Aqueménida, el Imperio Parto constituye una visión más realista de un Irán Mayor durante el siglo 21. Y esto no es malo necesariamente.

 

Para el Imperio Parto era sumamente descentralizado, una zona de influencia fuerte en lugar de control que se apoyó pesadamente en arte, arquitectura y las prácticas administrativas que heredaron de los griegos.

 

En cuanto al Irán de hoy, no es ningún secreto que el régimen clerical es una fuerza formidable, pero las demográfica, económica y política son segmentos igualmente dinámicos, y importantes de la población son intranquilos. Así que no se descuenta todavía la posibilidad de un nuevo régimen en Irán y un imperio Iraní consecuentemente benigno por venir.

 

El registro medieval que los dos siguen cartográfica y lingüísticamente del antiguo, aunque de maneras más sutiles.

 

En el octavo siglo el sitio político del mundo árabe cambió hacia del este de Siria a Mesopotamia -- es decir, de los califas Omeyas a los Abásidas -- señalando, en efecto, el ascenso de Irán. (El segundo califa, Omar bin al-Khattab durante cuyo reinado los ejércitos islámicos conquistaron los Sasánidas, adoptó el sistema persa de administración llamado el Diwan.)

 

El Califato Abásida en su cenit a mitad del noveno siglo gobernado hacia el este desde Túnez a Pakistán, y del Cáucaso y sur de Asia Central al Golfo Pérsico. Su capital era la nueva ciudad de Bagdad, cercana en la vieja capital persa Sasánida de Ctesiphon; y prácticas burocráticas persas que agregaron nuevas capas enteras de jerarquía apoyada este nuevo imperio.

 

El Califato Abásida de Bagdad se volvió un símbolo de un despotismo iraní más que de un reino árabe.

 

Algunos historiadores han etiquetado el Califato Abásida el equivalente de la "reconquista cultural" del Medio Oriente por los Persas bajo la guisa de gobernantes árabes.5 Los Abásidas sucumbieron a las prácticas persas así como los Omeyas, más cerca a Asia Menor, habían sucumbido a los bizantinos.

 

"Los títulos persas, vinos y esposas persas, las señoras persas, canciones persas, así como las ideas persas y pensamientos, ganaron el día," le escribe el historiador Philip K. Hitti.6 "En la imaginación occidental," escribe Peter Brown, "el imperio islámico [Abásida] está de pie como la quintaesencia de un poder oriental. El Islam ni le debió esta orientación crucial a Mahoma ni a los conquistadores adaptables del séptimo siglo, sino al resurgimiento masivo de tradiciones orientales, persas en el octavo y noveno siglo.7"

 

En cuanto al Shiísmo, es muchísimo un componente de este dinamismo cultural iraní --a pesar del aura culturalmente yerma y opresiva proyectada por el clero Shiita gobernante en estos tiempos oscuros en Teherán.

 

Mientras la llegada del Mahdi en la forma del Duodécimo Imán oculto significa el fin de la injusticia, y así los actúa como una espuela al activismo radical, el resto pequeño en el Shiísmo necesariamente inclina al clero a jugar un papel político abierto; el Shiísmo incluso tiene una tensión quietista que asiente a los poderes que son y eso está frecuentemente informado por Sufismo.8 Testigo el juego del ejemplo por Irak está llevando al clérigo de recientes años, Ayatolá Ali Sistani (de herencia Iraní), quién sólo a las hechuras de momentos  giro una súplica para la conciliación política detrás de la escena.

 

Precisamente debido a la relación simbiótica entre Irak e Irán a lo largo de la historia, con su base en la geografía, es completamente posible que en un Irán post-revolucionario, los iraníes mirarán más hacia las ciudades santas Shiitas de An Najaf y Karbala en Irak por la dirección espiritual que hacia su propia ciudad santa de Qom.

 

Incluso es posible que Qom adopte el quietismo de An Najaf y Karbala. Esto es a pesar de las profundas diferencias entre los Shia de descenso árabe y aquéllos de descenso persa.

 

El estudioso francés que Olivier Roy nos dice que el Shiísmo es históricamente un fenómeno árabe que vino tarde a Irán pero eso llevó en el futuro al establecimiento de una jerarquía clerical para tomar el poder.

 

El Shiísmo fue fortalecido más allá por la tradición de un estado fuerte y burocrático que Irán ha disfrutado desde la antigüedad, relativa a aquéllos del mundo árabe, y es decir, cuando nosotros sabemos, es en parte un regalo de la coherencia espacial de la meseta Iraní.

 

Los Safávidas le trajeron el Shiísmo a Irán en el siglo 16. Su nombre viene de su propia orden Sufi militante, los Safaviyeh que había sido originalmente Sunni. El Safávidas eran meramente una de las varios hermandades llevadas a caballo de mezclados turcos, azeríes, de origen georgiano y persa a finales del siglo15 que ocupó la región de la meseta montañosa entre los mares Negro y Caspio, donde Anatolia oriental, el Cáucaso e Irán del noroeste vienen juntos.

 

Para construir un estado estable en la meseta iraní Farsi-parlante, estos nuevos soberanos de origen lingüístico y geográfico ecléctico adoptaron el Shiísmo del Duodécimo como la religión estatal que espera el retorno del Duodécimo Imán, un descendiente directo de Mahoma que no está muerto sino en oclusión.9 El Imperio Safávida en su cenit estirado por allí desde Anatolia y Siria-Mesopotamia a Afganistán central y Pakistán -- todavía otra variante de Irán Mayor a través de la historia.

 

El Shiísmo era agente de la congelación de Irán como un estado nación moderno, así como la iranización de los Shiitas no-pérsico y las minorías Sunni durante el siglo16 también ayudó en esta vista. 10 Irán podrían haber sido un gran estado y nación desde la antigüedad, pero los Safávidas con su inserción de Shiísmo hacia la instrumentación de la meseta Iraní Irán para la era moderna.

 

De hecho, Irán revolucionario de los siglos finales 20 y temprano 21 es una expresión digna de este legado poderoso y singular. Por supuesto, el ascenso de los ayatolas ha sido un evento amenazador en el sentido de la violencia hecha -- y yo no quiero exagerar -- las voluptuosas, sofisticadas e intelectualmente estimulantes tradiciones del pasado Iraní. ¡(Persia--"esa tierra de poetas y rosas!" exclama la epístola introductoria de James J. Morier en Las Aventuras de Hajji Baba de Ispahan.11) Pero en comparación, se dice célebremente, es el principio de toda la beca seria.

 

Y comparado a los levantamientos y revoluciones en el mundo árabe durante las fases tempranas y mitad de la Guerra Fría, el régimen introducido en1978-79 por la  Revolución Iraní estaba golpeando en su Elan y modernidad. La verdad es, y esto es algo que se remonta los Aqueménidas de la antigüedad, todo sobre el pasado Iraní y el presente es de una alta calidad, si es el dinamismo de sus imperios de Ciro el Grande a Mahmoud Ahmadinejad (Quién puede negar el puro talento Iraní por las redes militantes corrientes en Líbano, Gaza y Irak que son después de todos, un aspecto de gobierno!); o el pensamiento político y escrituras de su clero Shiita; o la eficacia compleja de la burocracia y servicio de seguridad crujiendo a disidentes.

 

El orden revolucionario de Teherán constituye una estructura gubernamental ricamente desarrollada con una difusión de centros de poder; no es una matonería del un hombre crudo como la clase que Saddam Hussein dirigió en el Irak árabe vecino. De nuevo, lo que hace al régimen clerical en Irán tan eficaz en la persecución de sus intereses, desde Líbano a Afganistán, es su fusión con el estado Iraní que es el producto de la historia y geografía.

 

El Movimiento Verde que surgió en el curso de demostraciones masivas anti-régimen siguiendo las elecciones disputadas de 2009, está muchísimo como el régimen que busca volcar.

 

Los Verdes eran muy sofisticados para las normas de la región (por lo menos hasta la Revolución del Jazmín en Túnez dos años después), y así otra demostración del genio Iraní.

 

Los Verdes constituyeron un movimiento de democracia de clase mundial, después de haber dominado los últimos medios en tecnología de comunicaciones -- Twitter, Facebook, el messaging de texto -- para adelantar su peso del tiro organizativo y habiendo adoptado una mezcla potente de nacionalismo y valores morales universales para adelantar su causa.

 

Tomó todos los medios de represión del estado Iraní, sutiles y no, para echar a los Verdes bajo tierra. (De hecho, el régimen Iraní era más quirúrgico en su represión de los Verdes que el régimen sirio que ha estado así lejos en su propio esfuerzo violento por imponer silencio al disenso.)

 

Fueron siempre los Verdes para tomar poder, o para facilitar un cambio en la filosofía del régimen clerical y la política extranjera hacia la moderación, Irán, debido a su estado fuerte y la idea dinámica, tendría los medios para cambiar el fundamento entero del Medio Oriente lejos del radicalización y proporcionaría la expresión política para una nueva burguesía con valores de clase media que han estado subiendo calladamente a lo largo del Medio Oriente Mayor, y qué la obsesión americana con al Qaeda y el radicalismo disimularon hasta la Primavera árabe de 2011.12

 

Hablar en términos de destino es peligroso, desde que implica una aceptación de destino y determinismo, pero claramente dada la geografía, historia y capital del humano de Irán, probablemente parece que el Medio Oriente Mayor, y por extensión, Eurasia, será afectado críticamente por la propia evolución política de Irán, para mejor o para peor. La indicación mejor que Irán tiene que cumplir semejante de destino yace en lo que realmente no ha pasado todavía en Asia Central todavía.

 

Permítame explicar. La geografía de Irán, como nota, le da terreno en Asia Central en la misma magnitud que lleva puesta Mesopotamia y el Medio Oriente. Pero la desintegración de la Unión Soviética le ha traído ganancias limitadas a Irán, cuando uno tiene en cuenta la historia entera de Irán Mayor en la región.

 

El mismo sufijo "istan," usado para los países asiáticos Centrales y Sur y qué significa "lugar," es Persa. Las canalizaciones para la Islamizacion y civilización en Asia Central eran el idioma y cultura Persa. El idioma de la intelectualidad y otras élites en Asia Central al principio del siglo 20 era una forma u otra de persa. Pero después de 1991, el Shiita Azerbaiján al noroeste adoptó el alfabeto latino y se volvió a Turquía para tutelaje.

 

En cuanto a las repúblicas al nordeste de Irán, el Sunni Uzbekistán se orientó más hacia una base nacionalista que a una islámica, por el miedo de sus propios fundamentalistas en casa --esto lo hace cauto de Irán.

 

Tayikistán, Sunni pero Persa-parlante, busca a un protector en Irán, pero Irán está en otra parte encogido por el miedo de fabricar un enemigo de los muchos musulmanes Turco-parlante en Asia Central.13 lo que es más, y siendo nómadas y semi-nómadas, los asiáticos Centrales para empezar eran musulmanes raramente devotos, y siete décadas de comunismo sólo fortalecieron sus tendencias secularistas.

 

Habiendo re-aprendido el Islam, ellos están los dos aplazados e intimidados por el Irán clerical. Ha habido desarrollos positivos por supuesto, del punto de vista de Teherán.

 

Irán, como atestigua su programa nuclear, es tecnológicamente uno de los países avanzados en el Medio Oriente (siguiendo su cultura y política), y como tal ha construido proyectos hidroeléctricos y caminos y ferrocarriles en estos países asiáticos Centrales que un día unirán todos a Irán -- o directamente o a través de Afganistán.

 

Es más, una tubería de gas natural conecta ahora Turkmenistán del sudeste con Irán nororiental y le trae gas natural Turkmeno a la región del Caspio de Irán, y liberando así a la propia producción de gas natural de Teherán en Irán del sur para la exportación vía el Golfo Pérsico. (Esto está de acuerdo con un eslabón ferroviario construido en los años noventa conectando los dos países.)

 

Turkmenistán tiene la cuarta reserva de gas natural más grandes del mundo y ha comprometido que su gas natural entero se exporta a Irán, China y Rusia. De ahí, se levanta la posibilidad de un eje de energía de Eurasia unido por la geografía crucial de tres poderes continentales de momento todos opuestos a la democracia.14 Irán Occidental y Kazajstán han construido una tubería de petróleo que conecta los dos países, con petróleo  kazajo que se bombea al norte de Irán, así como una cantidad equivalente de petróleo se envía desde el sur de Irán afuera a través del Golfo Pérsico.

 

Kazajstán e Irán también serán unidos por riel y se proporcionará acceso directo a Kazajstán al Golfo.

 

Una línea ferroviaria también puede conectar el Tayikistán montañoso a Irán, vía Afganistán.

 

Irán constituye la ruta más corta para todos estos países ricos en recursos naturales para llegar a los mercados internacionales. Así que imagine un Irán que a través de rutas de tubería desde Asia Central, junto con su sub-estado, una suerte de imperio terrorista en el Medio Oriente Mayor. Pero hay todavía un problema.

 

Dado el prestigio que Irán Shiita ha disfrutado en sectores Sunni el mundo árabe, para no decir nada de Líbano Shiita del sur e Irak Shiita -- debido al apoyo implacable del régimen para la causa Palestina y su antisemitismo inherente -- está diciendo que esta capacidad de atraer apoyo de masas fuera de sus fronteras no lleva semejantemente sobre Asia Central.

 

Un problema es que las ex repúblicas soviéticas mantienen relaciones diplomáticas con Israel y simplemente les falta el odio hacia él que todavía puede ser ubicuo en el mundo árabe, a pesar de las fases iniciales de la Primavera árabe. Hay algo más grande y más profundo todavía, en funcionamiento, algo que limita la apelación de Irán no sólo en Asia Central sino en el mundo árabe también.

 

Ese algo es la misma persistencia de su gobierno clerical sofocante que, mientras impresionante en un sentido negativo -- usando la tradición del estado fuerte de Irán para aplastar ingeniosamente una oposición democrática y tortura y violar a sus propias personas--también ha embotado la apelación lingüística y cosmopolita que a lo largo de la historia ha considerado para un Irán Mayor en un sentido cultural.

 

El Technicolor se ha ido del paisaje Iraní bajo este régimen y ha sido reemplazado por granoso negro y blanco. Las ambiciones imperiales de Irán están de momento limitadas por la misma naturaleza de su gobierno clerical.

 

Pero mientras el comercio y política de la tubería procedieron a paso, Irán no celebró ninguna magia real, ninguna apelación real para los Turkmenos musulmanes que son principalmente seculares y son postergados por los mullahs. Tan extenso como es la influencia Iraní en virtud de su desafío en-su-cara a América e Israel, yo no creo que nosotros veremos la verdadera apelación de Irán, en toda su gloria cultural, hasta que el régimen se liberalice o se derroque.

 

Un Irán democrático o casi, precisamente debido al poder geográfico del estado iraní, tiene la posibilidad de dar energía a centenares de millones de musulmanes compañeros en el mundo árabe y Asia Central. El liberalismo árabe Sunni no sólo podría ayudarse en su ascenso por el ejemplo del Oeste, o debido a un Irak democrático todavía disfuncional, pero también debido al desafío vomitado por un Irán Shiita recientemente liberal y históricamente ecléctico en el futuro.

 

Y semejante Irán podría hacer qué dos décadas de posguerra fría y la promoción en la sociedad civil de la democracia Occidental han fallado -- es decir, lleva a un sustancial acecho suelto de las restricciones estatales policíacas en la ex Asia Central soviética.

 

Con su cultura rica, inmenso territorio y vertiendo y esparciendo ciudades, Irán es, de la manera de China y India, una civilización hacia sí mismo cuyo futuro será determinado abrumadoramente por la política interior y las condiciones sociales.

 

Al contrario de los Aqueménidas, Sasánidas, Safávida y otros imperios Iraníes de antiguo que o eran benignos o inspirando de verdad un sentido moral y cultural, esta corriente que el imperio Iraní de la mente gobierna principalmente fuera de miedo y intimidación, a través de los bombarderos del suicidio en lugar de a través de poetas. Y esto reduce su poder y señala su caída eventual.

 

Todavía, si uno fuera aislar una sola bisagra en el interesado destino de Irán, sería Irak. Irak, nos dice la historia y geografía, se entrelaza en política iraní al grado de ningún otro país extranjero.

 

Las urnas Shiitas del Imán Ali (el primo del Profeta y yerno) en An Najaf y del Imán Hussain (el nieto del Profeta) en Karbala, ambos en Irak central-del sur, ha engendrado las comunidades teológicas Shiitas que desafían la de Qom en Irán.

 

Era democracia Iraquí para exhibir una pizca de estabilidad incluso, la atmósfera intelectual más libre de las ciudades santas Iraquíes podría tener un impacto profundo en el futuro en política Iraní. En un sentido más grande, un Irak democrático puede servir como una fuerza atractora de la que los reformadores Iraníes pueden tomar la ventaja futura.

 

Para cuando los iraníes se embrollen más profundamente en política iraquí, las mismas dos naciones con una frontera larga y común podrían trabajar para minar el más represivo de los dos sistemas. La política Iraní se torcerá por interacción con una sociedad Shiita pluralista, étnicamente árabe.

 

Y como la crisis económica iraní se continúa desplegando, los iraníes ordinarios bien pudieron enojarse sobre los centenares de millones de dólares que son gastados por su gobierno para comprar influencia en Irak, Líbano y en otras partes. Éste es no decir nada de cómo se odiarán los iraníes cada vez más dentro de Irak como el equivalente de "americanos Feos."

 

A Irán le gustaría a simplemente elevar la influencia los partidos Shiitas Iraquíes contra los Sunni. Pero eso no es en total posible, desde que eso estrecharía el universalismo islámico radical que busca representar en el mundo pan-Sunni a un sectarismo sin apelación más allá de la comunidad Shia.

 

Así, Irán que intenta ayudar a formar uniones Sunni-Shiita inseguras en Irak y así como mantenerlas funcionando perennemente, los iraquíes desarrollan odio mayor por esta intrusión en sus asuntos domésticos.

 

Sin justificar la manera en que fue planeada y se ejecutó la invasión de Irak 2003, o racionalizando los billones de dólares gastados y los centenares de miles de vidas perdidas en la guerra, en el pleno de tiempo puede muy bien ser que la caída de Saddam Hussein empezó un proceso que producirá la liberación de dos países; no uno.

 

Así como la geografía ha facilitado la colonización sutil de Irán de la política iraquí, la geografía también podría ser un factor incitando la influencia de Irak en Irán. La perspectiva de cambio del régimen pacífico -- o evolución -- en Irán, a pesar del burbujear temporal del Movimiento Verde, todavía es ahora mayor que en la Unión Soviética durante la mayoría de la Guerra Fría.

 

Un Irán liberado, acoplado con gobiernos menos autocráticos en el mundo árabe -- gobiernos que se enfocarían más en problemas domésticos debido a su propia inseguridad -- animaría un equilibrio más igual, fluido de poder entre Sunnis y Shia en el Medio Oriente, algo que ayudaría a mantener la región nerviosamente preocupada con sí mismo y en su propia dinámica de poder interior y regional, mucho más que en América y Israel. Adicionalmente, un régimen más liberal en Teherán inspiraría un continuo cultural ancho digno de los viejos imperios persas, uno que no sería reprimido por las fuerzas clericales de la reacción.

 

Un Irán más liberal, dada las grandes minorías curdas, azeríes, turkmenas y otras en el norte y en otras partes, también puede ser un Irán centralmente controlado de lejos, con las periferias étnicas que flotan lejos de la órbita de Teherán.

 

Irán ha sido a menudo menos un estado que un imperio amorfo, multinacional. Su verdadero tamaño siempre sería mayor y más pequeño que cualquier cartografía diseñada oficialmente.

 

Mientras el noroeste del Irán de hoy es Curdo y Turco Azeri, las partes de Afganistán occidental y Tayikistán son cultural y lingüísticamente compatibles con un estado Iraní. Es este amorfo, así muy Parto que Irán podría volver a como la ola de extremismo islámico y la legitimidad percibida del régimen de mullahs se borre.15

 

Read more from Robert D. Kaplan

 

* India's Riveting Centrality

 

* Explaining the South China Sea

 

* Putin's Geopolitical Logic

 

Watch videos of Robert D. Kaplan discussing topics from his new book

 

* The Revenge of Geography

 

* A Crisis of Room

* U.S. Grand Strategy

Pre-order your copy:

The Revenge of Geography: What the Map Tells Us About Coming Conflicts and the Battle Against Fate

 

1 Michael Axworthy. A History of Iran: Empire of the Mind, Basic Books, New York, 2008, p. 3.

 

2 Brown. The World of Late Antiquity, p. 163.

 

3 W. Barthold, An Historical Geography of Iran, Princeton University Press, Princeton, New Jersey, (1903) 1971 and 1984, pp. x-xi and 4.

 

4 Ostler, Empires of the Word, p. 31.

 

5 Axworthy, p. 78.

 

6 Philip K. Hitti, The Arabs: A Short History, Princeton University Press, Princeton, New Jersey, 1943, p. 109.

 

7 Brown, pp.

 

8 Hiro, Inside Central Asia, p. 359.

 

9 Olivier Roy, The Failure of Political Islam, translated by Carol Volk, Harvard University Press, Cambridge, Massachusetts, 1992 and 1994, pp. 168-70.

 

10 Roy, The Failure of Political Islam, p. 168.

 

11 James Morier, The Adventures of Hajji Baba of Ispahan, John Murray, London, 1824, p. 5 of 1949 Cresset Press edition.

 

12 Vali Nasr, Forces of Fortune: The Rise of the New Muslim Middle Class and What It Will Mean for Our World, Free Press, New York, 2009.13 Roy, p. 193.

 

14 M. K. Bhadrakumar, "Russia, China, Iran Energy Map," Asia Times, 2010.

 

15 Robert D. Kaplan, The Ends of the Earth: A Journey at the Dawn of the 21st Century, Random House, New York, 1996, p. 242.

 

 

 

 

Secretaría de Comunicaciones

Movimiento Cívico-Militar CONDOR - PDNI

www.mov-condor.com.ar

www.pdni.com.ar

Vicecomodoro (R) (VGM) Horacio Ricciardelli - Presidente